Bernard Shaw. L’Home i les armes.

abril 22, 2005

Institut del Teatre. Biblioteca Teatral, 1994. 121 páginas.
9 personajes. 6 hombres y 3 mujeres.

Como hace ya tiempo que no reconozco públicamente mi ignorancia, aprovecharé para hacerlo de nuevo; no había leído nada de Shaw. Había visto la película ‘Pygmalion’ y para de contar. Esta colección de teatro me está sirviendo para rellenar muchos de los imperdonables huecos de mi formación literaria.

Hacía mal no leyendo a Shaw, porque después de leer la semblanza biográfica y el prólogo que el mismo autor escribió para su colección ‘Comedias agaradables’ ha resultado ser un tipo que me cae muy bien. Si a esto añadimos que después de leerla, la obra también me ha encantado tenemos a un autor que volverá a aparecer por estas paginas.

La pieza está inspirada en unos hechos históricos de 1885, un conflicto bélico entre Bulgaria y Serbia. Un mercenario suizo, tras la derrota de su batallón por los búlgaros, se refugia en la alcoba de Raina, que es, azares del destino, la novia del capitán de la caballería que ha vencido al suizo. Por amenazas primero, y de buen grado después, conseguirá el mercenario cobijo en la casa. Acabado el conflicto, la visita del suizo a la casa de Raina trastocará por completo el orden familiar.

Shaw afirma en el prólogo que intenta ponerse en la piel de cada uno de los personajes, y defender su punto de vista. Así lo creo. ninguno sale malparado, y uno acaba cogiendo cariño a todos. Si añadimos una excelente calidad literaria, un extraordinario dominio de los recursos teatrales, y un humor inteligente, el resultado es de una calidad indiscutible. Todo un clásico.

(Un día, un libro 11/365)

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.