R. A. Lafferty. Novecientas abuelas.

marzo 21, 2006

EDHASA, 1980. 211 páginas.
Tit. or. Nine Hundred Grandmothers. Trad. Matilde Horne

NovecientasAbuelas
Imaginación desbordante

Dentro de un género en el que prima la originalidad como es la ciencia ficción hay personas que rompen el molde. Es el caso de Raphael Aloysius Lafferty, un escritor cuyas extravagantes ideas son dificilmente superables. Tenía los dos volúmenes de cuentos de la colección Nebulae en mi extinta biblioteca y gracias a mi flamante lector de libros electrónicos he podido volver a releer el primero.

Los relatos de este volumen son los siguientes:

Novecientas abuelas
La tierra de los grandes caballos
Ginny envuelta en el sol
Toda la gente
La educación primaria de los camiroi
Lenta noche de un martes
Resoplón
Así frustramos a Carlomagno
El nombre de la serpiente
Uno cada vez
Tiempo de visitas
¿Cómo se llama esa ciudad?

Y para que se hagan una idea del estilo ahí va un breve framento:

Cerán Bibueno era un joven y promisorio Experto en Aspectos especiales. Pero como todos los de Aspectos Especiales, tenía una costumbre molesta. No hacía más que repetir la eterna pregunta: ¿Cómo Empezó Todo?
Todos tenían nombres rudos excepto Cerán. Rompehombres Peñanor, Chichón de Leva, Revienta Paredes, George Sangre, Raja Montaña (y cuando Raja dice «Raja» uno raja), Arma Trifulca. Tenían que ser rudos e, instados a elegir, habían adoptado nombres rudos. Sólo Cerán conservaba el suyo… para disgusto de su jefe, Rompehombres.
-¡Nadie puede ser héroe con un nombre como Cerán Bibueno! -tronaba Rompehombres-. ¿Por qué no te pones Tormenta Bronconi? Ese es bueno. O Agalludo Asplanato, Cuchillón Cortafrío, o Navajo Ombligol. Casi no has mirado la lista de sugerencias.

En los relatos de Lafferty aparecen los temas típicos del género; extraterrestres, viajes por el espacio, complicadas maquinarias, nuevas sociedades… pero desde un punto de vista tan estrambótico y surrealista que parecen irreconocibles. En el cuento que da nombre al libro Cerán Bibueno descubrirá un planeta en el que nadie muere; sólo se hace más pequeño ¿Tendrán los habitantes más antiguos información de primera mano de la creación del universo? En ‘Lenta noche de martes’ los humanos han evolucionado tanto que en una simple noche se crean y destruyen fortunas y sistemas filosóficos. Si se mezclan los viajes en el tiempo con el cuento de Perrault Los deseos ridículos se puede obtener algo tang enial como ‘Así frustramos a Carlomagno’ ¿Es un dios el extraño oso de ‘Resoplón’? ¿A qué se debe el extraño vacío que percibe el insigne científico Smirnov?

El genio de Lafferty brilla en las distancias cortas, y aunque algunos cuentos no sean excesivamente brillantes les aseguro que nunca leerán una ciencia ficción tan excéntrica y divertida. Palabra.

(Un día, un libro 344/365)
Escuchando: Compositor confundido. Putumayo Cuba.

7 comentarios

  • Vailima marzo 22, 2006en11:23 am

    muy apetecible. Apuntado queda.

  • jomaweb marzo 22, 2006en4:00 pm

    Pues me has picado, contando con que LAfferty es uno de mis favoritos ¿dónde puedo conseguir el libro electrónico?

    GRACIAS

  • Palimp marzo 22, 2006en5:55 pm

    Espero que no os defraude

  • ana maria septiembre 9, 2007en10:52 pm

    es bueno saber que te lo meten.

  • Palimp septiembre 13, 2007en8:43 am

    ?¿¿?

  • Navarca abril 16, 2010en7:14 pm

    Lo leí estas navidades, y no tiene desperdicio.
    Este tío se reía de todo, y los cuentos son de los más originales que leí nunca.
    Me apetece leer más cosas en español de este autor. ¿Sabe alguién dónde podría conseguir sus libros? Creo que no hay muchos traducidos…

  • Palimp abril 19, 2010en3:04 pm

    Hay poco traducido y menos aún disponible. Ni siquiera en el emule…

    En iberlibro se encuentran cosas:

    http://www.iberlibro.com/servlet/SearchResults?an=lafferty&n=200000228&x=0&y=0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.