Matías Candeira. La soledad de los ventrílocuos. Epílogo.

abril 25, 2007

Matias BN2Si piensan que este especial es una especie de colegueo, una sesión de pomada a un amigo, se equivocan. No me gustan los cuentos de Candeira porque sea amigo suyo; he llegado a ser amigo suyo gracias a mi admiración por sus cuentos. Considérenme una groupie.

Aunque sus narraciones puedan considerarse una mezcla de Carver y Cortázar el resultado es totalmente original, en un terreno en el que era difícil hacer algo nuevo. Para conseguir esos ambientes cotidianos pero surrealistas Candeira presta una especial atención al lenguaje. Como está de moda decir, se arriesga -y gana. Por suerte para él, pero sobre todo para nosotros. Tampoco es fácil meter lirismo sin caer en la cursilería, y también aquí acierta de pleno (como lo hacen Pàmies y Tizón).

Nunca me ha gustado puntuar los libros. No hay un barómetro -ni siquiera personal- que nos permita asignar una nota fija e inmutable a un texto. Pero sí que hay preferencias, y así como La soledad de los ventrílocuos está dividida en tres partes, propongo mi particular selección:

Los geniales

Un agujero en mitad de mi mujer
La soledad de los ventrílocuos
El hombre en el barreño
Subsuelo

Los buenos

Cuando se muere la nevera
Insectos
La cabeza
En algún lugar de la calle V (Instantánea)

Los normales

Flores, señor…
Pteranodón
Fuegos en la oscuridad
Todas las posibilidades

Eso sí: no hay ninguno malo. 🙂

Se han quejado en los comentarios de que les pongo los dientes largos con un libro que, de momento, no puede comprarse. Cierto. Pero sí que pueden empezar a saborear alguno de estos cuentos. Pinchando en el enlace de En algún lugar de la calle V (Instantánea) pueden acceder al texto. Y comprando el libro Parábola de los talentos podrán leer Cuando se muere la nevera -y de paso una cuidada selección de autores noveles muy buenos-. La idea es ponerle los dientes largos a algún editor, y que se decida a publicar el libro. Sus lectores se lo agradecerán.

6 comentarios

  • M abril 25, 2007en11:53 am

    Bueno, sin que sirva de precedente (alguien me cortará los machos por esto) os dejo un enlace a una web donde se puede leer «Cuando se muere la nevera». Ahora, eso sí, si queréis leer «El hombre en el barreño» (que con amor de padre yo digo que es como un hermano mayor que va a acabar la universidad, tiene una novia turgente y todo el mundo quiere mucho), ale, ale, a buscar la parábola.

    http://www.certamenfernandoquinones.com/

    (Tenéis que pinchar en «Palmarés» y buscar en «Relato Corto» el texto que se llama retrato de familia (no es el verdadero nombre, pero en su momento no lo pude cambiar).

  • Gatito viejo abril 26, 2007en7:26 pm

    Me ha interesado. Lo voy a leer, de momento en el enlace anterior. Desde luego tiene buena pinta.
    Saludos

  • Laura abril 26, 2007en8:30 pm

    Lo leeré, me has puesto los dientes largos….

  • Palimp abril 27, 2007en1:34 pm

    Esa era la intención, suscitar el interés por un autor que merece la pena. Espero haberlo conseguido.

  • Óscar abril 28, 2007en11:02 pm

    De enlace en enlace he venido a parar en este sitio por primera vez. Me he pasado un rato muy agradable. La recomendación, hasta donde nos han dejado leer, muy acertada. Saludos.

  • Palimp mayo 2, 2007en9:11 am

    Saludos a ti también y gracias por la visita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.