Varios autores. Cuentos de caballeros extraordinarios.

marzo 5, 2012

Cuentos de caballeros extraordinarios
Páginas de espuma, 2005. 222 páginas.

Recopilatorio temático de la editorial más especializada en cuentos, que compré en La casa de los cuentos, y que incluye los siguientes:

Audaces
Lucadamo y el último dragón, Juan Sasturain
Una buena negativa para un hada que quiere ser madre, Rene Aviles Fabila
El ángel custodio de Visitación Montera, José Ferrer-Bermejo
El retrato de Drácula, Hernán Lavín Cerda
El sinuoso camino de los mejores, José Gabriel Ceballos

Etéreos
La historia según Pao Cheng, Salvador Elizondo
Fueron testigos, Rosa Chacel
El fantasma, Enrique Anderson-Imbert
El médico encantador, Silvina Ocampo
Sin sol, Rene Poppe
Velonia Tours, Miquel de Palol
Un ángel de alas sudas, Salvador Garmendia

Fabulosos
Los ojos del monstruo, Antón Castro
La verruga, Max Aub
Plenilunio de la muñeca, Vicente Quirarte
La micología, Quim Monzó
El perro, Mario Onaindía
De la vida nocturna de Arpad Vásary, el vampiro de la calle Virgen del Val, Alfonso Sastre

Errantes
Teoría de Dulcinea, Juan José Arreóla
El mejor amigo, Pére Calders
El hijo del caballo, Gregorio Manzur
Corazón frío, Gonzalo Fortea
El hombre migratorio, Guillermo Martínez
El resucitado, Baltasar Porcel
Malturian, Pablo de Santis

Los autores, de altura. Es una lástima -y sé que me tirarán de las orejas- que no recuerde el detalle de casi ningún cuento, salvo que me gustó mucho, porque no he encontrado ninguna reseña en la red. Tengo destacados Lucadamo y el último dragón, El ángel custodio de Visitación Montera, El sinuoso camino de los mejores y El hombre migratorio. Pero en general muy recomendable.

Calificación: Muy bueno.

Un día, un libro (187/365)

Extracto:
En el libro IV de Decadencia del mester de caballerías, anónimo flamenco atribuido a Artús de Foster cuya primera traducción a un vacilante castellano data de Toledo, 1517, se narra la singular y postrera historia de Lucadamo de Sarsfield, último cazador de dragones.
El grueso volumen es la crónica prolija de los ava-tares de una profesión histórica y fantástica a la vez: la caballería medieval. Sus esforzados cultores, protagonistas de heroicos cantares de gesta, desmesuradas sagas y fenomenales libros de aventuras que circulaban de boca en oído y de oído en boca, edificaron durante siglos famas genuinas y apócrifas como las que encandilaron a Don Quijote.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.