Serge Lang. El placer estético de las matemáticas.

febrero 29, 2008

Alianza universidad, 1992. 179 páginas.
Tit. Or. Serge Lang fait des maths en public. Trad. Pedro Jesús Salas.

LangPlacer
Matemáticas asequibles

Tenía ganas de leer este libro por su título. Soy de los que opinan que las matemáticas, y la ciencia en general tienen una belleza comparable a la de una pintura o un libro. Pensaba que encontraría un ensayo sobre este tema, pero no ha sido así.

Se trata de la transcripción de tres charlas divulgativas que el matemático Serge Lang impartió en el museo de la ciencia de París. La primera estuvo dedicada a los numeros primos, la segunda a las ecuaciones diofánticas (en las que sólo interesan las soluciones enteras) y la última a la topología. Su reto era hablar de temas que fueran a la vez entendibles por un público no preparado y que fueran problemas de actualidad en la matemática.

Parece ser que tuvieron bastante éxito y que muy poca gente huyó de las disertaciones (incluso pedían más). Lo que viene a demostrar que si se tratan de una manera atractiva, incluso las materias más complicadas resultan interesantes (y si no, véase la bitácora de Tío Petros).

La decepción por no encontrar lo que encontraba se vio compensada por el interés de las conferencias, con un sólo pero: el ser transcripciones sin elaborar de las charlas la lectura no es demasiado cómoda. Lo que puede resultar divertido o dinámico hablado en el papel pierde mucho de su fuerza.

Un libro entretenido indicado para no matemáticos que quieran acercarse a esta disciplina desde una nueva perspectiva.

Escuchando: Confesiones de un comedor de pizza. Ariel Rot.


Extracto:


Según Plutarco, trabajar para conseguir inmortalizar el propio nombre es un ideal noble. Desde que era joven, esperaba que mi nombre ocupara un lugar en la historia de las matemáticas. ¿No es ésta una motivación tan noble como intentar obtener el premio Nobel?

Es decir, no se trata tanto del honor del espíritu humano como del honor del propio espíritu. Yo creo, más bien, que uno hace matemáticas porque le gusta hacer ese tipo de cosas, y también de una forma mucho más natural, porque cuando se tiene talento para hacer una cosa, normalmente no se tiene talento para hacer ninguna otra y se termina haciendo aquello para lo que se tiene talento, si se es lo suficientemente afortunado para tenerlo. Debo añadir que también hago matemáticas porque son difíciles y es un bello reto para la mente. Hago matemáticas para probarme a mí mismo que soy capaz de aceptar el reto, y ganar.

Por tanto, se hacen matemáticas, pero eso no quiere decir que la gente sea desgraciada, porque el tipo de matemáticas que hacen no sea lo suficientemente bueno como para aparecer en los libros de historia. Por supuesto, todos los matemáticos que conozco son perfectamente felices cuando hacen matemáticas a ese nivel. Se sienten satisfechos con los honores que esto les puede reportar, y por el hecho de dejar un nombre en las matemáticas. Pero yo no diría que ése sea su objetivo cuando se entregan a las matemáticas, sean estas puras o aplicadas.

Si yo les preguntara lo que significa la música, ¿me contestarían: «la manipulación de las notas»? Cuando se hacen matemáticas puras, se hace algo bastante diferente a «manipular». Para aclarar las razones que impulsan a la gente a hacer matemáticas puras, desde un punto de vista estético, voy a ponerles un ejemplo. Para mostrarles qué son las matemáticas, si ustedes no se dedican a ellas, tengo tantas dificultades como si quisiera explicar a un japonés o a un hindú de otra época, que no hubieran tenido nunca contacto con la cultura occidental cómo es una sinfonía de Beethoven o una balada de Chopin. Si se toma a alguien que no ha tenido nunca contacto con la cultura occidental y además es sordo, ¿cómo se le puede explicar cómo es una sinfonía de Beethoven o una balada de Chopin? Es imposible. Incluso si la persona en cuestión no es sorda, y es capaz de escuchar, es casi imposible, si no ha oído antes esos temas varias veces. La música occidental es demasiado diferente a la japonesa o hindú; se toca con instrumentos muy distintos, con otras orquestaciones y ritmos. Hay, por tanto, grandes dificultades para hacérsela comprender a alguien completamente ajeno y, recíprocamente, no es muy frecuente que haya conciertos de Koto o Sitar en París, y cuando los hay, el público es muy reducido.

Hay una dificultad adicional que se produce en todas las situaciones en que entra en juego la estética: a uno le puede gustar una cosa y no otra. Hay gente a la que le gusta Brahms y no le gusta Bach; a quienes les gusta Bach y no Chopin; a quienes les gusta Chopin y no Dowland (compositor inglés de piezas y canciones de laúd de la época de Shakespeare).

