Recuerdo

noviembre 1, 2005

A veces se te cierran los ojos, conduciendo. No te das cuenta y el sueño te atrapa. Unos segundos pueden ser suficientes para tener un accidente. Recomiendan descansar, echar una cabezadita. En el banco, como cuando de niño te sentabas al sol, y cerrabas los ojos, tostándote en silencio y pensando ‘si tuviera el poder de…¡spiderman! iría a la escuela saltando de edificio en edificio’. Cierras los ojos y piensas. Si tuvieras el poder. Si se pudiera volver atrás en el tiempo. Avisar, pegar un grito. Lo imaginas, y casi lo ves, a tu lado, tomando una cerveza. Pero la realidad llama, la alarma del móvil que tú mismo has puesto, un sonido insistente, y antes de despertar del todo te despides de tu primo, al que no volverás a ver.

4 comentarios

  • Cristina noviembre 2, 2005en1:04 am

    Lo siento muchísimo. Un fuerte abrazo.

  • Vailima noviembre 2, 2005en1:50 pm

    Lo siento, de verdad.
    Un abrazo

  • Apolo noviembre 2, 2005en6:06 pm

    Un abrazo.
    Pedro.

  • Palimp noviembre 2, 2005en11:54 pm

    Gracias a todos. Ocurrió hace ya algunos años, pero hay cosas que son dificles de olvidar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.