José Antonio Millán. Nueva Lisboa.

enero 4, 2008

Editorial Alfaguara, 1995. 352 páginas.

José Antonio Millán, Nueva Lisboa
Sherezade virtual

En algún sitio de esta bitácora he comentado mis despites con los nombres de los escritores. Este libro lo compré pensando que era de Juan José Millás -hay que ser zoquete- pero siempre acabo teniendo suerte. Es un libro que vale la pena.

En un futuro lejano la humanidad ha preferido vivir en un entorno virtual simulado olvidando la realidad. Pero el último hombre sobre la tierra se enfrenta a la inteligencia artificial que controla el mecanismo. Puede acabar de sellar el pacto y dejar que toda la humanidad siga en sus sueños felices o elegir la vida real. Para ayudarle a tomar esa decisión el sistema artificial lo introducirá en un laberinto de historias.

La estructura del libro es la de las muñecas rusas: dentro de cada historia hay otra historia. Un navegante espacial narra sus desventuras en un planeta en el que era rey y una mujer le entretenía leyendo un libro en el que por casualidad aparece la historia de una mujer que entra en una realidad virtual -la Nueva Lisboa del título- y después de ciertas aventuras se pone a ver una película sobre una persona que viaja en el tiempo cada día que intentará que un escritor acabe una novela que… Todas las historias irán cerrándose dando respuesta a la pregunta del protagonista.

El tema de fondo siempre es el mismo: la realidad frente a lo virtual. En un sentido amplio, también la literatura construye un mundo virtual en el que podemos vivir. La novela es buena, es la segunda vez que la leo y me ha gustado tanto como la primera vez. Es una pena que José Antonio Millán no sea más prolífico, aunque siempre podemos visitar su página web y su bitácora El futuro del libro.

Escuchando: Hello Heavenly. Keziah Jones.


Extracto:[-]

La Nueva Lisboa que le había correspondido estaba a seiscientos kilómetros al norte, pero en su mismo distrito, de modo que un trayecto normal en el Tubo le pondría a sus puertas.

El azar le sentó al lado de un rodos, o al menos de alguien que llevaba el pelo como uno de ellos, y le miraba con ojos muy abiertos. No tardó mucho en descubrirse como un asiduo del Caldo.

—Con ésta llevaré, si Dios quiere, diez veces que me mojo.

—Vaya…

—Sí, y además he quedado con varios amigos allí. Se mojarán unos en Nueva Lisboa II, otros en la III; hemos sincronizado nuestras entradas. Somos amigos de Salto. Saltamos juntos desde hace años, empezamos en Johannesburgo. Usted sabe, el I es el africano.

Sonia contestó que ésta era su primera vez. No mencionó los largos años de ahorro, ni la noche, hacía varios meses, en que ella y su marido arrojaron la moneda al aire (y con frecuencia pensaba que habría sido mejor perder). Pero su acompañante, con tantos saltos, ¿no sería un millonario?, o tal vez había ganado puntos de una partida para otra.

—Ah, pues es algo delicioso —le animaba ahora—, tan real. Y quien pueda procurarse algunas cosas, pues ahí tiene el Ocho… Allí no hay peligro, ¿sabe? ¿Cómo va a haberlo? Algunos alquilamos automóviles, incluso, y corremos —se frotó las manos—. Y luego el Juego, claro. He buscado la cartera —Sonia conocía la variante más antigua del Juego, «La cartera perdida»—, pero confío en que esta vez sea algo cooperativo, como «Detrás de Rita»; mis amigos y yo vamos a formar equipo. Tenemos una cita en un viejo bar: ¡tranquiliza saber que todo permanece como lo dejaste, salto tras salto! Pero a alguno ni le conoceré. Ya sabe; es como en el Paraíso: a lo mejor resulta que el bienaventurado de al lado es tu esposa, pero permanecéis ajenos. Más de uno ya habrá acumulado bonificaciones exteriores, y te lo encuentras más alto, moreno, con todo el pelo —y se reía tapándose la boca: no llevaba mascarilla—… Claro que si el sesgo es individual nos convertiremos en rivales.

El Tubo zumbaba y se notaba el olor acre de las grandes aceleraciones. Sonia preguntó, bruscamente:

—¿Duele?

—En ningún momento, lo más doloroso fue eso —y señaló su cuero cabelludo. No se veía, claro, pero allí es donde debían de haberle implantado, una y otra vez, las diminutas unidades de conexión—. No es dolor, es desconcierto, o algo parecido a la sensación de estar borracho, o entrando en un sueño. Uno ve las calles, la gente; puede tocar incluso una verja de hierro: está fría y dura. Pero uno sabe que no es de verdad… O lo sabe al principio; luego, todos nos olvidamos: ¡hay tanto que hacer!

Sonia puso cara de concentración, esperando que fuera freno suficiente para su compañero de asiento, y recordó cuando, hacía veinte años, había comenzado el Campo. Puede que incluso presenciara por el canal la apertura de la Nueva Lisboa I, en Johannes-burgo. Recordaba haber visto en la pantalla el colosal monumento de ingeniería que había sido su sede: la Columna, luego replicada a escala menor en cada una de las Estaciones.

xxi. ¿PUEDO HACER LO QUE QUIERA EN EL CAMPO?

Durante la simulación se suspenderá temporalmente la vigencia de determinados artículos del Código Penal (véase la relación adjunta). Esto tiene por objeto animar las incidencias del Juego, pero cualquier abuso que se cometa fuera de este marco conducirá a penalizaciones. Determinadas acciones dispararán el mecanismo de retorno automáticamente, sin perjuicio de ulteriores sanciones.

XXII. LO QUE HAY QUE OBEDECER

Cualquier indicación u orden que aparezca marcada con el característico resplandor azulado deberá ser cumplida lo antes posible.
Todas las pistas o indicios propios del juego le llegarán por vía normal, y su seguimiento o no queda a la estrategia del jugador.

4 comentarios

  • José Antonio Millán enero 4, 2008en5:12 pm

    Gracias por tu comentario. A quien le interese la obra, puede conseguirla de muchos modos (incluso gratis) 😉 aquí: http://jamillan.com/lisbodes.htm

  • Palimp enero 5, 2008en2:32 pm

    Gracias a ti por el enlace ¡y por escribir un libro tan delicioso!

  • sfer enero 8, 2008en6:00 pm

    Uay! Esta reseña no me la leo… Me la guardo para más adelante.
    ¿Por qué será? Je je…

  • Palimp enero 10, 2008en12:19 pm

    Puedes leerla, que no hay spoilers 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.