Visita del Papa a Barcelona

noviembre 6, 2010

Creo que mañana viene el Papa de visita por Barcelona y aunque se dice que vivimos en un país católico -aunque nadie vaya a misa- a mucha gente no le hace ninguna gracia.

Se había organizado una concentración de besos de gays, lesbianas y heterosexuales que se ha censurado repetidamente en facebook:

Censura de Facebook a una besada gay contra el Papa

Estas manifestaciones me gustan, pacíficas y a la vez molestas para los que tienen las ideas algo trasnochadas. En la misma línea van estas modificaciones que vi el otro día por la calle en unos carteles de la visita (hay que fijarse en las manos del Papa):

IMG_20101103_164014
IMG_20101103_164024

Algunos aprovechan y piden que el Papa vaya por el litoral:

Su santidad

En referencia a la petición de muchos vecinos de que las obras del túnel del AVE no pasaran por la Sagrada Familia. El siguiente vídeo, muy gracioso, toca bastantes temas:

Acabo con esta viñeta que hace referencia al asunto Sánchez Dragó:

Preparando la visita

5 comentarios

  • Mer noviembre 7, 2010en3:25 pm

    Yo creo que prueba de que somos un país demasiado, aún, católico, es esa especie de necesidad por demostrar que no lo somos y hacer públicas manifestaciones de rechazo.
    Yo no soy católica pero no me opongo a que el Papa vaya donde quiera y les sigan los que lo deseen, mientras que nuestra legislación se siga manteniendo laica. El matrimonio homosexual está permitido, el preservativo también…qué importa si el Papa y sus fieles no están de acuerdo, ¿es que debemos convertirlos? El respeto -que no quita que se pueda hacer humor,pero sin caer en el simplismo ofensivo de, por ejemplo, ese cartel- es algo que hay que mantener, sin rebajarse a la altura de la publicidad religiosa más demagógica y fundamentalista, que también la hay.

  • Palimp noviembre 8, 2010en1:15 pm

    Somos un país demasiado católico por el poder que todavía tiene la iglesia a pesar de que la gente cada vez cree menos y lo poco que hace lo hace por tradición y no por espiritualidad. Nuestra legislación será laica, pero la iglesia recibe bastantes subvenciones, la educación sigue en gran parte en manos religiosas y aunque las leyes digan una cosa la realidad es otra. También la constitución dice que tenemos derecho a una vivienda y a un trabajo, y estamos como estamos.

    Yo soy partidario de dar a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César, es decir, que aunque soy ateo también me la trae al fresco si el Papa viene o se va. Pero el tema aquí no es convertir a sus fieles, sino protestar porque la iglesia no vive y deja vivir.

    Si la iglesia dijera a sus fieles: no seáis homosexuales y no abortéis, y dejaran al resto en paz, a mí me molestarían estas muestras de rechazo. Pero cuando la iglesia moviliza a sus fieles para que se manifiesten en contra del matrimonio gay y monta campañas pro-vida y mueve sus hilos para que la legislación sobre el aborto sea lo más restrictiva posible entiendo que como ciudadano tengo el derecho de protestar.

    Si un dictador sanguinario viene a Barcelona es comprensible que hayan manifestaciones en su contra. El Papa es el lider de una organización que alberga y protege en su seno a violadores y pederastas, que fomenta el aumento de la natalidad en paises de escasos recursos y que prohibe el preservativo en un continente donde el SIDA es una pandemia, condenando con eso a muchas personas a la muerte, y que además se cree con el derecho de decirme como debo vivir. Teniendo estas cosas en cuenta me parece que se le tiene demasiado respeto.

  • elveidedalt noviembre 9, 2010en2:23 am

    Estic amb tu, Palimp. Una cosa és el respecte a un dignatari religiós. Una altra que no manifestem al rebuig de qui precisament rebutja la llibertat d’opció religiosa, sexual, familiar,…i pretén doanr lliçons de moralitat quan no la tens. I no respecta opcions diferents a la seva. Però això serveix per catòlics recalcitrants, musulmans radicals, sionistes radicals, etc. O sigui: la religió mal entensa és la culpa de molts dels mals del món.

  • Palimp noviembre 10, 2010en12:57 pm

    Efectivamente, aunque soy ateo respeto cualquier religión. Pero que me respeten a mí también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.