Nick Antosca. Pícnic a la luz de la luna.

noviembre 22, 2019

Nick Antosca, Pícnic a la luz de la luna
Orcinny Press, 2017. 212 páginas.
Tit. or. Midnight Picnic. Trad. Hugo Camacho.

La novela empieza con la muerte de un perro y es la antesala de una odisea en la que el protagonista es obligado por el fantasma de un niño muerto a ayudarle en su venganza. En un territorio a medio camino entre la vida y la muerte.

Novela de terror sin demasiados alardes estilísticos pero que cumple su cometido de crear un ambiente tétrico y creíble, unos personajes que escapan de los estereotipos, sin buenos ni malos y una aventura entretenida y con ritmo.

Recomendable.

La pequeña estancia fue en su día la habitación de un bebé. De día aún se pueden ver balancines y caballitos de mar pintados en el papel desvaído de la pared.
No puede ver nada por la ventana, excepto los cortes negros plateados de la lluvia.
El viento sopla con mayor intensidad. Chula, se para, y luego vuelve a chillar.
—Vine a hablar contigo, pero no estabas —dice una voz—. Así que me he metido en la cama a esperarte.
Bram se queda quieto, con un suspiro en la boca.
—Eso parece —responde.
—Me he quedado dormida. No te enfades. ¿Te parece bien?
Piensa en ello. ¿Le parece bien? Ya le ha dicho (tres veces esta semana) que no pueden seguir durmiendo juntos. Es demasiado para él. Sus cambios de humor, su locura, sus ojos hinchados por la mañana… Es demasiado para él, que bastante tiene con su propia vida de mierda.
—Sí, está bien —dice.
Se mete con ella en la cama, desnudo.
—No quiero volver a mi habitación. Déjame dormir aquí.
Él suspira.
—Estás mojado —susurra Marian con voz mo-nocorde. Están apretados el uno contra el otro.
—Mi coche no funciona. He tenido que caminar bajo la lluvia.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.