William Shakespeare. Titus Andrònic.

septiembre 6, 2005

Institut del teatre, 1982. Biblioteca teatral. 159 páginas.
Tit. Or. titus Andronicus. Trad. Josep M. de Sagarra.
22 personajes. 19 hombres y 3 mujeres.

Shakespeare Titus Andronicus
Tremebunda tragedia truculenta

Preguntaba un lector si dentro del ciclo de reseñas de Shakespeare estaría la obra ‘Titus Andronicus’, ya que era una de sus preferidas. Por ese motivo adelanté su lectura y aquí está la reseña.

Esta obra es, dentro de la producción de Shakespeare, un tanto inhabitual. Tanto que en algunas ediciones modernas del corpus shakespeariano la han suprimido. Cierto que no podemos encerrar los límites del genio con cuatro etiquetas preconcebidas, pero la sucesión de asesinatos, mutilaciones, sangre e hígados de esta obra parecen ser demasiao. No se salva ni el apuntador. Estamos ante el precursor de las películas gore.

Titus Andronicus, general Romano,vuelve después de 10 años de guerra con sólo cuatro de los veinticinco hijos con los que fue (El resto murieron en la guerra. Tuvieron suerte). Ha capturado a Tamora, reina de los godos, y a sus tres hijos. Nada más empezar la obra sacrifican al mayor según las costumbres de roma: Tamora promete venganza. Como sus hijos raptan a la prometida del nuevo emperador, Saturnino, Titus mata a su hijo Muci y además prohibe que lo entierren.
Saturnino se casa entonces con Tamora -ya son ganas-. Ésta empieza a maquinar maldades; con su amante Aaron planea una atrocidad; sus dos hijos matan a Bassiano -hermano del emperador- y violan a la hija de Titus, Lavinia. Le cortan la lengua y las manos para que no pueda confesar quienes han sido los asesinos y preparan todo de manera que parezca que los culpables son los hijos de Titus. Estos son apresados y condenados. El último hijo que le queda se marcha de Roma, se alia con los godos, y encabeza un ataque contra Roma (esto debía ser costumbre en la época). Sin hijos, con una hija mutilada, Titus parece volverse loco.
Tamora intenta aprovecharse de su locura haciendose pasar por la venganza, e intentando convencer a Titus de que evite el ataque de su hijo contra roma. Pero Titus, que estaba fingiendo su locura y además ya sabía por Lavinia quienes habían sido los asesinos, la engaña y captura a sus hijos. Con estos prepara una comida que le sirve a Tamora en la escena final. A partir de ahí se suceden los asesinatos; Titus mata a Lavinia y a Tamora, Saturnino mata a Titus y Lucius mata a Saturnino, convirtiéndose en el nuevo emperador.

Sangre y vísceras a manos llenas. Pocos parlamentos sentidos. Muertes a raudales. Sin embargo, la obra tiene su encanto. No la consideraría, como malito mi obra preferida, pero no deja de ser refrescante un poco de acción por el puro placer de la acción. Totalmente necesaria para conocer el lado salvaje de Shakespeare.

(Un día, un libro 148/365)
Escuchando: Bataille. Carlos Ann y Bumbury.

3 comentarios

  • malito septiembre 6, 2005en11:29 pm

    Me encanta. De las que hacen afición. Gore avant la letre.

    Si es que está todo inventado.

  • MeZKaL septiembre 7, 2005en12:31 am

    Durante muchos años hubo el letrero en los cines del Lauren de una adaptación al cine de la película. Finalmente la vi en Sitges en el Festival de Cinema Fantàstic.
    Tiene un reparto bastante decente: Anthony Hopkins como Titus y Jessica Lange como Tamora.

    Dura un montón pero está bastante bien, y tiene un look muy curioso.

    http://www.imdb.com/title/tt0120866/

  • Palimp septiembre 8, 2005en5:05 pm

    Gracias malito por la recomendación. Mezkal, habrá que ver la película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.