MiltonAsh. Manual para desenmascarar pastores evangélicos.

mayo 28, 2014

MiltonAsh, Manual para desenmascarar pastores evangélicos
232 páginas.

De MiltonAsh ya hemos reseñado en estas páginas el primer volumen de su monumental La biblia ante la biblia, donde analizaba con rigor los pasajes bíblicos encontrando las múltiples contradicciones que se encuentran en sus páginas y la moral primitiva y a nuestros ojos modernos brutal que esconde.

En este libro se dedica a hacer lo mismo con los pastores evangélicos, tomando como base los folletos de información de un pastor en concreto, aunque las críticas son extensibles a cualquier tipo de predicador religioso (no hace falta que sea evangélico), ya que por desgracia los argumentos y las falacias suelen ser similares.

Por ejemplo, es común en todos la llamada de atención sobre los malos tiempos que corren:

Son miles de problemas los que afectan a la humanidad hoy en dia. Enfermedades, miserias y conflictos de muchos tipos nos aquejan. La humanidad avanza rápidamente en el desarrollo de las ciencias tecnológicas, sin embargo a pesar de tan grande desarrollo científico el hombre no ha podido remediar la delincuencia, la drogadicción y la desintegración familiar. El hombre de hoy es capaz de transplantar un órgano de un cuerpo a otro… pero no ha podido desarraigar el odio, los celos y las envidias. Cada generación es peor que la anterior. ¿Qué hacer ante tal situación?

Ni el MiltonAsh ni yo estamos de acuerdo con estas palabras y como decía Javier Gomá en una entrevista que escuché hace poco; Si tan mal van las cosas ¿En qué época te gustaría haber vivido? ¿Cual es la mejor época para ser pobre, mujer, o simple ciudadano?. Pero la religión es, en muchos casos, el negocio del miedo y si vivimos en una sociedad sin problemas puede que no nos haga falta ayuda espiritual (y no es casualidad que a mayor bienestar de la sociedad menor vocación religiosa).

Otro argumento muy repetido es el perdón de Dios, y aquí el autor recurre a su larga colección de citas de la biblia donde dios demuestra ser de todo menos compasivo… es difícil defender un dios de amor y perdón cuando sólo hay que leer el libro sagrado para que se nos pongan los pelos de punta.

Dentro de todo adroctinamiento hay que incluir respeto a la autoridad, incluyendo las civiles:

Debemos pues someternos a las autoridades ya que son puestas por Dios, sean civiles, judiciales, o espirituales. (Efe. 5:21-28). Debemos respetar el orden establecido por Dios.
No podemos decir que respetamos a Dios cuando no respetamos su autoridad delegada. Una persona rebelde siempre tropezará y tendrá dificultades con la autoridad delegada de Dios. En la obediencia hay bendición para nosotros, pero la desobediencia acarrea castigo y condenación.

La iglesia quiere corderos, no cabras. E igualmente necesita dinero, de ahí que tenga que reclamar un diezmo. ¿Cómo se camufla esta recaudación? Apelando a su destino, dios:

CARACTERÍSTICAS DE LA OFRENDA:
• 1-Es a Dios.
Pero la recibe y la administra el pastor. ¿A quién se la da? Según sus propias palabras, en un claro desliz de individuo poco listo, se lo queda para él.
• 2.- Es voluntaria.
Pero se condenará quien no la haga: no puede ser discípulo.
• 3.- Es lo primero.
¿Lo primero no es amar a Dios sobre todas las cosas? ¿Es lo primero, es lo mejor, pero es voluntaria?
• 4.- Es lo mejor.
Para quien la recibe, los pastores.
• 5.- Significa reconocimiento a Dios sobre todas las cosas.
¿Para qué necesita Dios alabanzas, ofrendas, diezmos y reconocimientos? Esta es la teología del absurdo, como cualquier otra.
• 6.- Denota sujeción económica al dueño de todo.

Debajo de cada punto, los comentarios de MiltonAsh, aunque sólo leer cosas como que la ofrenda es lo primero es escandaloso en si mismo.

Una labor excelente de desmontaje de argumentos, a la que si le tengo que encontrar una crítica es a la última parte, donde recopila una serie de conversaciones en un chat de internet y que creo se salen un poco de la tónica de la obra.

Para abrir mentes ofuscadas, porque como dice una de las frases de Mark Twain que encabeza un capítulo «Es más fácil engañar a la gente, que convencerlos que han sido engañados».

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.