Rosana Alonso. Los otros mundos.
Cuentos / febrero 21, 2020

Talentura, 2012. 140 páginas. Colección de microrrelatos agrupados en dos categorías: ‘Mundos posibles. Mundos improbables’ y ‘Mundos de ensueño. Mundos de pesadilla’. Demasiados como para poner lista completa (ocupan entre un cuarto y media página). Variedad de temas, muchos de ellos oscuros, rozando lo irreal u onírico otros, todos con su puntito de interés. Dejo dos botones de muestra. Otras reseñas que también dejan muestras y leyendo uno se puede hacer idea de la calidad del libro: Los otros mundos y Los otros mundos Recomendable. Quietita Se fue hace dos días, que se volvía a casa dijo, que estaba harta de los guerrilleros, que no aguantaba más la vida en la selva. Como si no recordara lo que le pasó a Daniela, que huyó y la encontramos esa misma tarde muerta al lado del río con los ojos tan abiertos que se coló dentro el cielo, y los soldados venga a reírse. Ay esta boba dónde estará, si es mejor portarse bien y cuando se te echan encima, solo es mirar para otro lado, que no te llegue su aliento, te quedas quietita y ya. Informe forense La muerte de la mujer fue instantánea: el hombre bala quedó alojado en…

Luis Velasco Blake. Una historia sencilla.
Novela / febrero 20, 2020

Caballo de troya, 2011. 140 páginas. La muerte de un padre hace tiempo ausente trae al narrador los recuerdos de su historia familiar, con un progenitor siempre embarcado en proyectos de empresas imposibles, un hermano montonero y una hermana trotskista en los años de la dictadura de Videla. Pedazo de historia de una Argentina que es difícil de entender para los que no nacimos allí, pero que se explica bien en estas páginas a medio camino entre los desastres provocados en la familia por la situación política y el entramado de afectos familiares. Es cierto que es una historia sencilla y por eso, a la vez, profunda y clarificadora. Otras reseñas: Una historia sencilla y Una historia sencilla. Muy recomendable. Llame a Nancy al Paraguay para preguntar por el estado de salud de mi padre. Entre sollozos me dijo: Tu papá murió esta mañana, y un vacío oscuro se apoderó de mí. Entonces comprendí que cuando los padres se empiezan a morir es cuando nos vamos quedando solos de verdad. Solos, sin barreras ante la muerte nuestra. La nada. Con su disciplina habitual se recluyó en casa como en un convento, y se dedicó a terminar de dar los exámenes…

A. J. Jacobs. Cuentos de hadas retorcidos.
Cuentos / febrero 19, 2020

Editorial Sirio, 1999. 166 páginas. Versiones de cuentos populares con un puntito de humor negro e irreverencia, pero en general bastante flojitos y predecibles. El que más me ha gustado es el de las siete gallinitas que reproduzco al final. Te arranca alguna sonrisa pero poco más. Seguramente me lo recomendarían aquí: Cuentos de hadas retorcidos. Se deja leer. Erase una vez un joven y apuesto príncipe que un día, yendo de cacería, se internó solo en el bosque. Tras haber caminado durante muchas horas se hallaba muy caneado y ham-Vy\^y briento. «La próxima vez me traigo unos donuts», se dijo a sí mismo. Finalmente, a anochecer llegó ante un castillo y llamó a su puerta. —Si vende revistas, no queremos. ¡Fuera! —le dijo el rey entreabriendo la puerta del castillo. —¡Espere! —dijo el apuesto príncipe metiendo el pie para impedir que la pudiera cerrar de nuevo— Soy un apuesto y joven príncipe que se ha extraviado. ¿Fodría Vd. facilitarme lo más mprescindible para pasar la noche. Digamos, una cena de treinta y dos platos, una docena de criados y una suite con la chimenea encendida. El rey consideró que era una petición muy razonable, especialmente viniendo de un príncipe,…

