Liliana Colanzi. Nuestro mundo muerto.
Cuentos / mayo 15, 2019

Eterna Cadencia, 2017. 125 páginas. Incluye los siguientes cuentos: El ojo Alfredito La Ola Meteorito Caníbal Chaco Nuestro mundo muerto Cuento con pájaro Ya comenté cuando leí Vacaciones permanentes que era una autora a la que seguir la pista, y es cierto. En este su segundo libro de relatos abandona la sensibilidad de sus anteriores cuentos y ons ofrece una paleta de situaciones oscuras, deprimentes, marginales a veces, que nunca concluyen porque todas parecen anticipar el fin del mundo. Mis preferidos son los últimos. Canibal, sobre la pareja de una posible traficante, sus viajes en el mundo y su vida en habitaciones de hotel. Chaco, relato cudrísimo y fantasmagórico alrededor de la muerte y la posesión. Muy recomendable. El murmullo volvió a crecer en mi cabeza. El río se hizo veneno, el pescado se murió. La hambre fue grande, la comida faltó. Mandaron tres a cazar, ninguno de ellos volvió. Chupando huesos de chancho la gente los encontró. Ayayay. Amarrados de las manos los trajeron de regreso. Cada uno de los niños con un palo les pegó. La cabeza del más joven como zapallo se abrió. A los perros les largamos, la carne les escurrió. Los clavamos con la lanza,…

Liliana Colanzi. Vacaciones permanentes.
Cuentos / marzo 8, 2013

Tropo editores, 2012. 118 páginas. Se lo robé a un amigo porque lo tenía a mano, sin saber nada de la autora. Menuda sorpresa. Aparecen los siguientes cuentos: 1997 Rezo por vos Retrato de familia Vacaciones permanentes El fin de semana estaré bien Banbury Road Tallin Que también pueden ser capítulos de una novela, ya que están muy relacionados entre sí. Raro es que no se quiera colar como novela, que vendería mejor, y algo bueno debe decir de la editorial. Dice la faja: es un libro sorprendente por su solidez, su delicada sensibilidad, su eficacia. Y por una vez no exageran. Me ha sorprendido muy gratamente y me ha dado mucha rabia que sea el primer y único libro de la autora, porque hubiera corrido a conseguir otros. Para seguirle la pista. Calificación: Muy bueno. Extracto: A veces creo que toda mi vida hubiera sido diferente de haber vivido papá. Pero tampoco pienso mucho en eso. No tiene sentido. No era feliz en Tallin, pero no creía que mi infelicidad fuese algo muy terrible o muy importante. Qué fea eres, decía mamá, y yo no lo discutía. Cómo puedes vestirte con ropa usada, se reían Andrea y Olga en…