Enrique Martínez Peñaranda. Vázquez.

julio 21, 2005

MartinezVazquezDibujan
Ed. sins entido, 2004. 78 pág.

Un genio de los tebeos

En una entrada reciente de su blog Francisco Herrera comentaba que tebeos como Maus de Art Spiegelmann pueden aspirar a la categoría de ‘Novela’ con más méritos que muchos de los superventas (y no miro a nadie). Mi padre es un gran amante de los tebeos, y a él le debemos mi hermano y yo esta afición que tantos placeres nos ha dado.

Si hay un dibujante de comics que puede entrar en la categoría de mito, éste es Vázquez. No sólo por la cantidad y calidad de su trabajo, sino por la multitud de leyendas -o no tanto- que se dicen sobre su persona (cómo, por ejemplo, que era tan moroso como su personaje de Los cuentos del tío Vázquez). En este enlace pueden leer una biografía, y aquí pueden leer la entradilla del libro:

Fue mucho más que su propio personaje. Un creador efervescente; un observador y un cronista meticuloso, terrible; un poeta de lo efímero, un enamorado de la vida. Un soñador, pero también un tremendo pragmático. Un creador, ya se ha dicho; pero hay que repetirlo. Rico, rápido, agrio, despiadado testigo de una época también despiadada, también agria.
Vázquez, su vida, su leyenda, sus páginas… es Historia de nuestros tebeos. Nuestra Historia.

El libro hace un exhaustivo repaso a la trayectoria como dibujente del autor, desde sus primeros trabajos en ‘Pulgarcito’ (La mansión de los espectros, Heliodoro Hipotenuso, Don Venancio) hasta los más recientes para la editorial Glénat España (Gente peligrosa, Las inefables aventuras de Vázquez, agente del fisco,…). Un exhaustivo trabajo de documentación que nos muestra personajes e historias desconocidas, y despierta los recuerdos de nuestra infancia.

Vi este libro en casa de una amiga, y no tardé mucho en comprarlo (pura envidia). La única crítica va para el subtítulo -el dibujante y su leyenda-. Vemos al dibujante pero apenas nada de su leyenda, los datos biográficos son prácticamente inexistentes, y el libro está centrado en su labor profesional. Mi única queja es que me ha sabido a poco. Para todos los amantes del genial Vázquez y de los tebeos en general.

(Un día, un libro 101/365)
Escuchando: ‘Sonata para flautín y bajo’, G.F. Hendel

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.