Bernard Pivot. De oficio lector.
Ensayo / mayo 16, 2017

Trama editorial, 2016. 208 páginas. Trad. Amaya García Gallego. ¡Que delicia de libro! ¡Que envidia sana al protagonista! Presentador durante años del programa Apostrophe, un programa de libros de éxito en hora punta ¡Que envidia de país! su principal ocupación era leer los libros que iban saliendo para elegir que autores invitar al programa. El libro está estructurado como una entrevista que el editor Pierre Nora le hace a Pivot, y este va respondiendo sin afectación y con abundancia de anécdotas y datos interesantes. Yo no he visto ninguno de los programas, y el libro se sigue a la perfección. La traducción, sobre todo en los giros, es excelente. Destacable la defensa del gusto propio, de su papel de persona común no perteneciente a la élite intelectual y los comentarios sobre el oficio de lector. He disfrutado como un cochino jabalí. Una reseña mejor aquí: De oficio lector La pregunta recurrente, «¿Cuántos libros lee usted al día?», no tiene ningún sentido. Porque lo mismo podía leerme tres novelitas en una jornada, que pasarme tres días metido en un tocho de ciencias humanas. El ritmo de lectura cambia en función del tipo de libro. Obviamente, no se avanza a la misma…

Karmelo C. Iribarren. Versos que el viento arrastra.
Poesía / mayo 15, 2017

El JInete azul, 2010. El autor me lo recomendó una amiga, sus poemas para adultos, pero en la biblioteca de momento he encontrado este aperitivo. Poemas para niños acompañados de bellas ilustraciones. Nunca está de más leer poesía con los peques. La tristeza Un gorrión muerto en la acera: Un truco de la tristeza para decirnos que existe, sin ponernos muy muy tristes.

Valero y Martín. Curiosity Shop.
Cómic / mayo 12, 2017

Producto de consumo con intriga ligera y bien dibujado. Se aleja, sin embargo de los tópicos, tiene páginas de gran belleza y la historia es bastante coherente dentro de la fantasía. Entretenimiento de calidad. Tiene continuación que seguiré leyendo.

Geoffrey Willans ¡Abajo el colejio!
Novela / mayo 11, 2017

Impedimenta, 2013. 112 páginas. Tit. Or. Down with Skool! Trad. Jon Bilbao. Si un libro de hace sesenta años sobre el colegio es capaz todavía de arrancarnos alguna carcajada, es que estamos ante un clásico. No todos los apartados han envejecido igual, pero se sigue disfrutando porque, por lo que parece, profesores y alumnos siguen manteniendo estereotipos a través de las décadas. Las ilustraciones de Ronald Searle, de lo mejor del libro. La traducción muy buena también, sólo le he encontrado un pequeño pero en el chiste del profesor de latín, pero por lo demás, excelente. Muy gracioso. Proposición: A los Profesores les Gusta Fardar. Demostración: Los chicos listos usan el ALAGO con los profesores desde tienpos inmemoriales. Cuando un profesor estrena zapatos nuevos, cosa que no es muy frecuente, el covista de molesworth-2 suele decir: «Como brillan señor parece que van a salir caminando solos». Mi método es decir: «Oh señor vaya señor por favor señor que corbata tan bonita señor». Entonces el profesor dice: «¿Te lo parece, molesworth?». De esta forma puedes por ejenplo librarte de un castigo y salir a jugar al fútbol. ¡ES UN TRUCO GENIAL! Tanbién es útil hacer que los profesores hablen de lo…

Jamaica Kincaid. En el fondo del río.
Cuentos / mayo 10, 2017

Txalaparta, 2007. 110 páginas. Tit. Or. At the bottom of the river. Trad. Alejandro Pérez Viza. Incluye los siguientes relatos: Chica En la noche Al fin La casa El patio Sin alas Vacaciones La carta de casa Qué he estado haciendo últimamente Oscuridad Mi madre En el fondo del río Relatos con un fuerte componente onírico y un lenguaje muy trabajado y poético. Imágenes que se van deslizando como el río del título y que emergen del fondo para agarrarnos y pegarnos un chapuzón. Uno de mis preferidos es el que les dejo como muestra. Merece la pena asomarse a estas páginas. Chica El lunes lava la ropa blanca y déjala sobre la pila de piedra; el martes lava la ropa de color y ponía a secar en el tendedero; no andes a pleno sol con la cabeza descubierta; fríe los buñuelos de calabaza en aceite de oliva muy caliente; pon en remojo tus paños menores en cuanto te los quites; cuando compres algodón para hacerte una bonita blusa, asegúrate de que no lleva acrílico, pues al lavarlo perdería la caída; antes de cocinarlo, deja el pescado salado en remojo durante toda la noche; ¿es verdad que cantas benna en…

Miguel Núñez. Mil vidas más.
Cómic / mayo 9, 2017

Edicions de Ponent. 112 páginas. Recorrido a la historia de Miguel Núñez, histórico de la resistencia antifranquista. Se alternan las noticias biográficas con historietas que ilustran alguna anécdota de su vida. El trabajo de Alfonso López y el de los guionistas, correcto. Pero no va más allá del homenaje al protagonista.

Claudia Ahlering. Ghetto brother una leyenda del Bronx.
Cómic / mayo 8, 2017

Sapristi, 2015. 120 páginas. La historia de Benjy Meléndez, que fue líder de la banda de los Ghetto Brother. Cómo se pasó de la violencia que imperaba en aquella época a una relativa paz, y la transformación de algunas bandas en el origen del movimiento hip-hop. Documentalmente es interesante, pero la historia está contada con un tono demasiado amable. El protagonista es jefe de una banda pero parece san Francisco de Asís.

Fermín Solís. Buñuel en el laberinto de las tortugas.
Cómic / mayo 5, 2017

Astiberri, 2009. 128 páginas. Voy descubriendo a este autor que cada vez me parece más interesante. En este caso se aleja del género autobiográfico y nos cuenta la historia detrás del rodaje del documental de Buñuel ‘Las hurdes, tierra sin pan’. Con un estilo de dibujo muy particular y efectivo y una excelente estructura narrativa. Una historia muy bien contada.

Alfons Cervera. Tantas lágrimas han corrido desde entonces.
Novela / mayo 4, 2017

Montesinos, 2012. 157 páginas. La vuelta al pueblo desde el exilio por motivo de un funeral es la excusa para hacer arqueología de la memoria, reconstruir las vidas de toda una generación de españoles que abandonaron el país por el hambre y reflexionar acerca de la muerte porque ¿Es menos la muerte si la escribimos? Todo un descubrimiento: una prosa de mucha calidad y una arquitectura sólida, tanto que es extraño que el autor no sea más conocido. Yo ya voy a por el siguiente libro del autor. Su mujer se llamaba madame Baas porque en Francia las mujeres se llaman como sus maridos. Un día me mandó madame Bass a comprar tomates a la tienda de monsieur Champarle y cuando se los dejaba en la mesa del comedor le dije que la mujer de mi maestro en Los Yesares se llamaba Anita. Ella me pasó una mano por la cara y me dijo que volviera a la escuela. De ese día me acuerdo porque cuando entré en el aula monsieur Baas estaba sentado en su sillón de madera y respiraba como si le faltara aire. Los ojos se le habían cerrado y eran como una piel blanda y postiza…