Asimov ciencia ficción, Septiembre-Octubre 2005.

mayo 30, 2007

Ediciones Robel, 2005. 298 páginas.

AsimovSeptiembreOctubre
Un acierto

Tercer y último libro de esta revista que compré. Incluye los cuentos (información pirateada de axxon):

NOVELAS CORTAS:

«Gemelo sombra», Gardner Dozois, George R. R. Martin y Daniel Abraham

Un prospector un tanto rudo de un planeta frontera descubre una misteriosa instalación extraterrestre.

«A través del encaje», Ruth Nestvold

Si en un planeta las mujeres parecen tener un lenguaje propio y secreto ¿Quién mejor que una xenolingusta mujer para analizarlo?

«En la tierra donde viven los dragones», Roberto Bayeto

Marilyn Monroe sólo ha existido una, incluso en el multiverso. En realidad, dos, y nuestro investigador deberá entrevistar a la segunda.

CUENTOS:
«El asunto del sombrero», Matthew Hughes
«Dispersión», Jack Skillingstead
«Detrás de la puerta», S.G.vel Hartman
«Brillante estrella roja», Bud Sparhawk
«Trueque», Ángel Torres Quesada

Bueno, lo que es justo es justo. Llevo una temporada repartiendo estopa contra esta revista y tengo que reconocer que este número es bueno. Las tres novelas cortas están bastante bien y son interesantes. Los cuentos, sin llegar a ser geniales, se leen con gusto. Se incluye también un artículo sobre la ciencia ficción latinoamericana muy completo.

Un buen volumen que, esta vez sí, les recomiendo.

Escuchando: Show Me. Joe Tex.


Extracto:


Las mujeres de la familia de Anash, la casa de Ishel, eran amables pero obstinadas…, no iban a permitir que Toni aprendiera el alnar ag eshmaled, «el lenguaje de la casa», hasta que ella prometiera no enseñárselo a ningún hombre. Lo cual, por supuesto, era imposible. El objetivo de todas las investigaciones financiadas por la AAIE era ser publicadas y puestas a disposición de todo el mundo en la galaxia conocida. No se podía restringir el acceso a los datos en base al sexo. En base a la seguridad tal vez, pero no en base al sexo.

— Bodesh fadani eshukan alnar eg eshmaled — dijo Anash con una expresión de simpatía. Ningún hombre debe hablar el lenguaje de la casa.

Permiso-partícula-tiempo-marcador-presente-femenino destinatario verbo negativo-marcador-sujeto objeto: con la mente de un lingüista, Toni descompuso las partes de la frase, intentando ver si las mujeres se inclinaban por una estructura de las frases distinta a la de los hombres.

Así que no iban a hablar su lenguaje con ella. Había pasado sus dos primeros días instalándose, y ahora que finalmente había conseguido una entrevista con algunas de las mujeres del planeta, descubría que Repnik tenía razón…, no iba a ser capaz de realizar el trabajo que había venido a hacer. Pero al menos la habían recibido bien en la casa de las mujeres y eran menos cautelosas con ella que con los hombres del equipo de contacto. Con la cámara de su IA había grabado varias veces a Anash y a Thuyene hablando en su propio lenguaje. Se sentía un poco mal por ese engaño —nunca antes había tenido que aprender un lenguaje robándolo — , pero si tenía que cumplir con sus responsabilidades no le quedaba otra elección. Y si pensaba en ello, la AAIE nunca le había pedido permiso a nadie para emplear las sondas usadas en los primeros estadios de descifrar un nuevo lenguaje. La furtividad siempre tenía su papel.

7 comentarios

  • Óscar mayo 30, 2007en6:30 pm

    Ya salió por aquí y creo que vine a decir algo por el estilo. Nunca me gustó esta revista, no sé qué le veía la gente. No voy a ponerla a parir, porque no es plan, pero es que jamás leí algo que me gustara, en el mejor de los casos, indiferencia total. Así como en Gigamesh sí he leído cosas muy interesantes, aunque no necesariamente inéditas y teniendo en cuenta que algunas reseñas son de juzgado de guardia, no hay comparación posible. Asimov siempre parecía más una revistilla de instituto con mejor papel –que no mejor diseño– que una revista seria.

  • Palimp mayo 30, 2007en6:46 pm

    Sí, a mí tampoco me ha gustado nunca esta revista. Sólo la compraba por los cuentos de la Willis. Pero este número no está mal -tampoco es para tirar cohetes, pero en comparación con los otros tiene un pasar.

  • Palimp mayo 30, 2007en6:47 pm

    P.D.: Si estás buscando comunidad de acogida, Barcelona no está nada mal.

  • Óscar mayo 30, 2007en7:00 pm

    Ya, ya lo sé, ya, no te creas que no lo he pensado alguna vez, seguro que no me costaría nada adaptarme. Ahora sólamente falta encontrar un curro decente (conste que me has inducido tú el off-topic).

  • Palimp mayo 30, 2007en7:07 pm

    Con la de extranjeros que hay por aquí, seguro que no te costaba nada encontrar trabajo. Abundando en el off-topic; yo soy de La Rioja, estuve viviendo ocho años en Donostia y me vine aquí a probar fortuna. Ahora estoy muy a gusto y cada vez que veo como está el patio político siempre pienso ‘menos mal que yo vivo en Barcelona’…

  • Diego mayo 31, 2007en3:43 pm

    Pues yo le tengo especial cariño a pesar de que la mitad de los cuentos no eran de mi agrado.

    Donde se pueden encontrar los numeros?y esos libros de la revista que citas?y…¿es verdad que hay una cuarta ley de la robotica?

    saludos

  • Palimp mayo 31, 2007en4:07 pm

    Supongo que te refieres a los cuentos de Asimov… la revista tiene su nombre, pero ningún cuento suyo -al menos en la última época-.

    Esta revista todavía se encuentra en las tiendas especializadas, no es difícil de encontrar y sí, hay una cuarta ley de la robótica -que no desvelaremos aquí-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.