Mariana Enríquez. Los peligros de fumar en la cama.
Cuentos / enero 22, 2018

Anagrama, 2017. 204 páginas. Incluye los siguientes cuentos: El desentierro de la angelita La Virgen de la tosquera El carrito El aljibe Rambla Triste El mirador Dónde estás corazón Carne Ni cumpleaños ni bautismos Chicos que faltan Los peligros de fumar en la cama Cuando hablábamos con los muertos Tras el éxito de su primer libro de cuentos publicado Anagrama no pierde el tiempo y publica este, que es en realidad el primer libro de cuentos de la autora, publicado en 2009. Pero no importan los tejemanejes editoriales si la calidad es buena. Los cuentos se inscriben en el mismo marco cotidiano terrorífico de Las cosas que perdimos en el fuego, con más aire de Cortázar aún si cabe, aunque con calidad desigual. Frente a la calidad de los tres primeros cuentos y los dos últimos (maravilloso esa Virgen de la tosquera, redondo y cruel) el resto son un poco más flojos. Que no quiere decir que sean malos, al contrario, son muy buenos. Y además así podemos ver que la autora es humana. Cuesta encontrar escritores de género con calidad literaria. Cuando pasa, como es el caso de esta autora, uno sólo puede dar gracias a las musas por…

Mariana Enriquez. Las cosas que perdimos en el fuego.
Cuentos / septiembre 26, 2016

Anagrama, 2016. 198 páginas. Incluye los siguientes relatos: El chico sucio La Hostería Los años intoxicados La casa de Adela Pablito clavó un clavito: una evocación del Petiso Orejudo Tela de araña Fin de curso Nada de carne sobre nosotras El patio del vecino Bajo el agua negra Verde rojo anaranjado Las cosas que perdimos en el fuego Si Cortázar dignificó lo fantástico por su calidad literaria, Mariana hace lo mismo con un género más difícil y marginal: el terror. Las presencias extrañas se mezclan de manera indistinguible con el mal doméstico, con la sordidez y miseria de una sociedad enferma. La contaminación de un río provoca las mismas mutaciones que las de los oscuros dioses de Lovecraft. La pérdida de sentido existencial, los lindes de la locura, enmascaran las oscuras presencias de malvados espíritus. Lo terrorífico está en la realidad cotidiana. Las presencias sobrenaturales se limitan a aportar lo irracional e inesperado. Nosotros somos el mal. Muy destacables Los años intoxicados y Fin de curso. Algunos son más flojitos, pero en general, muy buenos. El chico sucio y su madre duermen sobre tres colchones tan gastados que, apilados, tienen el mismo alto que un somier común. La madre guarda…