[*] Joan Casas. Nus.

agosto 16, 2005

Institut del teatre, 1991. Biblioteca teatral. 59 páginas.
Premio Ignasi Iglesias 1990.
2 personajes. 1 hombre y 1 mujer.

Nudos al desnudo

Bueno, vengo (venía en su momento, y ahora también) de un fin de semana por Toledo y Madrid, viendo a familia y a amigos, y me meto de lleno en las obras de mi piso. Si sigo así voy a tener una pila de libros por postear que no daré a basto en todas las vacaciones (la historia se repite). Ahora debería estar lijando una pared, pero voy a escaparme 15 minutos para escribir unas líneas.

Hay gente que trabaja para las editoriales leyendo los manuscritos originales que les llegan. Un trabajo que siempre me ha parecido entre deseable y odioso; deseable porque me gusta leer, y tiene que ser toda una experiencia descubrir a un futuro escritor famoso. Odioso porque, para descubrir alguno si es que se descubre, de seguro has tenido que leer una gran cantidad de basura. Pero hay un trabajo de este estilo que no es tan desgradable; seleccionar obras para algo, por ejemplo, para representar.

Tengo amigos actores, y siempre tienen los mismo problemas ¿Qué obra montamos? Y tiene que tener x personajes. Aquí es donde se puede echar una mano sin riesgo de sufrir descalabro neuronal; uno se lee, por ejemplo, todas las obras de teatro con entre dos y cinco personajes, y va opinando. Y eso es lo que estoy haciendo ahora.

La primera obra leída por esta causa es ‘Nus’, una obra de teatro interesante, ganadora del premio Ignasi Iglesias de 1990, y que resulta estimulante. Basada en unos planteamientos escénicos mínimos y con sólo dos personajes, consigue tejer una estructura de tres tiempos muy interesante. El escenario es la buhardilla (las golfes) de una casa, con un baul, una lámpara y un colchón como elementos. La obra se compone de tres escenas que se superponen mínimamente, con los mismos protagonistas ‘El’ y ‘Ella’. Como núcleo el amor, la desnudez, la mentira, la traición. Y si el transcurso de la obra puede ser, en ocasiones, surrealista, el final es amargo, gris y real como la vida misma.

Aunque el autor confesó escribirla de un tirón, se nota que tiene una gran experiencia detrás como dramaturgo y traductor. Estamos ante una obra sencilla, pero muy bien escrita y muy sugerente. Ignoro que ha sido de la carrera como escritor de Joan Casas, pero me gustaría leer alguna otra obra suya. Recomendable y fácil de montar.

(Casi un año después, todavía guardo muy buen recuerdo de esta obra)

(Un día, un libro 127/365)
Escuchando: ‘Guajiro’. Orishas

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.