Daniel Veronese. Mujeres soñaron caballos.

junio 16, 2020

Daniel Veronese, Mujeres soñaron caballos
Centro dramático nacional.

Obra de teatro asfixiante en el texto y en la puesta en escena.

El argumento es tan sencillo como irrelevante: la reunión. Una familia se une para comer y, a lo largo de una hora y cuarto, salen a la luz todos los sentimientos que hasta entonces contenía una presa invisible. En esta pieza hay una energía contenida, un revolver cargado de insatisfacción y violencia. La sencillez de la rutina y la miseria cotidiana le sirven para hacer creíble el desmoronamiento de una familia. […] Tres hermanos, Rainer, Roger e Iván, vertebran esta reunión familiar. Les unen frágiles lazos. Y en esa cadena, los eslabones más frágiles son sus mujeres. (Miguel Ayanz, ‘La Razón’, 05-05-2007)

Comentarios: Mujeres soñaron caballos

Ulrica.- (Larga pausa. Ella lo mira duramente). Treinta.
De pronto los jinetes miran hacia la ventana y ven a la mujer asomada. Las miradas se encuentran. Todo se detiene. Nada más que dos segundos, tres, que en…
Rainer.- (Adelantándose). Sí, sí, que en cine es mucho.
Ulrica.- (Larga pausa. Ella mira con fastidio a Rainer). La mujer comienza a transpirar. Pero los jinetes le sonríen, la saludan con sus gorras y siguen de largo sin imaginar lo que ha pasado en esa habitación. Ella ahí se relaja. (Pausa). Las camisas de los hombres tam-
bién están sudadas. En las axilas. Todo debajo del brazo marcada la zona, lo que se llama comúnmente…
Rainer.- La aureola. (A todos). Bueno…
Ulrica.- El hecho es que esos jinetes profundamente marcados por la violencia que día a día deben ejercer se vuelven en ese momento para la mujer, personas confiables y queribles. La mujer siente deseos de ellos. De aparearse con ellos.
(Prende otro cigarrillo. Pausa. Intencional-mente a Rainer). Cuando hablo de la mujer, se entiende, Rainer, que me estoy refiriendo a esa mujer del guión que está presenciando esa hermosa escena irreal de los jinetes, ¿no?
Rainer.- Claro, mi amor, que se entiende.
Ulrica.- (Pausa. Mira a Betuna). Irreal, digo, Betty, por lo estática de la posición de los jinetes, sobre todo si tenemos en cuenta que los caballos están en marcha por la calle, por el adoquinado. ¿No?
Rainer.- Como guión es magnífico, ¿no? Pura imagen.
Ulrica.- Claro. Ahí está. Porque hay un detalle que estoy obviando y creo importante: Los
animales se bambolean bastante por el adoquinado. Entonces pienso que se podría tomar desde atrás las enormes y sensuales ancas de los caballos bamboleándose. Eso pensé también. No sé. ¿Te gusta, Betty?
Bettina.- Eh… sí, sí… Ulrica.- Entonces no sé.
Bettina.- (Pausa. Roger se prepara para salir de la habitación). Bueno… Ya va a estar la comida. Si no os dais prisa, Roger, va a ser mejor que lo dejemos…

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.