¿Cómo se puede hacer que alguien comprenda cómo es una canción de Dowland o una balada de Chopin si no la ha oído nunca? ¡Es imposible! Sin embargo, sería mucho más fácil hacerles oír una pieza musical que hacer posible que ustedes hagan matemáticas, ya que cuando se escucha música se está en una postura pasiva. Uno sólo tiene que dejarse llevar por la estética de la música, mientras que se deja al compositor y al intérprete la parte activa. Para hacer matemáticas, sin embargo, se necesita un grado de concentración mucho más alto y un esfuerzo personal. Más aún, para conseguir que ustedes hagan matemáticas necesito encontrar un tema que sea suficientemente profundo, que sea un verdadero tema de matemáticas, reconocido como tal por los matemáticos…

11 comentarios

  • Vailima febrero 29, 2008en12:54 pm

    Sobre el tema de la belleza en las matemáticas hemos hablado muchas veces Tio petros y yo. Sólo me he dado cuenta de su belleza cuando él me ha sabido transmitir la belleza de un problema, por ejemplo, bien resuelto, a saber, con sencillez y elegancia.
    La belleza está ahí, claro que sí, pero es muy útil (en mi caso absolutamente necesario) que haya alguien que me lleve de la mano y me instruya y que me señale con el dedo y me diga: ¿ves? ahí está.
    abrazos, besos y toda muestra de afecto a «todos y todas»

  • NeverMore febrero 29, 2008en4:57 pm

    Coincido en la belleza de las matemáticas. Si no hubiera tanto analfabeto anumérico, muchos estafadores tendrían que cambiar de trabajo.
    Y como divulgador, mi preferido es John Allen Paulos. Echadle un vistazo a
    http://www.math.temple.edu/~paulos/

  • Helena febrero 29, 2008en5:32 pm

    El extracto es hermoso. Si me hubieran dicho que había belleza en los números cuando iba al colegio, tal vez no me hubiera enemistado con ellas.

    Por cierto, hay un libro divertidísimo que se llama «Planilandia» escrito por un matématico, Edwin H. Abbott, donde los protagonistas son figuras geométricas. Es la historia de un Cuadrado que vive en un mundo de dos dimensiones y no veáis la que se monta cuando la gente habla de la posibilidad de que existan lugares y seres con «tres dimensiones». Más tarde uno ve que no hay nada como viajar para descubrir que realmente el mundo va más allá de lo alto y lo ancho.

    Por cierto, primera vez que entro en el blog, así que… ¡enhorabuena! es muy interesante.

  • Palimp febrero 29, 2008en9:06 pm

    Vailima, para ver la belleza muchas veces hace falta que nos instruyan. Por ejemplo, yo gracias a ti he sido capaz de ver la belleza del arte.

    Nevermore, una buena base científica ayudaría mucho a erradicar falsos mitos. De Paulos tengo pendiente una reseña.

    Helena, gracias por tu visita 🙂 El libro que comentas es muy bueno, lo tenemos disponible en nuestra sección de libros gratis:

    Libros gratis – A

  • Vigo febrero 29, 2008en10:57 pm

    Hubo una noticia que salió hace tiempo sobre un estudio que encargaron a una empresa para que sacara un ranking de las ecuaciones más bellas de la ciencia (supongo que mediante votaciones de una muestra de gente).
    Me hizo gracia porque la ecuación que ganó las votaciones fue la sencilla:
    1+1=2.
    Por detrás quedaron leyes termodinámicas, leyes de áreas, leyes de conservación de la energía, etc…
    Supongo que era una ecuación tan sencilla y a la vez tan rotunda que todos, absolutamente todos, la entendían. La universidalidad y la sencillez eran lo que componían la belleza de dicha ecuación.

  • Vigo febrero 29, 2008en11:43 pm

    No sé, Lang en el fragmento habla de profundidad y no sé si esto choca con la sencillez de la que hablo yo.

  • Palimp marzo 3, 2008en5:29 pm

    No lo creo; en matemáticas hay cosas profundas que son muy sencillas. La ecuación 1+1=2 es más profunda de lo que parece.

  • Jotapé junio 16, 2008en10:07 pm

    En mi opinión el mejor libro de divulgación matemática que he leído (y leo bastante) es «La Música de los números primos» de Marcus Du Sautoy que ha publicado en español Acantilado. Una maravilla.
    Los libros de John Allen Paulos, como comenta NeverMore, también están muy bien aunque unos son mas difíciles que otros. «El hombre anumérico (el analfabetismo numérico y sus consecuencias)» es un buen inicio lleno de ideas para los no tan científicos.

  • Palimp junio 19, 2008en10:23 am

    Había oído buenas críticas de ‘La música de los núneros primos’, que ahora me confirmas. ¿Qué opinas de los libros de William Durham? ¿Alguna recomendación especial?

  • Jotapé junio 19, 2008en10:56 pm

    Leí uno de Durham hace tiempo en inglés, porque en español no he encontrado, y no lo recuedo especialmente. Tienes alguno de sus libros en mente?

  • Palimp junio 20, 2008en3:18 pm

    Estoy pensando en éste, que leí hace poco:

    http://www.flickr.com/photos/34782241@N00/2453193401/

    Me pareció un buen divulgador. Tiene otro anterior que parece que está mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.