Benito Pérez Galdós. El audaz.

mayo 25, 2012

Benito Pérez Galdós, Obras completas
RBA.

Empecé a leerme las obras completas de Pérez Galdós (tarea inconclusa que me ocupará mucho tiempo) con esta su segunda novela, porque la primera la había leído no hace tanto, y si no me pongo firme a lo mejor me muero sin cumplir mi objetivo. Que este señor escribió mucho.

El audaz del título es Martín Martínez de Muriel, que quiere que las cosas vayan mejor en España y para eso es revolucionario (aunque moderado). Como las revueltas no es una solución que le gustaba al autor, el final no es muy feliz que digamos, aunque nuestras simpatías estén con el protagonista.

Personajes muy conseguidos, leyéndolo me parece que a escritores de ahora que mantienen la novela del XIX les haría falta releer a los clásicos, porque todos respiran. Es una novela muy fresca, de las que más me han gustado de las pocas que llevo leídas de este señor. Crítica a la sociedad y a la religión (inquisición incluída), buen ritmo y buena historia, algo que ya quisieran para sí algunas de las novedades.

Más reseñas y sinopsis aquí: El audaz y aquí: El audaz

Calificación: Muy bueno.

Un día, un libro (268/365)

Descárgalo gratis:

Todas las obras de Benito Pérez-Galdós

Extracto:
-No puedo prescindir de mi inclinación. El prosaísmo no ha entrado todavía en mi cabeza -contestó la apasionada de Meléndez con un mohín desdeñoso-. La verdad es que no hay tormento mayor que la superioridad de cultura y de gusto.
-Yo no sé -observó la de Cerezuelo- de dónde han sacado los poetas esas pastoras que pintan tan finas, con tales vestidos y modales. Yo he vivido en el campo y no he visto en medio de los rebaños más que hombres zafios, tal vez menos racionales que las reses que cuidaban.
-¡Ah!, es mucho cuento la tal poesía pastoril -dijo Engracia, complaciéndose en mortificar a su discreta amiga-. ¿Y cuando se dicen aquellas ternuras y se ponen a llorar junto al tronco de una encina, diciendo tales tonterías que no se les puede aguantar?…
-¡Qué prosaísmo, qué deplorable gusto! -dijo la poetisa en tono despreciativo-. ¡No comprender la sutileza de la ficción! Pero a bien que estamos acostumbrados a oír disparates.
-Pluma, ¿le gusta a usted la poesía pastoril? -preguntó la de Porreño al atontado petimetre, que después del acarreo de doña Bernarda había cogido el suelo con mucha gana.
-¿Qué pienso? -contestó, perplejo entre aparecer prosaico, renegando de la poesía, o incurrir en el desagrado de la viuda, emitiendo una opinión contraria-. Pienso… Es cuestión delicada. El buen gusto de nuestra época -añadió, tratando de pasar por erudito y agradar a todos los presentes-, el buen gusto de nuestra época exige que esa cuestión sea estudiada con detenimiento. Yo he leído a Longo, Anacreonte, Teócrito, Gesner, Garcilaso, Villegas, y es fuerza confesar que hicieron églogas muy buenas. Estos de hoy no les llegan a la suela del zapato; y así, puedo decir que la poesía pastoril me gusta y no me gusta, según y cómo, pues… ya ustedes me entienden.

2 comentarios

  • JP mayo 26, 2012en6:27 am

    Ya leíste «Fortunata y Jacinta» ?. En mi caso he leído varias de las obras de Pérez Galdós y esta que menciono es sin duda la que personalmente me ha gustado más y cada que puedo recomendarla lo hago. Aunque otras también son excelentes como «Doña Perfecta» y «Marianela» pero bueno si me pongo a nombrar las que he leído y me han gustado creo que no acabaría. Saludos.

  • Palimp junio 1, 2012en12:29 pm

    Todavía no, pero caerá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.