Leopoldo Alas «Clarín». Su único hijo.

abril 27, 2011

RBA 2008. 255 páginas
Leopoldo Alas "Clarín", Obras completas
Escenas de matrimonio

Los clásicos tienen un problema. Siempre hay alguien que te recomienda las últimas novedades literarias, pero pocos los que dicen frases del tipo ‘Tienes que leer a Aristófanes, tío, es buenísimo’. Las grandes obras de la literatura universal tienen una recomendación perpétua, lo que equivale a no tener ninguna.

Por suerte para los tacaños como yo los clásicos siempre están en los mercados de saldo. Como las editoriales no tienen que pagar derechos siempre hay alguna que se anima a editarlos. Con poco dinero te haces una estupenda biblioteca y con un poco de disciplina descubres autores maravillosos.

Lo digo siempre: hay que perder el miedo a los clásicos. El libro-ladrillo se inventó en el siglo XX: toda la literatura anterior puede sufrir en ocasiones de lenguaje florido, pero siempre es inteligible. Si es un clásico tiene todas las papeletas de ser muy ameno.

No recuerdo cuando redescubrí a Leopoldo Alas, pero fue un día feliz. También ha sido una suerte que en la colección Grandes autores hayan publicado su narrativa completa. Si también hubieran publicado sus ensayos hubiera sido la monda, pero eso es ya pedir demasiado.

Su único hijo es la segunda y última novela del autor -el resto las consideraba novelas cortas-. Nos cuenta la historia del matrimonio entre Emma -heredera de una modesta fortuna- y Bonifacio, antiguo escribano de su padre. Motivado más por capricho que por verdadero amor la pareja va degradándose hasta que a la ciudad provinciana llegan unos cómicos. Emma y Bonifacio tendrán sendas aventuras con integrantes de la compañía.

Se ha escrito mucho sobre si esta novela es o no inferior a La Regenta. El mundo que nos dibuja Clarín es sin duda más limitado y los personajes menos complejos, pero no por ello la calidad es menor. Yo me inclino por La Regenta y cada uno tendrá sus preferencias, pero creo que es estéril la discusión. Las dos son muy buenas.

Pueden descargar el libro aquí: Su único hijo. En posteriores entradas incluiré otros enlaces de interés.


Extracto:[-]

Emma Valcárcel fue una hija única mimada. A los quince años se enamoró del escribiente de su padre, abogado. El escribiente, llamado Bonifacio Reyes, pertenecía a una honrada familia, distinguida un siglo atrás, pero, hacía dos o tres generaciones, pobre y desgraciada. Bonifacio era un hombre pacífico, suave, moroso, muy sentimental, muy tierno de corazón, maniático de la música y de las historias maravillosas, buen parroquiano del gabinete de lectura de alquiler que había en el pueblo. Era guapo a lo romántico, de estatura regular, rostro ovalado pálido, de hermosa cabellera castaña, fina y con bucles, pie pequeño, buena pierna, esbelto, delgado, y vestía bien, sin afectación, su ropa humilde, no del todo mal cortada. No servía para ninguna clase de trabajo serio y constante; tenía preciosa letra, muy delicada en los perfiles, pero tardaba mucho en llenar una hoja de papel, y su ortografía era extremadamente caprichosa y fantástica; es decir, no era ortografía. Escribía con mayúscula las palabras a que él daba mucha importancia, como eran: amor, caridad, dulzura, perdón, época, otoño, erudito, suave, música, novia, apetito y otras varias. El mismo día en que al padre de Emma, don Diego Valcárcel, de noble linaje y abogado famoso, se le ocurrió despedir al pobre Reyes, porque «en suma no sabía escribir y le ponía en ridículo ante el Juzgado y la Audiencia», se le ocurrió a la niña escapar de casa con su novio. En vano Bonifacio, que se había dejado querer, no quiso dejarse robar; Emma le arrastró a la fuerza, a la fuerza del amor, y la Guardia civil, que empezaba a ser benemérita, sorprendió a los fugitivos en su primera etapa. Emma fue encerrada en un convento y el escribiente desapareció del pueblo, que era una melancólica y aburrida capital de tercer orden, sin que se supiera de él en mucho tiempo. Emma estuvo en su cárcel religiosa algunos años, y volvió al mundo, como si nada hubiera pasado, a la muerte de su padre; rica, arrogante, en poder de un curador, su tío, que era como un mayordomo. Segura ella de su pureza material, todo el empeño de su orgullo era mostrarse inmaculada y obligar a tener fe en su inocencia al mundo entero. Quería casarse o morir; casarse para demostrar la pureza de su honor. Pero los pretendientes aceptables no parecían. La de Valcárcel seguía enamorada, con la imaginación, de su escribiente de los quince años; pero no procuró averiguar su paradero, ni aunque hubiese venido le hubiera entregado su mano, porque esto sería dar la razón a la maledicencia. Quería antes otro marido. Sí, Emma pensaba así, sin darse cuenta de lo que hacía: «Antes otro marido». El después que vagamente esperaba y que entreveía, no era el adulterio, era… tal vez la muerte del primer esposo, una segunda boda a que se creía con derecho. El primer marido pareció a los dos años de vivir libre Emma. Fue un americano nada joven, tosco, enfermizo, taciturno, beato. Se casó con Emma por egoísmo, por tener unas blandas manos que le cuidasen en sus achaques. Emma fue una enfermera excelente; se figuraba a sí misma convertida en una monja de la Caridad. El marido duró un año. Al siguiente, la de Valcárcel dejó el luto, y su tío, el curador-mayordomo, y una multitud de primos, todos Valcárcel, enamorados los más en secreto de Emma, tuvieron por ocupación, en virtud de un ukase de la tirana de la familia, buscar por mar y tierra al fugitivo, al pobre Bonifacio Reyes. Pareció en Méjico, en Puebla. Había ido a buscar fortuna; no la había encontrado. Vivía de administrar mal un periódico, que llamaba chapucero y guanajo a todo el mundo. Vivía triste y pobre, pero callado, tranquilo, resignado con su suerte, mejor, sin pensar en ella. Por un corresponsal de un comerciante amigo de los Valcárcel, se pusieron estos en comunicación con Bonifacio. ¿Cómo traerle? ¿De qué modo decente se podía abordar la cuestión? Se le ofreció un destino en un pueblo de la provincia, a tres leguas de la capital, un destino humilde, pero mejor que la administración del periódico mejicano. Bonifacio aceptó, se volvió a su tierra; quiso saber a quién debía tal favor y se le condujo a presencia de un primo de Emma, rival algún día de Reyes. A la semana siguiente Emma y Bonifacio se vieron, y a los tres meses se casaron. A los ocho días la de Valcárcel comprendió que no era aquel el Bonifacio que ella había soñado. Era, aunque muy pacífico, más molesto que el curador-mayordomo, y menos poético que el primo Sebastián, que la había amado sin esperanza desde los veinte años hasta la mayor edad.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.