Presumiendo de ebook
Sin categoría / enero 30, 2010

El lanzamiento del iPad me viene de perlas para presumir de gadget tecnológico, ya que por una vez me he adelantado a las tendencias. Yo quería un libro electrónico, pero tengo mis manías. Me parece muy bien el esfuerzo que están dedicando a la tinta electrónica y que la experiencia de lectura se parezca mucho a un libro. Pero yo vivo entre pantallas y no me importa leer en un LCD. Una pantalla con iluminación propia tiene también sus ventajas; se puede leer en los viajes aunque no haya luz, en los hospitales sin molestar al enfermo y en la cama sin tener problemas con tu pareja. Esas ventajas no me importarían tanto si no fuera porque una pantalla LCD tiene algo que está fuera del alcance de la tinta electrónica: el color. Además de libros yo quiero leer tebeos, y eso es imposible en un Kindle. Para acabar soy de los que piensan que un dispositivo que sólo sirve para leer libros es un poco pobre. Ya que tienes un aparato, que pueda hacer otras cosas. En definitiva, lo que yo quería era algo como mi pocket PC, pero con una pantalla grande. Lo mismo que el iPad, que…