Stephen King: una investigación

diciembre 28, 2019

Ha pasado bastante desapercibido, pero en uno de los múltiples mails filtrados a Wikileaks hay unas declaraciones de Stephen King a Steve Collbert, un periodista que estuvo investigándolo durante cuatro años. El objetivo del periodista era demostrar que el escritor utilizaba ghost writers para seguir publicando novelas, basándose en unos comentarios y rumores que había escuchado en el mundillo editorial. Se hizo amigo del escritor con la excusa de publicar una biografía suya. Pero a pesar de que consiguió hackear el ordenador del escritor y acceder a sus correos privados no encontró la prueba que buscaba. En lugar de eso, encontró algo muy distinto. Lo que presentamos es un correo privado del escritor que nunca llegó a publicarse y que está perdido dentro de los archivos de wikileaks, donde Stephen King habla libremente sobre su obra:

Todo lo que he escrito en los últimos años es basura. Basura de la buena, pero basura. No son más que repeticiones de los mismos esquemas de mis primeras obras. Yo estoy harto de hacer siempre lo mismo, pero estoy obligado por contrato. ¡Joder! Si hasta escribí un libro (ser refiere a Misery) para mostrar como me sentía. Creí que no tendrían cojones de publicarlo ¡Y vaya si lo hicieron! Ganaron un montón de pasta. Yo también, claro, pero ¡no todo en la vida es la pasta! También quiero realizarme como escritor… No entiendo como sigo teniendo lectores ¡Si siempre es lo mismo! Ya he dado todo lo que tenía que dar, pero todo el mundo quiere más y más ¡Estoy harto!

Sí, quisieron ponerme un ‘negro’, pero no les dejé… uno tiene su orgullo. Escribo mis novelas ‘normales’ los lunes y los jueves. El resto de días escribo lo que yo quiero. Novelas experimentales, trabajo mucho el lenguaje. Mis influencias son Faulkner y Bernhard. Me edita una pequeña editorial de Brixton, ni siquiera saben quién soy yo, siempre les he escrito con seudónimo. No es la primera vez que lo hago. Hacen tiradas pequeñas, vendo unos mil o dos mil ejemplares. Pero ya tengo una reputación entre los críticos. ‘Riesgo y sensibilidad al servicio de unas historias intimistas y cotidianas que rozan lo universal’ decía la reseña de mi última novela. De la que sólo he vendido 400 ejemplares ¡Todo un éxito!

Ahora lo llevo bien. Sigo produciendo libros que no valen nada, pero estoy contento. Quién sabe, a lo mejor me nominan para algún premio importante ¡Imagínate que me dan el Nobel! Se iban a caer de culo esa panda de cretinos estirados….

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.