John Wyndham. Las crisálidas.

diciembre 12, 2006

Ediciones Guadarrama, 1976. 244 páginas.
Tit. Or. The Crysalids. Trad. Ángel García Fluixá.

John Wyndham, Las Crisalidas
Telepatía postapocalíptica

Este libro fue apadrinado por Omanero, empeñado en que la ciencia ficción tuviera su representación dentro del esclavo lector. Le costó un poco llegar a los primeros puestos, pero llegó. De Wyndham ya había leído El día de los Trífidos, que antes había conocido en tebeo.

Estamos en un típico futuro post apocalipsis. Nuclear, por lo que parece. La gente vive en pueblos pequeños, muy religiosos, y vigilan la pureza genética de cosechas, ganado y personas para evitar monstruosidades.Cualquier desviación es considerada una blasfemia y debe ser destruida. En este ambiente vive David, un chico normal, sin aberraciones visibles, pero que tiene un don especial que deberá ocultar: es telépata.

En los Trífidos Wyndham quería mostrar como una catástrofe planetaria podía cambiar la vida de la gente, y como pasaríamos a ser dueños de nuestro propio destino pese al desastre circundante. Las crisálidas nos hablan, principalmente, de la intolerancia religiosa y del miedo a lo extraño. Dibuja personajes temibles en su incapacidad de perdonar lo que consideran ofensivo a Dios, y uno se sobrecoge ante tanto fanatismo.

Pero pasada la mitad del libro el asunto no da para más y se diluye en una aventura descafeinada con un final feliz deux-ex-machina que no aporta nada al libro. Un final decepcionante para un libro que prometía más y que se queda en un entretenimiento sin pretensiones. Para blasfemar contra la religión y pasar el rato.

Descárgalo aquí:

Wyndham, John – Las Crisalidas.pdf

Escuchando: Soy un hombre enfermo. Los Deltonos.


Extracto:[-]

En aquella época fue cuando pasé de un período de placidez a otro de acontecimientos sucesivos. Sin embargo, no había mucha razón para ello; quiero decir que sólo unos pocos de los eventos estaban relacionados entre sí: era como si un ciclo activo se hubiera puesto en marcha, como si una temporada de tiempo diferente hubiera comenzado.

Supongo que si el primer incidente fue mi encuentro con Sophie, el segundo fue el descubrimiento que hizo tío Axel acerca de mí y de mi media prima Rosalind Morrón. Sucedió que él —y tuvimos suerte de que fuera él, y no otro— me sorprendió cuando estaba hablando con ella.

Debe haber sido el instinto de conservación lo que nos había hecho mantener el secreto entre nosotros, porque no teníamos ninguna sensación activa del peligro; tan poco contaba yo con el riesgo, que cuando tío Axel me encontró detrás de un almiar hablando aparentemente solo, apenas me molesté en disimular. Cuando, al mirar de reojo, me di cuenta de que había alguien y me volví para ver quién era, él ya llevaría allí un minuto o más.

Tío Axel era un hombre alto, ni delgado ni gordo, pero sí fuerte, y con aspecto de persona habilidosa. Había veces en que, al observarle en el trabajo, solía pensar que sus curtidas manos y brazos tenían algún tipo de parentesco con la pulida madera de los mangos que utilizaba. Estaba de píe en su forma acostumbrada, cargando mucho de su peso sobre el grueso bastón que usaba a causa del pésimo entablillado que le hicieron cuando se rompió la pierna en el mar. Al fruncir ligeramente el

ceño, se estrecharon aún más sus espesas cejas que ya empezaban a blanquear, pero los rasgos de su curtido rostro mostraron cierta diversión al observarme.

—Bueno, bueno, Davey —dijo—, ¿ya quién hablabas con tanto gusto? ¿Era a las hadas, a los gnomos, o sólo a los conejos?

Me limité a mover negativamente la cabeza. Se aproximó cojeando, se sentó junto a mí y cogió del almiar un tallo de hierba para masticarlo.

—¿Te sientes solo? —me preguntó.

—No —contesté.

Volvió a fruncir ligeramente el entrecejo, al tiempo que sugería:

—¿Y no sería más divertido que charlaras con alguno de los otros niños? Yo creo que eso resultaría más interesante que sentarte aquí solo y hablar contigo mismo.

Vacilé un momento, pero luego, como se trataba del tío Axel y de mi mejor amigo entre los adultos, respondí:

—Pero si ya lo hacía.

—¿Hacías qué? —quiso saber asombrado.

—Hablar con uno de ellos —repliqué.

Desconcertado, arrugó otra vez el ceño.

—¿Con quién? —preguntó.

—Con Rosalind.

Hizo una pausa, me miró con más intensidad y observó:

—Pues no la he visto por aquí.

