Lester del Rey. Nervios.

febrero 3, 2006

Ediciones Martínez Roca, 1980. 165 páginas.
Tit. Or. nerves. Trad. Hernán Sabaté y Juan Salvador.

Nervios
Peligro atómico

Aunque Lester del Rey es un autor que me gusta tenía este libro en la pila de pendientes desde hace tiempo. La causa: el texto de la contraportada relatico a una explosión en una central atómica no me motivaba demasiado. Pero no hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague y finalmente decidí leerlo.

En una central atómica han decidido poner en marcha un proceso experimental para producir un valioso isótopo, pero la mala fortuna ha querido que se produzca un desgraciado accidente. Si el equipo no actúa con suficiente rapidez la mitad del planeta podría quedar arrasada.

Más que novela de ciencia ficción estamos ante un thriller tecnológico con algún elemento de fantasía. La idea de que un isótopo, por muy devastador que sea, pueda hacer explotar a medio planeta es de muy poca ciencia y de mucha ficción. A pesar del vertiginoso ritmo de los acontecimientos me aburrí soberanamente leyendo el libro y fue un verdadero descanso que se acabara. Un tostón.

(Un día, un libro 298/365)
Escuchando: Fracasos pequeños. javier de Torres.

2 comentarios

  • Gerson noviembre 6, 2009en2:01 am

    Leí este libro cuando tenía 17 años, me pareció increiblemente entretenido, de facil lectura, con una historia muy bien llevada. En general creo que fue uno de los mejores que he leído hasta ahora que tengo mas del doble de esa edad, Obviamente, no se si la experiencia fuera igual ahora, sin embargo, a diferencia del autor de la revisión, fue precisamente la portada lo que me hizo querer leerlo.

  • Palimp noviembre 11, 2009en10:16 am

    Gracias por tu comentario; me gusta ver diferentes puntos de vista, en especial cuando hago una crítica negativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.