Camilo José Cela. La Colmena.

junio 11, 2005

Ed. Club Brugera. 1ª Edición. 1982. © 1951. 323 páginas.

Galería de imágenes.

Si tu madre es una de esas personas a la que le ha dado por coleccionar libros, con el consiguiente paso del tiempo en sus hojas, no dudes ni un solo segundo en leerlos. Hay varias razones. La primera es que ella misma se habrá encargado de hacer una selección, y que habrá regalado los libros malos a gente que no le caía demasiado bien (hoy lo que hacemos directamente es ponerles la etiqueta de bookcrossing, que queda más alternativa). Y una segunda razón, esta mucho más personal, es que el envejecimiento les da un aroma y un color especiales, como le pasa al buen vino o al café. Las tapas duras comenzaban a estar gastadas, y por dentro he comenzado he marcado algunas páginas que me han parecido especialmente interesantes en esa página inicial dejada para que te la firmen (… y sí, hasta he llegado a anotar el teléfono de una chica que me gustaba mucho… no tenía otro sitio donde apuntarlo)… pero ello no afecta a la conservación del aroma, ni lo hace feo para una siguiente lectura. Quizás mis hijos y nietos tengan una opinión distinta.

Colección de fotos en blanco y negro del Madrid de posguerra. Sin personajes especiales, planteamiento, nudo o desenlace distinguibles. Historias comunes de la época, con sus muchas miserias y escasas virtudes. Van sucediéndose las imágenes de una ciudad decadente, sin más esperanza que conseguir saciar las necesidades más primitivas. Con una crudeza sólo comparable con la realidad.

Novela coral, de la que no merece la pena conservar en la memoria los nombres y de la que poco a poco irás olvidando las historias que se cruzan. Y pesadísima de leer. Es necesario echarle un ojo a la introducción para hacerte la idea de que lo que lo que vas a devorar no sigue los patrones habituales. También es de agradecer el glosario de personajes.

Es la combinación entre historias tristes combinadas (casi en blanco y negro), páginas amarillas y olor a biblioteca lo que proporciona mayor placer al lector. Si lo compran nuevo, creo que el libro pierde bastante… Sería como beberse un tinto de reserva mezclado con casera.

(Un día, un libro 61/365)
Escuchando: Martillazos. El cretino del vecino de arriba.


Otra excelente reseña más del posteador invitado The Happy Butcher que deja de lado su ideología para contribuir en el plan quinquenal de este koljós literario. ¡Gracias!

En este artículo del blog Leyendo a la sombra podemos ver el veredicto de la censura sobre ‘La colmena’:

“¿Ataca al dogma o al moral? Sí. ¿A las instituciones del Régimen? No. ¿Tiene valor literario documental? Escaso. Razones circunstanciales que aconsejan una u otra decisión: Breves cuadros de la vida madrileña actual hechos a base de conversaciones entre los distintos personajes, a quienes une una breve ligazón, pero sin que exista en esta mal llamada novela un argumento serio. Se sacan a relucir defectos y vicios actuales, especialmente los de tipo sexual. El estilo, muy realista a base de conversaciones chabacanas y salpicadas de frases groseras, no tiene mérito literario alguno. La obra es francamente inmoral y a veces resulta pornográfica y en ocasiones irreverente”.

9 comentarios

  • The happy butcher junio 11, 2005en12:40 pm

    …deja de lado su ideología para contribuir en el plan quinquenal de este koljós literario ¡¡¡Viva el Movimiento Stalin Vive!!!

    En algunos momentos, me ha parecido un alegato de la socialdemocracia. Especialmente por el sistema sanitario… hay una plaga de tísicos extraordinaria.

    Abrazotes.

  • Vailima junio 11, 2005en5:54 pm

    Ayer viernes por la mañana y hoy también, he estado en la playa. Me cogí ayer un libro viejo, edición espantosa, letra pequeña, páginas amarillentas. Tenía el pétalo de una rosa entre sus páginas. Año 85 (joder, cómo pasan los años) y en su portada reza así:
    ERNESTO SÁBATO
    EL TUNEL
    ahhhhhhhhhhhhh

    yo me he bebido un Chateau Petrus en un vaso de duralex.
    Un beso grande, grande.

  • The happy butcher junio 11, 2005en8:49 pm

    Vailima: ¿podrías imaginarte una primera edición de poemas de García Lorca, una buena reserva del duero y algo de jamón y queso curados para picar? No sé… algo típicamente andaluz…

  • Cristina junio 11, 2005en10:48 pm

    A mí me encanta ir al Café Comercial y esperar a doña Rosa… jejeje.

    Me encanta este posteador: conciso, certero y se le adivina un montón 😉

  • Palimp junio 12, 2005en5:37 pm

    El Tunel, la primera novela que leí de Sabato y me chocó mucho que los protagonistas se llaman como yo y mi novia de aquel entonces (pero yo no la maté)

    Cristina, pues a ver cuando te animas a ser posteadora invitada!!

  • Vailima junio 12, 2005en9:15 pm

    Hoy domingo también he repetido playa. Yo (por delante) con A. Dumas y Tio Petros con La estructura de la teoría de la evolución de Gould. El tocho del Petros pesa unos cincuenta kilos. Cuánto pesa el conocimiento, madre!!!!!!

  • miguel junio 29, 2007en8:01 pm

    Han salido recientemente dos libros sobre Camilo José Cela, que son de mucho interés.
    Uno de ellos es LA MEDICINA EN LA NOVELÍSTICA DE CAMILO JOSÉ CELA, de Ricardo Díaz-Casteleiro Romero. Se trata de un trabajo de Fin de Especialidad de «Traumatología del Deporte» realizado para la U.C.A.M. de Murcia.

    El otro es RETORNO A IRIA FLAVIA. OBRA DISPERSA Y OLVIDADA, 1940-2001, de Camilo José Cela La introducción, Selección de textos y Nota de Olivia Rodríguez Gonzalez.

    Se pueden conseguir visitando la web:
    http://www.centrallibrera.com

  • Palimp julio 1, 2007en10:45 am

    Permitiré esta publicidad semiencubierta por ser de una librería.

  • Laurel hotel valle del duero marzo 27, 2012en7:16 pm

    Me encanta los libros antiguos, recuerdo de niña rebuscar en casa de mis abuelos, Aun conservo un en casa un «don quijote» amarillo, fantástico que era de mi abuelo. con olor a papel antiguo, delicioso. Es un tesoro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.