Matías Candeira. La soledad de los ventrílocuos.(II)

abril 23, 2007

Fuegos en la oscuridad

Fragmentos en proceso de revisión

Antes Falco había sido un excelente mago hasta que ocurrió el accidente. ¿Dónde quedó su magia y -también- su delgadez? El extraño ritual que como testamento parece legar a sus sobrinos apenas necesita un huevo. En este cuento la brevedad es una virtud; lo mejor es lo que se imagina.

Pteranodón

Fragmentos en proceso de revisión

Es difícil entender que puede llevar a un niño solitario como Neuman a la decisión de contruir un pteranodón en la llanura de los huesos, y más difícil aún entender como logra convencer a Mateo y al protagonista de esta historia para secundarlo en su aventura. Me pregunto si el caballo resoplante que encuentran es un homenaje a Di Benedetto. El final no es deslumbrante, pero la construcción del cuento es impecable.

La cabeza

Fragmentos en proceso de revisión

Cuando se vende un material tan poco común como cabezas reducidas no es raro tener que realizar las transacciones en un café, casi de incógnito. Pero las motivaciones para comprar algo tan exótico pueden ser -por qué no- muy extrañas. El texto reduce hasta el mínimo lo maravilloso que impregna el resto de cuentos del libro; tan sólo una huella en la intención de las miradas, en lo alucinado del comprador. No puedo dejar de recordar la viñeta de un tebeo que apareció en El blog ausente.

Insectos

Fragmentos en proceso de revisión

Al encargar una redacción sobre el mal comportamiento el señor Duchamp no podía imaginar que iba a descubrir tantas cosas sobre la profesora a la que sustituye. Una profesora -por decirlo de alguna manera- poco convencional. Con unos alumnos a su altura. Leer este cuento es como desenvolver un caramelo. Un caramelo que empieza a degustarse poco a poco hasta llegar al final. No hay duda de que el mal está presente pero ¿podríamos decir exactamente dónde?


P.D. Nuestra particular celebración del día del libro es, precisamente, dar a conocer la obra de Candeira. No se me ocurre mejor homenaje a este día.

4 comentarios

  • MeZKaL abril 23, 2007en9:02 am

    Feliç Sant Jordi palimpito!!!! Y al resto también, por supuesto!

  • capitannombrete abril 23, 2007en10:25 am

    Lo que nos dejas ver de las historias las hace parecer muy interesantes. De una falta de convencionalidad sorprendente para los tiempos que corren. No me importaría echarles un vistazo.

  • Marcos abril 23, 2007en9:13 pm

    A mí lo que me no deja de asombrarme de las letras de este chico es que rezunma un amor al cuento que seguro va ser importante más pronto que tarde. Este hace aficción y detras suyo vendran más. No sería extraño.

  • Palimp abril 27, 2007en1:29 pm

    Si este libro lo edita alguien con cara y ojos, no cabe duda de que creará escuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.