György Dragomán. El rei blanc.

septiembre 11, 2011

La Magrana, 2010. 256 páginas.
Tit. Or. A fehér király. Trad. Dóra Bakucz.

György Dragomán, El rei blanc
Infancia en el este

Todos sabemos que la utopía comunista no fue ni utopía ni comunista, y que los que vivieron tras el telón de acero lo pasaron bastante mal. Otros libros lo han contado, pero este es el primero que leo que lo cuenta desde la pespectiva de un niño de once años.

El libro comienza cuando se llevan al padre del protagonista a un campo de trabajos forzados, y nos cuenta las mismas aventuras que puede tener cualquier preadolescente (descubrimiento del sexo, batallas con otros niños, humillaciones, atisbos del mundo de los adultos…) pero que debido a la particular situación se tornan grises y opresivas.

El fragmento que reproduzco al final da el tono del libro. Un entrenador tan bestia que no le dejan entrenar a los equipos normales y solo puede entrenar a niños. En una época de penurias, quien más sufre son los débiles; los primeros, los niños.

La vida no puede ser fácil cuando en cualquier momento pueden entrar en tu casa para un registro domiciliario, o si ver pasar a alguien comiendo un plátano es todo un acontecimiento. El libro te acongoja, y el final me arrancó unas lágrimas.

Me lo recomendaron aquí: El rey blanco de Gyorgy Dragoman

Calificación: Muy bueno

Un día, un libro (11/365)


Extracto:[-]

A nosaltres, els porters, el senyor Giça ens dedicava més temps. Sempre havíem d’anar a l’entrenament una hora abans que els altres, havíem de fer sobretot exercicis de rapidesa, havíem de saltar i fer estirades sense parar, saltar i fer una estirada, saltar i fer una estirada, i després tenia una màquina de tortura per a porters, que va ser una invenció seva i la van elaborar per a ell els obrers de la fàbrica de ferro: era una mena de tub de ferro amb una pilota plena de sorra al final, hi havia un eix on estava instal·lat el tub que girava al voltant d’ell, ens el llançava i, si no agafàvem la pilota, ens donava un cop molt fort al cap i podia trencar-nos-en els ossos. Això ho sabíem el Janika i jo. Amb el senyor Giça ja havien mort altres nois. Deien que s’havia fet entrenador de provisió perquè els jugadors adults no en suportaven la duresa. Un cop el van agafar i el van deixar mig esmorteït; des de llavors no li permetien entrenar l’equip dels grans de la fàbrica de ferro, només pot col·laborar amb nosaltres, nois de dotze, tretze anys.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.