—Oh, ella no está aquí —expliqué—. Está en su casa… bueno, cerca de su casa, en una casita secreta que construyeron sus hermanos en el bosquecillo. Es uno de sus sitios predilectos.

A lo primero no fue capaz de captar el significado de lo que le decía, hasta el punto de que me contestó como si fuera un juego de adivinanzas. Pero después de que intenté explicárselo durante un rato, se quedó callado, miró fijamente mi cara mientras yo hablaba y luego su rostro adquirió una expresión muy seria.

10 comentarios

  • Omanero diciembre 12, 2006en12:34 pm

    ¡Ay, blasfemo! ¿Cómo osas decir eso de Wyndham?

    Que sí, que lo sé, siempre empieza bien y acaba regular o francamente mal, como Kraken acecha y los mismísimos trífidos. Mejor desenlace -aunque no para tirar petardos- tiene Los cuclillos de Midwich, aunque reconozco que más de uno se puede sentir intimidado por las dos películas que son malas -peor la segunda que la primera-. Y, por cierto, me extraña que de los trífidos no haya ninguna película -hasta donde yo sé-.

    Lo que más me gusta de Wyndham es -como creo que también le pasa a Ballard- ese saborcillo que tiene a ci-fi añeja que todavía no sabía nada de comlogs, espaciopuertos o realidad virtual que me cansan, definitivamente. Es cierto que hay que tragar carros y carretas con Wyndham: se saca de la manga soluciones que parece que no encajan con el resto de las novelas. Pero me sigue gustando, aunque objetivamente le vea un pero detrás de otro.

  • MeZKaL diciembre 12, 2006en3:48 pm

    The Day of the Triffids (1962)

    Con la típica portada de la época.

    http://www.imdb.com/title/tt0055894/

  • Omanero diciembre 13, 2006en7:45 pm

    Pues no tenía ni idea. Gracias por el enlace. ¿Alguien la ha visto?

  • Mr. chick-pea diciembre 14, 2006en9:36 am

    Instalado cómodamente en el top ten de su sección «esclavo lector» se encuentra una de las obras más selectas de la literatura mundial. Me estoy refiriendo, como no, a las obras completas del Marques de Santillana. Debo decir que la gran mayoría de votos que posee son míos, cosa que me entristece enormemente.
    ¿Cuál es el motivo de los visitantes de esta página para no seleccionar esta obra entre sus favoritas para ser leídas por usted?
    ¿Acaso no la consideran apta para su disfrute?
    ¿No tiene el mismo derecho que otras obras?
    Tengo que reconocer que me sorprendió usted gratamente cuando, al repasar su listado de libros, encontré esta auténtica joya de la literatura entre tanta ciencia ficción y novelas de dudoso gusto. Pero mi frustración va en aumento cuando cada día veo subir otros títulos al primer puesto, mientras Este se mantiene.
    Es por esto que quiero aprovechar esta oportunidad para relanzar las Obras Completas, y que la gente le de su apoyo incondicional. Siempre habrá tiempo para leer los otros libros, pero al menos no me sentiré sólo en esta lucha.

    Muchas gracias por su atención.

  • M diciembre 14, 2006en11:18 am

    Mr Chik Pea, su declaración (o me lo parece a mí) despectiva hacia la ciencia ficción, ¿obedece a algún propósito o a los juicios gratuitos?
    Y va de buenas-buenísimas, prometido.

  • Mr. chick-pea diciembre 14, 2006en2:45 pm

    No por Dios, nada más lejos de mi intención que despreciar la Ciencia Ficción, y si con mi anterior comentario he dado eso a entender lo siento muchísimo.
    Simplemente me gustaría obtener un poco de ayuda para intentar subir esta obra, y que, a mi humilde entender, ocupe el lugar que se merece.

  • Pincha enero 29, 2008en3:17 pm

    Me da algo de verguenza pasarme por aquí al año de mi último comentario, y es porque me pongo a revisar páginas literarias buscando las feria de ocasión.
    Sobre Wyndham, siempre me ha gustado por su visión apocalíptica, por su regusto añejo (aunque sus novelas realmente son añejas), y porque es único. Ya no se hace CF de este estilo.
    Yo he visto la película del Día de los Trífidos, y es bastante mala.
    Un saludo.

  • Palimp enero 30, 2008en9:51 am

    Pásate por aquí cuando quieras 🙂

    Wyndham tiene un estilo único -y añejo, como bien dices- aunque no todas sus novelas sean redondas. Me apunto la -mala- recomendación de la película, para no verla.

    UN saludo.

  • edith octubre 22, 2008en12:30 am

    ME GUSTARIA SABER SI ALGUNO DE USTEDES SABEN EN DONDE PUEDO COMPRAR EL LIBRO DE LAS CRISALIDAS

    GRACIAS

  • Palimp octubre 26, 2008en2:54 pm

    He añadido el enlace de la descarga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.