Thomas Bernhard. Trastorno.

junio 27, 2019

Thomas Bernhard, Trastorno
Alfaguara, 2002. 224 páginas.
Tit. Or. Verstörung. Trad. Miguel Sáenz.

Dos estupendas reseñas: Trastorno y Trastorno

El libro pega un salto de la primera a la segunda parte en la que un narrador toma las riendas se aleja de narrativas tradicionales y encadena un discurso fresco, chispeante y rocambolesco que te marea como una copa de buen vino.


La sonrisa de las mujeres que despiertan de su sueño y saben que no tienen salvación, cuando comprueban que todavía están en un mundo de sufrimientos, está hecha sólo de espanto.

Pienso una y otra vez que estoy abandonado. Y siento esa idea como la más repugnante de las ideas: estar abandonado. La soledad es el camino de los hombres hacia la repugnancia. La vejez es una gran repugnancia. La juventud es un asco, pero la vejez es repugnante. Mis parientes deambulan como muertos y a veces tengo ganas de llamarlos y gritarles a la cara que dejen de estar muertos.

«En la alta sociedad, la baja parece útil; en la baja, la alta parece inútil», dijo el príncipe, y luego: «los hombres, cada uno por sí solo, pueden concebirse muy bien como folletines que diariamente continúan, impresos en la Naturaleza. En la redacción, sin embargo, reina una espantosa arbitrariedad a la que, como puede verse, el mundo da cotidianamente la mayor importancia. Y los poetas», dijo el príncipe, «utilizan la verdad que no pueden utilizar los filósofos». Podría explicarnos todos los alrededores, dijo el príncipe cuando, desde hacía rato, caminábamos lentamente por las murallas exteriores, «incluso en la oscuridad», dijo. «Sin embargo, si lo intentase, el placer sería sólo para mí, de manera que no se los explicaré. Únicamente la oscuridad permite que andemos ahora por donde andamos», dijo, y luego: «A menudo oigo que viene mi hijo y pregunto a sus hermanas y a mis hermanas si lo oyen también; les digo que lo oigo claramente. Ellas no lo oyen. Voy una y otra vez a la ventana y miro afuera para ver si viene. Sé que no llegará hasta dentro de cuatro o cinco horas, pero desde mucho antes empiezo a mirar por la ventana. Lo oigo venir durante todo el día. Venir hacia mí durante todo el día, mientras cada vez me defrauda más. Mi muerte la veo también claramente desde hace años y, lo mismo que poco a poco mi muerte imaginaria se convierte en real, también la llegada imaginaria de mi hijo se va convirtiendo en real. Contemplo durante horas la calma que aquí reina. Sé que esa calma ha reinado aquí siempre, es una calma totalmente inalterada que me ha alterado, que me altera, que nos ha alterado a todos. El tiempo,
doctor, es la calma misma contra la Naturaleza. Una vez», dijo el príncipe, «atrasé poco a poco todos los relojes de Hochgobernitz una hora diaria, hasta que de pronto tuvimos un retraso de tres días. Hubiera podido muy bien retrasar los relojes de Hochgobernitz varios días, semanas y años. Me divirtió hacerlo. El que cada día vive algo más, aunque sólo sea unos segundos, consigue al final toda una vida», dijo el príncipe. «Durante años, hasta hoy, he conservado la costumbre de quitar de las paredes, una vez por semana, todos los cuadros de Hochgobernitz y cambiarles el orden, siguiendo un sistema que yo sólo conozco: cuatro delante y dos detrás, y luego seis delante y ocho detrás. Me aparezco a mis hermanas y a mis hijas; les parezco loco cuando me ven. Pérfido escarnio de la perfidia», dijo el príncipe, «con el material docente visual, siempre idéntico, de que disponemos en Hochgobernitz. Cuando pienso en los muchos bailes de disfraces, bailes de máscaras, fiestas en el jardín, fiestas en el pabellón de recreo y comedias que hemos organizado, que hemos visto… En los miles de personas que han subido y que han vuelto a bajar… Las oigo de cuando en cuando llegar, marcharse, aparecer y desaparecer; las veo con mi ritmo senil. Las oigo reírse. Las oigo morirse mientras ríen. La risa es ahí arriba, muy claramente, la del hombre primitivo»

Un comentario

  • INE julio 1, 2019en9:22 pm

    Interesante análisis, un primo me lo recomendó y la verdad tengo muchas ganas de leerlo, gracias por compartir tu análisis, saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.