Jacek Hugo-Barder. El delirio blanco.
Ensayo / febrero 18, 2020

Dioptrías, 2016. 316 páginas. Tit. or. Biała gorączka. Trad. Ernesto Rubio y Marta Slyk. Según reza la contraportada es la narración de un periodista polaco en sus viajes por Siberia. Pero me ha dado la impresión de estar leyendo una novela postapocalíptica que nada tiene que envidiar a lo mejor del género. Quiero creer que todo es verdad, pero se roza lo increíble. Son muchos los temas que se tratan. Empezando por lo difícil que es circular por un territorio en el que se alcanzan los 30 grados bajo cero, tienes que tener el motor siempre al ralentí para que no se congele y si esto ocurre tener gasolina, leña, hacha para cortarla, y aceite para hacer una mezcla porque no puedes encender una hoguera sólo con leña y gasolina. Necesitas mezclarla con aceite. Y el coche que puede soportar ese viaje es de los años 70 y sólido como una roca. En esas tierras las tribus indígenas están desapareciendo por el delirio blanco, no tienen los genes adecuados para degradar el alcohol pero lo toman y se emborrachan de una manera salvaje, que les hace entrar desnudos en la tundra y no volver jamás, o dispararse un tiro de…

Richard Wiseman. Rarología.
Ensayo / febrero 17, 2020

300 páginas. Ensayo sobre diferentes aspectos del comportamiento humano, estudios raros que implican cosas tan absurdas como disfrazarse de pollo gigante o puntuar chistes, pero que explican aspectos relevantes de la psicología. El libro prima el aspecto lúdico sobre el rigor, así que muchos de los estudios son aproximaciones o en el propio texto se dice que ya están contestados o discutidos (pero aún así se incluyen). No me parece mal si sabemos distinguir el trigo de la paja y no nos creemos a pies juntillas lo que aquí se pone. Por ejemplo se cita el experimento de Milgram que a pesar de su importancia y sus repercusiones tampoco se hizo con tantos sujetos como para considerarlo como dogma de fé, aunque casi nadie cuestiona sus resultados. He descubierto en el libro que Milgram fue también el que inventó lo de los seis grados de separación. A mí me ha encantado e iluminado acerca de muchos hechos curiosos que merecen nuestra reflexión. Otras reseñas: Rarología y Rarología Recomendable.

Gustavo Nielsen. La fe ciega.
Cuentos / febrero 14, 2020

Páginas de espuma, 2008. 140 páginas. Incluye los siguientes relatos: Adios, Bob La vida cantada La fe ciega Redención Turf Aniquilación de un poema El café de los micros. Los más divertidos, por su aire paródico de mala leche escritores son La vida cantada, programa radiofónico que pondrá frente a frente a dos escritoras que entienden de manera diferente la poesía y Aniquilación de un poema, la dificultad de mantener la amistad cuando las valoraciones de textos se meten por medio. El primer relato está bien escrito pero el final me resultó insufrible. La oscuridad de La fe ciega, que da título al libro me gustó mucho más. Aunque el más sólido sea, seguramente, El café de los micros, un viaje en coche de un padre y un hijo que se complicará por un encuentro en la carretera. Apenas hay reseñas en la red, aquí una: La fe ciega. Recomendable.

Juan Bonilla. Una manada de ñus.
Cuentos / febrero 13, 2020

Pre-textos, 2013. 270 páginas. Incluye los siguientes relatos: Había una manera Cuidados paliativos Brooke Shields Sólo tienes que resistir hasta mañana El sol de Andalucía embotellado El llanto Justicia poética Tú sigue por donde vas, que no vas a ninguna parte Ya sé que nadie va a creerme, pero sucedió así Subasta holandesa Que comparten la aparición de esa manada de ñus que en los documentales cruzan un río y algunos son devorados para que sobreviva la manada, aunque no sea metáfora de nada. El protagonista en algunos casos también parece ser el mismo o ha pasado por cosas similares y se adivina ficcionado un trasunto del autor. En Cuidados paliativos los últimos días de la muerte de una madre coinciden con el fin de una relación y en El sol de Andalucía embotellado el protagonista es un escritor cuya madre también tuvo cáncer. Cuidados paliativos y Brooke Shields me han gustado por cómo apela a lo emotivo con el punto justo para no pasarse a lo ñoño y sin embargo tocar la fibra. Justicia poética es posiblemente el más original de un conjunto en el que los temas se apegan a lo cotidiano. Una antología solvente pero para mi…

