Guido Ceronetti. El cantar de los cantares.
Ensayo / octubre 7, 2019

Acantilado, 2001. 182 páginas. El libro lo tomé en préstamo porque incluye una traducción del Cantar de los cantares realizada por Gregorio del Olmo. Corren muchas versiones por internet pero no de excesiva calidad. De propina hay una traducción de Ceronetti, un estudio del mismo autor y dos textos que sirvieron de prólogo a otros libros. El texto de Ceronetti, en su línea. Yo no me he enterado de la mitad de lo que dice, porque creo que no hay un autor que me haga sentirme más estúpido que él. Se da la paradoja de que un texto que quiere comentar e iluminar el Cantar es todavía más oscuro de lo que pretende aclarar. Para que se hagan una idea: Margarethe Lochbrunner (en «Conoscenza Re­ligiosa», la revista de Zoila, 2,1973) buscando las raíces maniqueas de Dante, como Aroux las raíces cataras (ambas coinciden), afirma la unidad esen­cial de todos los enviados del Señor de Luz y los perdidos en las tinieblas del mundo: Virgilio, Bea­triz, Lucia, Matelda, Piccarda, María son todas ma­nifestaciones de la única Virgen de Luz, que en Ma­nes es una con el eón andrógino Jesús (Dante: el rostro, que a Cristo / más se asemeja; Manes: Oh…