Josep Pla. La calle estrecha.

diciembre 17, 2007

Ediciones Destino, 1982. 274 páginas.

Josep Pla, La Calle Estrecha
Tierno microscopio

El único libro que había leído de Josep Pla hasta ahora me impactó tan poco que ni siquiera recuerdo el título. Pero es un autor tan aclamado que tenía que seguir insistiendo. Por suerte.

El libro está escrito, en palabras del autor, con la técnica del espejo. Un reflejo de una parte de la sociedad. En este caso los personajes que pueblan la calle estrecha de un pueblo provinciano donde el protagonista ha recalado para ejercer como médico.

Vaya si tenían razón los que alababan a Josep Pla. Cualquiera puede describir la vida de un pequeño pueblo, pero muy pocos tienen el talento para meter dentro a toda la humanidad. Los libros de este tipo muchas veces se disfrutan también por la parte de crónica de otras culturas o de otros tiempos. En este caso la crónica es lo de menos: el buen hacer es lo más importante.

Me ha gustado tanto que ya me he comprado El quadern gris; en catalán, para que no me riñan. Un libro excelente.

Escuchando: Tracks and Lines. Eric Clapton.


Extracto:[-]

No teniendo nada más urgente que hacer, he ido a dar una ojeada a la calle Estrecha.

Cuando Torrelles tenía murallas, una de las puertas del recinto se abría frente a poniente. Todavía es visible un vestigio de torre que confirma el hecho. En esta puerta se iniciaba un camino que después de ondular por la parte más llana y rica del término va a parar hacia las masías escalonadas sobre la cumbre. A partir del cinturón de la muralla, de un lado a otro de este camino se construyeron unas casas que forman la actual calle Estrecha. Casi todas ellas pertenecen al siglo xvm y responden, más que al refinado gusto del siglo, a una concepción un poco abdominal de la solidez. Pero últimamente han sufrido tantas reformas y modificaciones que exteriormente son imposibles reconocerlas. Solamente les queda el alero, la oreja baja del tejado que parece estar hecha a propósito para que debajo hagan sus nidos los vencejos y golondrinas.

Hoy en día la calle Estrecha queda comprendida en el ensanchamiento que ha sufrido Torrelles. Empieza en la Carretera y termina en la pequeña plaza del Olmo, pero a continuación de esta pequeña plaza hay todavía distintas calles, de manera que se puede muy bien decir que esta calle es de las más céntricas. En la plaza del Olmo — que es vagamente triangular y pequeña — he tratado de ver si encontraba el olmo que sin duda dio el nombre a la plazoleta: pero no he visto ningún árbol y menos todavía un olmo. El camino vecinal que iba a las masías y que se iniciaba en esta pequeña plaza, se ha convertido actualmente en una pequeña carretera provincial. Y como que sospecho que será esta mi carretera, la he seguido hasta las afueras del pueblo y, aunque muy polvorienta, me ha parecido muy bonita.

La calle Estrecha, propiamente dicha, debe tener como máximo unos ciento treinta metros de longitud. Su forma es curvilínea — la misma forma que toma la parte central de una serpiente al arrastrarse por el suelo.

Utilizo la forma de la serpiente por comodidad y al mismo tiempo para hacerme entender. También hubiera podido decir que su trazo se asemeja a las alas de un pájaro cuando las tiene en posición horizontal y tirantes y completamente extendidas; es decir, cuando el pájaro planea. Esta forma evita que desde la entrada de la calle se vea la salida y viceversa, a pesar de ser una calle tan corta. Y todavía es más, pues desde su centro tampoco se ve ni la entrada ni la salida.

En esta calle no he visto, a pesar de mis esfuerzos y buena voluntad, ningún elemento sublime ni pintoresco; tiene una nota de una obviedad indiscutible: realmente es estrecha. En sus dos orillas hay un bordillo de piedra sobre el cual puede circular un ser humano con una evidente facilidad. De todas formas si esta persona fuera muy voluminosa, como aquellos hombres tan gordos que antes se veían con frecuencia por el país y que ahora parece que se hayan marchado al otro mundo por delicadeza, silenciosamente, los bordillos de la calle serían insuficientes. Por el centro de la calle — que está adoquinada con baldosas salpicadas de ojos de culebra — puede circular un carro o una tartana fácilmente.

9 comentarios

  • elveidedalt diciembre 17, 2007en8:03 pm

    Qué bien, Palimp! Verás como «El quadern gris» todavía te gusta más. Y ahora, leélo en catalán… 😉

  • Palimp diciembre 17, 2007en8:06 pm

    Vaig llegint llibres en català, però aquest el tenia en castellà. Gracies a la lectura que en se una mica, però em costa molt de parlar o escriure.

  • arrebatos diciembre 18, 2007en12:19 am

    Josep Pla escribió muy poca ficción, pero esa poca -que es muy realista- suele ser magnífica. Uno que me gustó bastante fue «Contraban i altres narracions», de relatos cortos. Y al margen de la ficción (que no era su fuerte), el «Cuadern gris» o «El que hem menjat» son una maravilla. Eso sí, escribió tanto que tienes Pla para hartarte.

  • NeverMore diciembre 18, 2007en4:29 pm

    El cuadern gris és l´obra mestra de Pla. És un llibre ple de sabiduria, per rellegir indefinidament. No et canses mai de gaudir-lo. (I pensar que Josep Pla fou un espia franquista…)

  • jesus diciembre 18, 2007en9:33 pm

    A proposito del último comentario: ¿Por qué tenemos que juzgar la obra por los hechos o acciones de sus autores? ¿Las obras no estan al margen de la visda de quien las crea?. Por otro lado, Pla: un magnifico escritor. Su vida privada ¿a quién le interesa?

  • Sergi Bellver diciembre 19, 2007en10:12 pm

    Yo tengo pendiente reencontrarme con Pla en un Viaje en autobús (catalán o castellano, me da igual, creo que el título al menos era ese) desde primeros de año, de este año, hala, otra «resolution» incumplida. Habrá que renovar votos en enero.

    Pero igual me «traiciono» y busco ese cuaderno gris.

    En cuanto a la vida privada, moral más distraída que la de Céline (atroz, el eufemismo) y libro más cojonudo que Viaje al fin de la noche se me ocurren pocos…

    pd: abajo, esa clau amb lletres, de Brossa, anda que no me dio guerra maquetando un poemario, en las citas…

  • Palimp diciembre 20, 2007en8:29 am

    Lo estáis poniendo tan bien que estoy deseando que lo voten en el esclavo lector. El Quadern Gris lo acaba de sacar labutxaca en bolsillo por 12 euros.

    Y aunque es cierto que la vida privada de un escritor no tiene nada que ver con su obra, si es cierto que cuando admiramos a un escritor nos gustaría también admirar su vida.

  • Bibi diciembre 20, 2007en4:00 pm

    Hace más de 20 años que tengo el Quadern Gris (una tria) y no me canso de él. Lo mejor es abrirlo por cualquier página y disfrutar con él un ratito en cualquier situación.
    Tengo en cola El que hem menjat, título de lo más sugerente. A ver si estas Navidades cae.

  • Palimp diciembre 21, 2007en9:54 pm

    Tendremos que dar prioridad a este Quadern Gris que todo el mundo pinta con tan bellos colores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.