Lola Sanabria. Partículas en suspensión.
Cuentos / febrero 12, 2020

Talentura, 2013. 140 páginas. No pongo la habitual lista porque al tratarse de microrrelatos hay demasiados como para nombrarlos a todos. Historias solventes, correctamente escritas, con los habituales giros del género pero, por desgracia, también con algunos tics del mismo. Hay algunos muy buenos (dejo muestra) y otros bastante olvidables. En conjunto, bien. Aquí hay dos reseñas excesivamente elogiosas: Partículas en suspensión y Partículas en suspensión. Recomendable. Ganar el cielo «Dios olvidó cerrar la puerta de atrás del infierno», sentenciaba mi madre; y añadía que entre nosotros vivían las criaturas malignas que habían escapado. Se colocaba las gafas sobre la punta de la nariz, esparcía las lentejas en el hule de la mesa y mientras separábamos las que tenían bicho de las sanas, me hablaba de las avispas, a las que quemaba vivas con trapos empapados en alcohol, de las ratas a las que exterminaba con veneno. Terminaba con mi padre. Decía que se vio obligada a internarlo en un sanatorio. Levantaba los ojos a las moscas agonizantes, con las patas pegadas a los tirabuzones de miel que colgaban del techo, y suspiraba. «Tengo medio cielo ganado con él». Medio cielo era poco. Por eso, cuando la embolia la incapacitó,…

Isabel González. Casi tan salvaje.
Cuentos / febrero 11, 2020

Páginas de espuma, 2012. 152 páginas. Incluye los siguientes relatos: No es amor lo que se pide El establo Material a aportar por el alumno: gomaespuma para prótesis y deformidades Monoteísmo Por el este y en el oeste Cuna Líneas Lo normal La mujer inolvidable Trasplante. Una dirección Casi tan salvaje . Buena Deja todo como lo encuentres.. Mi vuelta al mundo Pirarucú . La duda Magnolios Decexo Diminutivo La tierra es el cielo de los pájaros En los que el lenguaje predomina sobre la trama, a veces inexistente. En algunos cuentos esto juega en su favor, en otros en su contra. Paisajes emocionales dibujados con un lenguaje a medio camino entre la concisión y la poesía. Entornos oscuros y crudos como Una dirección o heridas abiertas como en Magnolios. Seguramente me lo recomendaron aquí: Casi tan salvaje y ha sido una buena recomendación. Muy sabroso. -Gracias -contestó la camarera exagerando las erres y la modestia. Resultaba evidente que ella era la autora, pero la mujer quería oírlo de su boca. Obligarle a pronunciarlo. Tenía la costumbre de procurar felicidad. -¿Lo ha hecho usted? -le preguntó. Los congresistas pidieron la cuenta y la camarera se retiró a buscar la factura…

Arkadi y Boris Strugatski. Destinos truncados.
Ci-Fi / febrero 10, 2020

Gigamesh, 2003. 320 páginas. Tit. or. Jromaya sud’ba. Trad. Justo E. Vasco. Articulado en dos tramas, un relato interno con más aires de ciencia ficción donde un escritor se va enterando de lo que existe en realidad detrás de los gafudos que sufren una enfermedad parecida a la lepra y parecen estar convirtiendo a los jóvenes de la ciudad en algo más grande. Y un relato externo sobre las tribulaciones de un escritor con la burocracia y una máquina que es capaz de predecir el número de lectores que tendrá una obra. Para decirlo corto: aquí ciencia ficción poca y tangencial. Pero para decirlo claro: esto es una obra como la copa de un pino que se disfruta por el lenguaje, por esos diálogos entrecortados, por un ambiente que en cada página parece la descripción de un sueño. Las tribulaciones del escritor del relato externo, escondiendo su carpeta azul, su obra preferida que nunca muestra, que malvive de reseñas y minucias y del éxito de sus ‘Cuentos infantiles modernos’, cercanos a un Bradbury que no había leído. Y las andanzas del escritor del relato interno, defendiendo la justicia caiga quien caiga, aunque no sea devoto de la religión del futuro…