M. Dolors Madrenas. Va de broma?

julio 16, 2008

Edicions 62, 1999. 254 páginas.

VadeBroma
Aproximación a la parodia literaria

La parodia es un género que me encanta, la famosa Guía del Dragonstopista Galáctico al Campo de Batalla Estelar de Covenant en el Límite de Dune: Odisea Dos me arrancó muchísimas carcajadas, y me confieso seguidor de películas como Hot shots. Series como Los Simpson o Futurama recurren con gran acierto a ella en muchos de sus episodios.

Por eso un libro que trate el tema de la parodia literaria me resultaba tremendamente atractivo pero ¡oh sorpresa! más que un ensayo es un libro de texto, con breves reflexiones iniciales y muchos ejercicios para el alumnado. Para un profesor resultará muy útil, pero para un lector como yo ha resultado decepcionante.

Aún así el libro abarca un campo considerable (novela, cuento popular, poesía, teatro, crítica…) y los pocos ejemplos son suficientes para arrancar unas carcajadas y para pedir encarecidamente que alguien escriba un buen tratado sobre el tema. Si es posible, con muchos ejemplos.

Escuchando: La Farlopa Del Cajón. El gitano de Balaguer.


Extracto:[-]

Bueno, y aquí estoy yo con mi primer trabajito interviuvista; porque es lo que yo me he dicho: planchas, no. Antes de llevarlo al periódico quiero leérselo a unos cuantos amigos, y mejores amigos que ustedes…

Claro que ya habrán ustedes supuesto con quién he simulado mi primer interviú: he interviuvado a nuestro padre Adán. Yo quería que mi primer trabajo fuese un trabajo de verdadera altura, y me dije: mayor altura que el Paraíso… (Ríe.)

Me río, porque yo le pregunto a Adán en la interviú.

—¿Cuándo nació usted?

Y él me contesta:

—Yo nací a los veintitrés años.

Y esto es una verdad como una mezquita. Adán nació a los veintitrés años. No sé si esto lo dice el Pentateuco, pero si no lo dice el Pentateuco, lo digo yo, y es de una lógica que lamina, porque ¡caramba! Si Adán nace como un crío cual quiera, figúrense ustedes qué espanto. Sin madre, sin nodriza, sin una persona que le diese los indispensables biberones… ¡Un horror! Y con la de animales que había en el Paraíso. Porque hoy día, y gracias a los medios de comunicación, los animales están más repartidos, y hay animales en todas partes; pero entonces…
Pero lo más interesante de la interviú es cuando yo le digo a Adán: «Hábleme usted de Eva», y coge Adán una silla para pegarme un silletazo. Porque, ustedes no me crear1′ pero yo juraría que la causa de todas las desgracias que llovieron sobre el pobre Adán la tuvo la socia que le impusieron a la trágala.
[…]

—¿Cuándo vio usted a Eva por primera vez, amigo Adán?

—Verá usted: yo me había dormido a la sombra de un guindo, y cuando abrí los ojos vi que, como a dos metros, había una señora metida en carnes, con las manos en el cogote y bailando esa danza que llaman de la cadera.

—¡Caracoles, qué raro!

—Yo me dije al verla: «Esta tía está loca»; y me levanté como para irme, y va ella y se me pone delante y me dice guiñándome un ojo: «¿Te la digo^resalao?» Aquello me hizo gracia, y como yo, en realidad, necesitaba una doméstica, le dije: «Bueno, mujer, quédate.» Pero bien me pesó, ¡bien!

—Sí, ¿eh?

—Calle usted, hombre. No tiene usted una idea de los disgustos que me proporcionó. Sisaba; hacía rabiara los perros; andaba siempre detrás de los pollos; metía los toros en el gallinero para asustar a los gallos; coqueteaba con los elefantes, y me engañaba de una manera que no había derecho. Casi todas las tardes me decía que me había guisado un carnero, y luego me daba cada mico…

—Bueno; pero lo de la manzana…

—¿Qué manzana?

—¿Eh? ¿Pero a ustedes no les echaron del Paraíso porque comieron de las manzanas prohibidas?

—No, señor; si la fruta prohibida no era la manzana; era el coco.

—¿El coco?

—Sí, señor. ¡Anda! Y poco miedo que le tenía yo al coco.

—¡Caramba! ¿ Y por qué lo comió usted?

—Porque no hay que darle vueltas, caballero; como una mujer se empeñe en una cosa… En fin ya usted las conoce. Eva se levantó una mañana diciendo: «Este tío prueba el coco», y probé el coco, y además me gustó muchísimo el coco; cada cosa en su sitio.

2 comentarios

  • Dorón Benatar julio 16, 2008en8:18 pm

    Siento recurrir a este medio para llegara a vosotros pero no encuentro ningún perfil en la pág.
    Después de año y medio de arduo trabajo he logrado publicar mi libro Doron Benatar y el libro de los nombres muertos, editorial El Tercer Nombre y que por fortuna fue presentado el pasado 9 de junio en el propio Círculo de Bellas Artes siendo apadrinado por los periodistas y escritores Juan Cruz y Clara Sánchez y presentado por el alcalde de Madrid Alberto Ruiz-Galladón. No ha cumplido un mes y ya está en marcha la segunda edición porque sorpresivamente se está vendiendo de boca a oído y está siendo enfáticamente recomendado por quienes lo leen. No es casual que la presentación del libro tuviera lugar en el Círculo de Bellas Artes ya que allí precisamente, en una mesa del café, es donde Dorón Benatar, detective privado -existencial- tiene instalado su «oficina» con la complicidad de un camarero con igual vocación detectivesca.

    Dorón Benatar es un tipo curioso, se convirtió en detective privado titulado siendo doctor en filosofía pero cansado de hacer suplencias en colegios ricos con alumnos solo preocupados por su pelo, su ropa y su móvil. Sus casos son intrascendentes hasta que se ve metido en la recuperación de un ejemplar único de la versión toledana del Necronomicón del siglo XVII robado a la familia Toledano. Inmerso en la investigación del robo, se verá envuelto en una espiral de intereses de sectas, sociedades secretas y bandas callejeras dispuestas a todo por obtener la posesión del libro. Pero no solamente la trama de la historia es atrayente, el personaje es si mismo y el entorno en el que se recrea la acción también forman parte del atractivo del libro porque en el describe Madrid y ¡De qué forma!
    Además, como judío madrileño que es, de madre askenazí y padre sefardí, salpica la acción con el discurrir cotidiano de una familia judía madrileña de nuestro tiempo y deja pequeños posos de la tradición cultural hebrea en forma de deliciosos relatos. Si está en vuestra mano ayudarme publicando una breve reseña os lo agradeceré eternamente. Saludos Aída Berliavsky
    http://doronbenatar.blogspot.com/
    http://www.doronbenatar.com/

  • Palimp julio 18, 2008en12:16 pm

    Queda dicho. Si nos haces llegar un libro, con mucho gusto lo reseñaremos aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.