Bruce Sterling. Distracción.

octubre 10, 2008

La factoría de ideas, 2001. 396 páginas.
Tit. Or. Distraction. Trad. Domingo Santos.

Bruce Sterling, Distracción
Política circense

Mi amigo Mon me dio un chivatazo: en Gigamesh estaban saldando ejemplares de la colección Solaris de La Factoría de ideas. Allí que me fui a ver que pescaba… desgraciadamente, poca cosa, porque lo que había ya lo tenía o no me interesaba. Compré este libro porque me gusta el ciber punk y Bruce Sterling es uno de sus mejores exponentes.

Estamos en 2044 y los Estados Unidos de América han cambiado mucho. El gobierno federal no tiene el poder de antaño, el ejército cobra impuestos revolucionarios y las ciudades son de propiedad privada. En este ambiente se mueve Oscar Valparaíso, un experto jefe de campaña que acaba de llevar al senado a su candidato Alcott Bambakias. Claro que, una vez conseguido su objetivo él y su equipo están de más, así que les darán un destino en el Colaboratorio Nacional de Burna. Allí conocerá a Greta Penninger, una destacada neuróloga y su vida cambiará de objetivo.

El futuro está bastante bien construído, y la trama en general es bastante robusta. Me ha parecido poco creíble los recelos que provoca el protagonista por su extraño origen -que no revelaré por si alguien lee la novela-, aunque hoy en día para la sociedad de los Estados Unidos les resultan chocantes cosas tan normales como que una mujer de el pecho en público. Como buena novela ciberpunk que se precie hay un enorme despliegue de tecnología desquiciada y construcciones sociales extravagantes.

La novela está comentada en El archivo de Nessus y en Bibliópolis, de una manera más extensa que aquí, así que sólo comentaré mi acuerdo con la extraña traducción. O Domingo Santos ha perdido facultades, o los sistemas de corrección automática están haciendo mucho daño. Porque hay muchas cosas que dañan a la vista y uno no sabe si las últimas novelas de ciencia ficción que ha leído tienen el mismo estilo porque los autores se parecen o porque cada vez se cuidan menos las traducciones. Tendremos que aprender inglés.

Entretenido; buenas ideas pero, en definitiva, poca profundidad. Lo que puede ser un fallo porque parece que hay una intención de crítica política que no acaba de cuajar.

Escuchando: The First Rumours of Spring. The Montgolfier Brothers.


Extracto:[-]

Cruzaron la frontera de Texas en el pegajoso calor de la noche. El equipo se hartó de langostinos asados calientes y cola de caimán frita, todo ello rematado con, al parecer, interminables rondas de hurricanes batidos y llameantes cafés al brandy. La comida en los casinos cajún era de alcance épico. Incluso alardeaban de interesantes precios especiales para autobuses turísticos.

Había sido una buena idea pararse a comer algo. Osear pudo captar que el humor de su público en miniatura había cambiado radicalmente. El equipo se lo había pasado realmente bien. Habían sido informados repetidamente de que se hallaban en el estado de Luisiana, pero ahora podían sentir ese hecho en sus intensamente coagulados torrentes sanguíneos.

Aquello ya no era Boston. Aquello ya no era el sórdido final de la campaña de Massachusetts. Estaban viviendo en un interregno y quizá, de algún modo, si simplemente creías, en el inicio de algo mejor. Osear no podía sentirse mal acerca de aquella vida. No era una vida normal y nunca lo había sido, pero ofrecía retos muy interesantes. Estaba ascendiendo hacia el siguiente reto. ¿Cuan mala podía ser la vida? Al menos estaban bien alimentados.

Excepto el atareado conductor, Jimmy, que era pagado específicamente para no beber, Osear fue la última persona despierta dentro del autobús. Oscar era casi siempre el último en dormirse, así como el primero en despertar, Oscar dormía muy poco. Desde los seis años había dormido normalmente unas tres horas cada noche.

Cuando era pequeño, simplemente permanecía tendido en silencio en la oscuridad durante aquellas largas horas extras de consciencia, complotando en silencio cómo manejar las locas extravagancias de sus padres adoptivos en Hollywood. Sobrevivir al maelstrom de dinero, drogas y celebridad de la casa de los Valparaíso había requerido una gran cantidad de concentrada previsión.

En su vida posterior, Osear había dedicado sus horas nocturnas de buho a cosas más prácticas: primero, el máster en Administración de Empresas de Harvard; luego, el arranque en biotecnología, donde había conocido a su durante largo tiempo contable y hombre de las finanzas, Yosh Pelicanos, y también a su fiel programadora/recepcionista, Lana Ramachandran. Los había conservado a los dos tras el fracaso de su primera compañía y durante los boyantes días de capital de riesgo en la Ruta 128. Los negocios encajaban perfectamente en los talentos e inclinaciones de Osear, pero pese a todo se había trasladado rápidamente al activismo político de partido. Una exitosa e innovadora campaña para el ayuntamiento de Boston habían llamado la atención de Alcott Bambakias hacia él. Luego siguió la campaña para el Senado de los Estados Unidos. La política se había convertido en su nueva carrera. El desafío. La causa.

Y así Oscar estaba despierto en la oscuridad, trabajando. En general terminaba el día con una anotación en su diario, un resumen de las opciones tomadas y los más importantes acontecimientos operativos. Esta noche transcribió sus cuidadosas anotaciones en la audiocinta de los bandidos de las Fuerzas Aéreas en la autopista. Envió el archivo a Alcott Bambakias, cifrado y etiquetado «personal y confidencial». No había forma de saber si ese retazo del caos moderno en Luisiana llamaría la mercurial atención de su patrón. Pero era necesario mantener un firme flujo de noticias y opiniones a través de la red. Estar fuera de la vista del senador podía ser muy útil en algunos sentidos, pero salirse de su mente podía ser un craso error profesional.

Oscar compuso y envió una nota amistosa a través de la red a su amiga Clare, que vivía en la casa de él en Boston. Estudió y actualizó su archivo personal. Examinó y totalizó los gastos del día. Compuso las entradas cotidianas de su diario. Se sintió confortado por la fuerza de sus rutinas.

Se había encontrado con muchos reveses pasajeros, pero todavía tenía que enfrentarse a un reto que pudiera derrotarle de una manera concluyente.

Cerró su ordenador portátil con una sensación de satisfacción y se preparó para dormir. Dio vueltas en la cama, se agitó. Finalmente se sentó y abrió de nuevo su portátil.

Estudió el vídeo de los disturbios de Worcester por quincuagésima segunda vez.

2 comentarios

  • Mariana la de los libros octubre 10, 2008en1:20 pm

    Bueno, nunca me ha resultado demasiado atractivo este género (tuve una gran desilusión con Neuromante, que me dijeron que era la versión literaria de Matrix). Sin embargo, me han dado ganas de leer este libro, por la crítica social que plantea.

  • Palimp octubre 13, 2008en6:28 pm

    En la ciencia ficción la crítica social/política siempre ha tenido mucho relieve. Pero ‘ojo! siempre con las cosas salidas de madre 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.