Jesús Marchamalo. Donde se guardan los libros.

noviembre 26, 2020

Jesús Marchamalo, Donde se guardan los libros

Recopilación de columnas del autor en El País donde entrevistaba a diferentes escritores sobre su biblioteca, cómo la tienen organizada, su creación y recomendaciones de libros, dos ajenos y uno propio. Se acompaña de numerosas fotos de la biblioteca.

Es una pequeña delicia que te permite asomarte a unas bibliotecas que en general dan bastante envidia. Todos los escritores son de la escudería de PRISA pero son todos autores conocidos.

Cosas que me han llamado la atención; que Pérez-Reverte aproveche para indicar que en la sección de su biblioteca a la que llama el infierno donde van a parar los libros que no le interesan, lleva los de Bolaño. También el contraste entre la de Vila-Matas, un desorden de estanterías y libros apilados que me han recordado a la mía (algunas fotos son idénticas), y la de Javier Marías, hecha a medida y que quedaba tan bonita, con los libros bien encuadernados, que sirvió para publicitar al fabricante de estanterías.

Se lee en un suspiro y nos proporciona el placer malsano de la curiosidad. Otra reseña: Donde se guardan los libros

Recomendable

El sitio donde escribe, una mesa grande, ordenada y limpia, casi de recepcionista de hotel, lo presiden dos montones de libros de los treinta o cuarenta que andan por ahí, perdidos. Libros de consulta, trabajo, o pendientes de clasificar. Anoto, por ejemplo, a Claudio Magris, El infinito viajar; a Roth, El oficio: un escritor, sus colegas y sus obras, y un tomo de entrevistas de The Paris Review. Alrededor, como un talismán, ocupando todas las paredes, los escritores clave, muchos: Stevenson, Carver, Calvino, Dalí. «Me gusta muchísimo el Dalí escritor», dice. Roussel, Perec, Tabucchi, Monterroso y, sorpresa, Ramón Gómez de la Serna. El Ramón de cara de mazapán, que escribía con tinta roja, como la sangre de los plebeyos.

«En México, hace tiempo, me compararon con él», cuenta. «Protesté, pero después, por curiosidad, empecé a comprar y leer muchos de sus libros, y algunos fueron una agradable sorpresa. Me pareció muy divertido, por ejemplo, El hijo del millonario.»

Hay más, Handke, Benet, Borges… Muchos, con su firma, Vila-Matas, y la fecha de compra o lectura en la primera página. Y la ciudad, si los leyó de viaje.

Dos fotos

Tiene también dos fotos que llaman la atención. Una es la fachada de la librería Shakespeare and Company, en París, y otra, el Grand Hotel de France, en Nantes, donde se suicidó de una sobredosis de opio Jacques Vaché. Un escritor del que habla en Bartleby y compañía, amigo de Breton y que sólo escribió algunas cartas desde el frente durante la I Guerra Mundial, lo que le bastó para pasar a la historia de la literatura. Su suicidio, en una habitación cuya ventana señala en la foto, escandalizó a la sociedad francesa de la época. Allí fue hace tiempo, con Jorge Herralde, sólo para comprobar cómo en el hotel negaban que hubiera sucedido.

Y hay más: Joyce, Conrad, Highsmith… Le pregunto, casi a quemarropa, por la foto que me envió de la biblioteca, y su mensaje oculto, si es que existe. «Me gustó esa visión porque es muy lateral», confiesa. «No muestra la biblioteca, sino sólo una parte, una esquina, ni siquiera la más representativa. He de confesar una pasión por lo excéntrico, lo que está fuera del centro. Las dos fotos de Duras, con los ojos cerrados, las cogí de un mural que habían hecho en una iglesia de La Baule, un pueblecito francés donde le rendían un homenaje.»

Dos días más tarde recibo otro correo electrónico. Me envía un cuento. La historia de un escritor de fama que, tras marcharse de su casa el periodista, vuelve a poner su biblioteca en el estado en el que se encontraba antes de que, con el anuncio de la visita, se hubiera dedicado a transformarla, a colocarla tal como deseaba que la viera el mundo.

LOCUS SOLUS

Raymond Roussel

«El libro que me descubrió que en novela era posible todo, lejos de cualquier dogma o imposición. El libro que menos prestaría de toda mi biblioteca. Creo que con él aprendí a escribir.»

LOS DETECTIVES SALVAJES

Roberto Bolaño

«La gran acogida de este libro en todo el mundo no acaba de verse reflejada en la prensa cultural española. Los detectives salvajes quedará como un libro sobre el poder literario descomunal de la poesía de la vida.»

EXPLORADORES DEL ABISMO

Enrique Vila-Matas

«Siempre el último libro es el que merece ser nombrado. El día en que uno comienza a cuestionarlo es cuando comienza a escribir el siguiente. Por primera vez he comenzado un nuevo libro sin cuestionar el anterior. Exploradores del abismo va camino de gustarme siempre.»

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.