23 de abril, día de San Jordi

abril 19, 2005

Según la leyenda San Jordi mató a un terrible dragón, y de su sangre brotó una rosa roja, símbolo del amor y de la amistad. Si a esto unimos la tradición de celebrar juegos florales y el día internacional del libro, nos encontramos con una de las fiestas más tradicionales de Cataluña y la más querida, sin duda alguna, por el gremio librero.

Porque el día de San Jordi, más que ser la celebración del patrón de Cataluña, es el día de los enamorados. Y la costumbre manda que los chicos regalen una rosa a ellas, y las chicas un libro a ellos. No, no intenten ver intenciones sexistas en esta asimetría. Es una excusa para que, por lo menos una vez al año los hombres tengamos una delicadeza con las mujeres, por muy garrulos que seamos, y que ellas puedan intentar meter en nuestra cabeza algo con más consistencia que el fútbol.

Lo bueno es que el artificial día de San Valentín no se celebra mucho por estas tierras, y que los regalos son de flores y ¡libros! ¿Dónde se ha visto cosa semejante? Supongo que ésta es la razón de que existan tantas editoriales en Barcelana. Por lo menos, una vez al año, saben que van a poder vender la mercancía.

Bromas aparte, es un día especial, se venden libros por la calle y en las librerías de cierta importancia hay escritores firmando (la casa del libro ya reparte el programa; estarán, entre otros, Ruiz-Zafón, Javier Cercas, José Saramago, Andrés Trapiello, Pedro Zarraluki, Ignacio Vidal-Folch y Empar Moliner -escritora a la que probablemente le pida que me firme los libros que tengo suyos-). Siempre me ha gustado esta mezcla de amor y libros.

Por mi parte, igual tengo la suerte de que me regalen ‘La guerra contra el cliché’, de Martin Amis, o el último de Empar Moliner. Quizá me regalen ficción y pueda disfrutar de la lectura de los últimos libros de Zarraluki o Vidal-Folch. En cualquier caso, un día feliz.

Propuesta

El domingo siguiente aprovecharé para visitar el mercado de San Antonio y hacer compras. Me gustaría proponer una ‘quedada bloguero-literaria’ para ese día (tomar un café, unas tapas, hablar de libros). Si alguien está interesado, razón aquí.

9 comentarios

  • Luis abril 19, 2005en2:09 pm

    O el último de Lem – en español- que para esas fechas estará disponible y que hasta ahora no estaba traducido.

    La quedada estaría bien, pero chico, estás en la otra punta…

  • Vailima abril 19, 2005en2:20 pm

    No hace falta decir que Tio Petros y una servidora estaríamos encantados con la quedada, pero como dice Luis M. estás también en mi otra punta.
    En fin, que algún día se harán realidad estas ganas nuestras por conocerte personalmente.
    Un beso

  • Carl Philip abril 19, 2005en11:05 pm

    También andas en la otra punta mía: como lugar geometrico eres curiosísimo. Toma una de mi parte.

  • Palimp abril 20, 2005en8:27 am

    No creáis que no me da pena no poder quedar con vosotros. Pero todo se andará…

  • MeZKaL abril 21, 2005en8:17 am

    Pues yo también me vendría. Pero ESTOY en la otra punta XD

  • Palimp abril 21, 2005en7:50 pm

    Tú sí que estás lejos…¡Aprovecha!

  • Yotro abril 22, 2005en11:46 pm

    ¡Qué tradición tan preciosa! Aquí en Sydney, Australia, tenemos también a San Jordi. Bueno, un equipo de fútbol feroz lleva su nombre. Quizás los futboleros puedan luchar por las calles con rosas y poemas después del partido.

    Me da envidia tu encuentro en el mercado.

  • Palimp abril 25, 2005en9:14 am

    Quizá algún día podamos hacer un encuentro en Sydney!!!

  • Pter abril 15, 2008en5:40 pm

    Hola,
    Os recomiendo para Sant Jordi:
    Lo que la ciudad esocnde de Pablo Caralps.
    Me ha gustado mucho, ambientado en bareclona. Combina dos tramas, la del lirbo en sí con la personal de la protagonista, de está manera no decae en ningún momento.
    es muy fresco y ágil.
    os dejo la web que sale en al solapa:
    http://www.pablocaralps.com
    Buena lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.