Jesús López Bobadilla, el poeta nutricio (I)

septiembre 7, 2009

patataCuando era más joven viajé en sucios trenes que iban hacia el norte ([+] ) tenía una novia que estudiaba filología y gracias a ella estaba en contacto con el grupo que editaba la revista de la universidad. Se llamaba Letrina Literaria ([+] ) y alguna vez colaboré con reseñas de libros (lógico ¿no?). Para ser una publicación de una universidad de provincias no estaba mal y de vez en cuando se encontraban textos que merecían la pena. Relatos, poemas y análisis de textos eran el contenido habitual. En un número encontré un poema firmado por un tal Jesús López Bobadilla que decía así:

ODIO

Pan
Patata
Hakuna-matata

Me hizo mucha gracia y pregunté a los de la revista por el autor. Pero no estudiaba en la universidad, les había llegado casi de rebote y no lo hubieran publicado de no ser porque siempre falta material. Esperé que volviera a enviar alguna colaboración pero no volvió a aparecer.

Los pueblos son pequeños y entre dos habitantes cualesquiera de Logroño sólo hay dos grados de separación. Por eso no es sorprendente que el novio de una amiga del instituto resultara ser el poeta perdido. Lo conocí en la calle Laurel y cuando caí en la cuenta de que él era él le comenté que había leído su poema y que me había reído mucho. Se le cambio la cara. El objetivo del poema, me dijo con voz seria, no era hacer reír, sino hacer reflexionar. En un primer de lectura podía verse con claridad como se contraponía el hambre y la necesidad del tercer mundo con la opulencia del primer mundo. También era una crítica a los medios de masas que anestesian al hombre contemporáneo y desplazan las necesidades reales a unas falsas necesidades que los esclavizan. Pero no importa, porque los Estados Unidos saben mantener el status quo a base de pan y circo. Vivamos felices, lo que importa es saber decir Hakuna-matata, no importa que estemos destruyendo el medio ambiente, que vivamos en una espiral de consumismo rodeados de pobreza. ¡Hakuna matata! La clave de toda esta interpretación (-sobre- capaz de causar atroces pesadillas a Umberto Eco) está en el título: ODIO. Odio al capitalismo, a la sociedad neoliberal que perpetúa un sistema injusto donde en definitiva los pobres no tienen pan, ni patatas, para que los ricos puedan vivir en la opulencia.

(Continuará)

5 comentarios

  • MeZKaL septiembre 7, 2009en11:37 am

    El argumento no se aguanta. La propia película critica la filosofia del Hakuna Matata cuando Simba vuelve a ocuparse de sus responsabilidades.

    Además, la intepretación que al autor hace de su obra es la suya, pero no va más allá.
    A mi me parece más normal que alguien que odia el pan y la patata se coma bichos viscosos pero sabrosos XD

  • Palimp septiembre 7, 2009en11:53 am

    Esta claro que el autor hizo una lectura superficial de esa gran película que es ‘EL rey León’. Seguro que motivado por sus prejucios anti imperialistas.

    Cuando la obra sale al mundo está sujeta a múltiples lecturas, y creo adivinar otro sentido que el autor no fue capaz de ver. Una metáfora de la soledad de los riojanos en barcelona.

  • C.Martín septiembre 8, 2009en11:44 am

    Veo el poema algo cojo, para la vida me gusta lo impar pero para los poemas nchts-nchts.
    No se ve que su experiencia catalana le sirviera para rematar el poema:
    Pan
    Patata
    Hakuna-matata
    y tumaca

  • Palimp septiembre 8, 2009en1:29 pm

    No sé si Jesús vino alguna vez por aquí y mucho menos si le gustaba el pan tumaca 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.