Hebe Uhart. De aquí para allá.

enero 25, 2022

Hebe Uhart, De aquí para allá
Adriana Hidalgo, 2016, 2018. 186 páginas.

La autora viaja a diferentes comunidades indígenas de varios países y escribe acerca de sus pueblos, costumbres, como en algunos casos se está produciendo un proceso de empoderamiento. Desde la Patagonia al Ecuador habla con la gente del pueblo y con personajes relevantes, mostrando un fresco alejado de paternalismos.

Lejos de mostrar etnias en decadencia lo que aquí se lee son pueblos orgullosos de serlo, que en algunos casos -como en Otovalo- gracias a su mentalidad industriosa están levantando negocios importantes. Citando a la autora:

se puede ver a una señora con traje regional sentadita en un rincón manejando un celular o una computadora de bolsillo

Es mi primer acercamiento a la autora, pensaba que serían cuentos, y he disfrutado de las historias que cuenta.

Está bien.


Alicia
Ni Luján ni María Celia hablaron de su vida íntima. María Celia es sumamente prudente debido a su rol de cacica. Por la ventana entreabierta se cuela una cabeza rotunda, luego, su dueña entra. Y dice: “Yo soy Alicia, cédula de identidad 3 425 678, tengo más garrotazos en mi cuerpo que palabras en mi mente. Yo soy hija de la ñata Cuello, y Los Andariegos hicieron un chamamé con
la Ñata Cuello. Yo tuve quince hijos, Griselda, Esmeralda, Dolores, Amilcar, Paola, tengo hijas maestras. Mi mamá le puso a un hijo Juan Domingo y a otra María Eva y yo le puse a uno Alfonsino porque gracias a Alfonsín tenemos democracia. Yo me separé de mi marido José Dolores Díaz porque me hizo una gran ofensa, yo venía a Buenos Aires al Gutiérrez para curar a un hijo discapacitado (va a su casa y trae el retrato del hijo que es a color) y él me dijo que me iba a vaguear a Buenos Aires. Me ofendió y lo dejé, eso que era muy buen marido. Yo quise a mi primer novio, el Hugo Gutegal y lo voy a seguir queriendo, donde hubo fuego, cenizas quedan. ¿Qué cómo vivíamos? El pueblo me crio a mí. Vivíamos en rancho de techo de palma, después de techo de paja, estábamos en comunidad, nos cuidábamos unos a otros. Los vecinos también. Teníamos leña para vender, mi mamá me quería mandar a la escuela porque ella no sabía escribir y me mandaba casi desnuda y en patas pero a la escuela».
Y añade: “Ahora voy a la iglesia católica y a la evangélica, yo no creo en el lobisón ni en la luz mala, sí creo en Cristo porque dio la vida por nuestra salú, nosotros somos sólo allegados, a mí dios se me representa sentado, con dos varillas, una para arriba y otra para abajo».
Sentados con nosotras había dos nenes mirando unos libros con dibujos de conejos, cerdos y otros bichos. Alicia los miró y dijo:
-¡Ay! ¿Por qué se les ocurre pintar animales que los van a matar? A todos estos los van a comer, hay que pintar humanos.

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.