Liv Strömquist. No siento nada.

enero 7, 2022

Liv Strömquist, No siento nada
Reservoir books, 2021. 180 páginas.
Tit. or. Den rödaste rosen slar ut. Trad. Alba Nerea Borja Pagán.

El amor en los tiempos del consumismo narcisista. Un ¿cómic? para reflexionar sobre la sociedad actual y sus nuevos hábitos. No iba a poner comentario en este cuchitril porque a los cómics últimamente les dedico dos líneas en goodreads y a correr, pero me ha hecho dar tantas vueltas a las cosas que comenta que escribiré algo por aquí.

Primero las críticas. Me habían dicho que era denso. Lo es. Yo no lo veo para formato cómic. No creo que los dibujos aporten nada al tema y se me ha hecho muy cuesta arriba leer tanto texto en tipos de letra artísticos y medio apelotonados. Hubiera preferido, ya que hay tanta información para exponer, texto normal con alguna ilustración de vez en cuando.

Se incluyen abundantes citas de otras pensadoras y sociólogas, lo que no está mal, pero he echado de menos más posicionamiento por parte de la autora. La tesis -creo- es que en estos tiempos el amor se ha convertido en un bien de consumo más y ha perdido la magia y el arrebatamiento de antaño. Dibuja un par de historias de amor tormentosas de antes y uno se pregunta ¿Esto es lo que desea la autora? ¿Volver a los amores románticos y atormentados? Porque si es así conmigo que no cuenten.

Se critican las nuevas páginas de contactos que nos hacen rellenar una ficha con las características deseadas para la pareja porque convierten al otro en producto, en vez de dejarnos llevar por la intuición y dejar que surja la magia. Y no digo yo que no, pero lo que triunfa ahora es el Tinder en el que lo único que vale -y ha valido casi siempre y seguirá valiendo- es la imagen y que te de al ojo. Y el Tinder sigue convirtiendo el amor en un bien de consumo.

Me ha recordado mucho a Sonríe o muere, pero donde en aquel se criticaba al pensamiento positivo pero no para lanzarnos en las garras del pensamiento negativo, sino para ser optimistas pero realistas, en este caso parece animarnos a que nos lanzemos a la piscina del amor vestidos y sin guardar la ropa. Estoy de acuerdo con muchísimas de las cosas que se comentan, pero creo que es posible entregarse, aceptar al otro, querer construir un proyecto de futuro sin hacer drama.

Pero cualquier cómic que te haga pensar tanto, sea a favor o en contra, es una lectura estimulante y muy recomendable. Para sentarse en grupo y debatir horas.

Bueno.

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.