Idries Shah. Las ocurrencias del increíble Mulá Nasrudín.

enero 10, 2020

Idries Shah, Las ocurrencias del increíble Mulá Nasrudín
Paidos, 2013. 230 páginas.
Tit. or. The pleasantries of the incredible Mulla Nasrudin. Trad. A.H.D. Halka.

Segundo intento de buscar los cuentos de Nasrudín de mano de este autor y segundo fracaso. La mayoría son chistes, muchos de tradición popular y no sufí, que se encasquetan sin más problema a Nasrudín y a pasar por caja.

Decepcionante.

Idiotas
El Muía Nasrudín transportaba a su casa una colección de ñnas piezas de cristal cuando éstas se le cayeron en la calle. Todo quedó hecho añicos.
Una multitud se aglomeró a su alrededor.
—¿Qué pasa con ustedes, idiotas? —bramó el Muía—. ¿Es la primera vez que ven a un tonto?
¿Qué es una prueba verdadera?
Un vecino de Nasrudín fue a visitarlo.
—Muía, necesito que me preste su burro.
—Lo lamento —dijo el Muía—, pero ya lo he prestado.
No bien terminó de hablar, el burro rebuznó. El sonido provenía del establo de Nasrudín.
—Pero, Muía, puedo oír al burro que rebuzna ahí dentro.
Mientras le cerraba la puerta en la cara, Nasrudín replicó con dignidad:
—Un hombre que cree en la palabra de un burro más que en la mía, no merece que le preste nada.
Refutando a los filósofos
Ciertos filósofos se agruparon y comenzaron a peregrinar de un territorio a otro, entablando eruditas disputas con los sabios locales.
Cuando llegaron al pueblo donde vivía Nasrudín, el gobernador del lugar hizo llamar al Muía para que los enfrentara, pues todos los intelectuales que los habían confrontado antes resultaron siempre vencidos por estos extranjeros.
El Muía Nasrudín se presentó.
—Sería mejor que antes hable con aquellos que han disputado con los filósofos —díjole el gobernador— para que así pueda hacerse alguna idea de sus métodos.
—De ninguna manera —respondió el Muía—: cuanto menos sepa sobre sus métodos de pensamiento, tanto mejor, porque no pienso como ellos y porque tampoco quedaré aprisionado por sus artificialidades.
La contienda se llevó a cabo en un gran salón, ante una multitud venida desde lejanos y cercanos lugares.
El primer filósofo se adelantó para iniciar la controversia:
—¿Cuál es el centro de la Tierra? —le preguntó al Mulá.
El Mulá señaló con su lápiz el lugar donde estaba su burro:
—El centro exacto de la Tierra es el centro del sitio sobre el cual mi burro tiene su pata.
—¿Cómo puede probarlo?
—¡AI contrario, rebátalo usted! Consiga una cinta de medición.
El segundo filósofo preguntó:
—¿Cuántas estrellas hay en el cielo?
oe inmediato replicó:
—exactamente la misma cantidad de pelos que tiene mi rurrc. Quien no lo crea, está en libertad de contar unas y otros.
El tercer filósofo dijo:
—¿Cuántas son las vías de la percepción humana?
—No es difícil —dijo Nasrudín—¡ exactamente tantas como pelos hay en su barba y si usted quiere se las demostraré una por una, mientras se los vaya arrancando.
—También son tantas —continuó— como pelos tiene la cola de mi burro.
Los filósofos consultaron entre ellos y concluyeron que sus especulaciones teóricas no resistían pruebas lógicas o cuantitativas y de común acuerdo se enrolaron como discípulos de Nasrudín.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.