Marta Sanz. Farándula.
Novela / junio 6, 2016

Anagrama, 2015. 234 páginas. Me ha costado conseguir este libro en la biblioteca, no estoy acostumbrado a leer novedades. Pero quería contrastar opiniones. Excelente retrato de la sociedad enfocado desde el punto de vista de la farándula (faralaes+tarántula). De la vieja gloria moribunda a la estrella en ciernes aupada por el reality show. Escrita con una pirotecnia verbal exquisita, marca de la casa, que me encanta. Tiene páginas que a los amantes del teatro como yo les parecerán gloriosas. Escarnio y ternura a partes iguales sobre un mundillo en el que hay mucha tontería pero también mucha verdad. La multitud de puntos de vista magnifica la obra. Soy un enamorado confeso de Marta Sanz. Lorenzo Lucas cerró la boca, pero siguió observando el hueco intraclavicular, horquilla esternal o Bosforo de Almasy de Natalia de Miguel, que, en una pausa del ensayo, hablaba por teléfono y se reía con esa risa argentina que a Lorenzo le imantaba los oídos y le hacía sonreír tontamente. Como los que bostezan cuando otros lo hacen delante de ellos. Tal vez es que los actores están obligados a ser empáticos y, más allá del carisma físico -Lorenzo mide uno ochenta y cinco, y tiene un…

Marta Sanz. Black Black Black.
Novela / septiembre 22, 2014

Anagrama, 2010. 334 páginas. Esta novela quedó, en el premio Herralde, detrás de Providence, de la que ya dije que me pareció muy mala. Lo lógico sería esperar que esta fuera peor, pero es todo lo contrario. Zarco es un detective contratado por un matrimonio para investigar el asesinato de su hija, Cristina Esquivel. Parece que su objetivo es poder quitarle la custodia de su nieta a su yerno, de procedencia árabe. Pero las cosas se complicarán con un enamoramiento y un nuevo asesinato. La novela está estructurada en tres partes con diferentes puntos de vista. Zarco narra la primera, el diario de Luz compone la segunda, y la ex mujer de Zarco, Paula, se hace cargo de la tercera parte y la resolución del caso. El esquema de novela negra se trata correctamente, pero la novela va mucho más allá tanto en sus personajes -originales y muy bien dibujados-, como en su lenguaje -exquisito. Un amante del género no puede verse defraudado y puede encontrar un nuevo punto de vista. Un amante de las buenas novelas la puede leer sin condicionantes de género. Que la pretenciosidad vacua de Providence venciera a las impecables cualidades de este libro me hacen…