Nueva Dimensión 13.

mayo 27, 2011

Ediciones Dronte, 1969. 168 páginas.

Nueva Dimensión 13
Hispacon 69

Otro raro ejemplar antiguo que logré encontrar de esta mítica colección. Incluye los siguientes relatos (sacado de aquí):

…Y Atrapar al Unicornio, Theodore Sturgeon

Los Habitantes del Pozo, Abraham Merritt

Cuestión de Confianza, John Wyndham

La Última Gracia del Diablo, José Cid R.

El Viento, Sebastián Martínez

El Maná del Cielo, Fereydoun Hoveyda

La Ventana, Julia Verlanger

Los Espadachines de Varnis, Clive Jackson

Voracidad, H.W. Mommers y Ernst Vleck

Evocación, Boris Vian

Tinieblas, Daniel Walther

Los Agujeros de la Máscara, Jean Lorrain

La Araña, Hans Heinz Ewers

Aceite de Perro, Ambrose Bierce

El Fin de Arturo, Joe Kennedy

En los que hay de todo, y aunque la calidad general sea alta no hay ninguno que sea excelente. Destacaría la selección de clásicos con el fabuloso Aceite de perro y que haya un cuento de Boris Vian, lo que demuestra que los editores de esta revista no solo leían ciencia ficción, algo que se nota en toda la colección.

También comentan la Hispacon’69, la primera que se hizo, y en la que colaboraron. Histórico.


Extracto:[-]

EL FIN DE ARTURO

Siempre le he guardado afecto al Rey Arturo. Especialmente desde la noche en que evitó que me quedase convertido en un pingüino para toda mi vida.

Todo comenzó cuando Merlín el Mago llegó a casa allá a las once de la noche. Venía del baile anual de los Brujos y Brujas, e iba más lleno de vino que un barril. Agitó borracho un dedo en mi dirección y exclamo:

—¡Conviértete en pingüino!

Y me convertí en pingüino. Me contemplé en un espejo. Después de todo, no era un pingüino nada feo. Me arreglé las plumas. Luego me dirigí al refrigerador y me senté en su interior, dispuesto a permanecer allí hasta que a Merlín se le hubiera pasado la cogorza.

Hacia la una de la noche se oyó un atronador golpear en la puerta. Merlín siguió roncando. Los golpes se hicieron más fuertes. Al cabo de un rato se oyó un tremendo crujido y la puerta saltó.

Allí estaba el Rey Arturo, vestido en su traje de lata, agitando una espada y gritando algo incomprensible. Merlín abrió un ojo sanguinolento.

—Es una condenada hora de la noche para ir visitando a la gente —dijo con un débil eructo.

—Merlín, oscuro brujo de innombrables necromancias —comenzó a decir el Rey, agitando dedicadamente su espada—: por largo tiempo has estado siendo una plaga para este bello reino con tus diabólicos hechizos. Al fin he descubierto tu sucia madriguera. Merlín, te quedan escasos momentos de vida.

—Lo peor de vosotros, estúpidos caballeros —se quejó el Mago—, es que no podéis hacer nada sin declamar antes un maldito discurso. ¿Por qué no me matas y te dejas de oratoria?

—No es la peor sugerencia que he oído —observó el Rey Arturo, cortando el aire con un gran mandoble. La cabeza de Merlín golpeó el suelo, aunque el cuerpo del Mago continuó tumbado en el lecho.

Aquí fue cuando los acontecimientos tomaron un cariz favorable para mí: tan pronto como hubo fallecido Merlín, yo recuperé mi forma natural.

Como ya he dicho antes, siempre he sentido afecto por el Rey Arturo. Su clavícula me sirve de excelente palillo…

2 comentarios

  • The Walking City mayo 30, 2011en9:50 am

    Desde luego el diseño de la portada es impagable.

  • Palimp mayo 30, 2011en10:47 am

    Los diseños de las portadas son increíbles sobre todo teniendo en cuenta que estamos hablando del año 1969.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.