Magda Bandera. 33 tristes traumas.

abril 19, 2010

Plaza y Janés, 2001. 178 páginas.

Magda Bandera, 33 tristes traumas
Como la vida misma

Magda Bandera fue una de las primeras escritoras de bitácora que conocí virtualmente, me envió uno de sus libros gratuitamente y desde entonces me he seguido encontrando con otros libros suyos en bookcrossing o librerías de viejo.

El último, estos 33 tristes traumas, 33 personas que nos cuentan sus pesares y preocupaciones. El caracter verídico de las confesiones lo hace un libro atractivo. Al menos a mis ojos, convencido de que la vida cotidiana de una persona al azar puede tener tanto interrés como la imaginada por un escritor.

Una única pega; me molestan los quejicas -incluso yo mismo cuando me da el ramalazo- y algunas confesiones más que traumas son quejas algo insustanciales. No se llevará el pulitzer pero a mi me ha gustado.


Extracto:[-]

He aprendido a no desear que me sucedan cosas prodigiosas porque ésas sólo ocurren tres veces en la vida. Pero cuando se cumplen los cuarenta, uno toma conciencia de que el tiempo vuela, de que no es únicamente una frase hecha, y que si tienes cosas pendientes debes hacerlas pronto, porque probablemente ya has vivido más de la mitad de tu vida y lo que te queda va de bajada.

Los cuarenta son siempre un punto de inflexión. No hay que dramatizar y convertirlos en una fecha maldita, pero sí hay que admitir que cuando se cumplen nos afectan. Durante mucho tiempo, significaban que comenzaba la vejez. Ahora es diferente, las mujeres incluso podemos ser madres sin problemas, pero la cifra sigue alterándonos psicológicamente.

Yo he decidido tomármelo por el mejor de los lados. Amis 42, ya he plantado varios árboles y he tenido dos hijos, y, como no creo que escriba ningún libro, lo que tengo que hacer es empezar a pensar más en mí misma. Pero de momento aún estoy reaccionando. Sigo mirando dentro de la cajita de los cuarenta, a ver qué tengo, qué he ido guardando durante estos años, si he sabido aprovechar mi tiempo.

3 comentarios

  • Borgleone abril 20, 2010en11:18 am

    Buenas Juan Pablo…tengo una deuda literaria contraída contigo, no te acordarás, y creo poder saldarla ya. Pero no sé como ponerme en contacto contigo.

    Ya debes tener mi mail al poner este comentario. Quedo a la espera.

    Un saludo y gracias por los «literratos» que me haces pasar

  • Manjo ExLibris abril 20, 2010en1:18 pm

    La verdad es que no esperaba encontrarme con lo que he visto en tu blog, y me ha agradado mucho.
    De todas maneras, quiero agradecerte dos cosas. La primera es que dejaras comentarios. La segunda es que me hayas hecho partícipe de tu deseo por leer el Orlando de Woolf sólo por mi entrada. No puedes imaginar lo orgullosa que hace que me sienta.
    Pásate cuando quieras, yo iré buscándote de vez en cuando, seguro que encuentro cosas fantásticas.
    Un saludo desde Melilla.

  • Palimp abril 20, 2010en2:21 pm

    Pues gracias, yo también acabo de descubrir tu blog y me ha gustado lo que he visto. Me iré pasando (está añadido al reader) y espero seguir encontrando buenas recomendaciones.
    Un saludo desde Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.