Jack McDevitt. Chindi.
Ci-Fi / noviembre 9, 2016

La factoría de ideas, 2004. 398 páginas. Tit. Or. Chindi. Trad. Pablo Rueda. El descubrimiento de un satélite extraterrestre orbitando una estrella de neutrones permite obtener una pista que puede conducir al primer encuentro con especies extraterrestres. La capitana Hutchins, contratada por la Sociedad del Contacto, seguirá estas pistas hasta llegar a descubrimientos asombrosos. Tiene el sabor de la antigua maravilla de la ciencia ficción: objetos misteriosos que evocan civilizaciones antiguas y tecnológicamente avanzadas. Un vistazo a un universo mucho más interesante de lo que los instrumentos de hoy en día no dan a entender. Pero nada más. Lo bueno del libro se acaba ahí. El resto es una serie de aventuras en la persecución de las pistas y algún enredo amoroso que me ha provocado vergüenza ajena. Por lo menos, entretenido, lo que no es poco. Pero tampoco suficiente. Newton, Einstein y McElroy habían sido afortunados. Habían vivido en épocas en las que aún existían muchos misterios acerca de la naturaleza de la vida. Pero, en la época de Pete Damon, no quedaba ya ninguno sin desvelar, aparte de la propia creación y del principio antrópico. ¿Cuál era el origen del universo? ¿Y por qué existían esos millares de…

Ken Grimwood. Volver a empezar.
Ci-Fi / octubre 28, 2016

La factoría de ideas, 2008. 320 páginas. Tit. Or. Replay. Trad. Celia Filipetto. El protagonista del libro sufre un extraño fenómeno: al morir de un infarto retrocede hasta un punto de su pasado con sus recuerdos intactos. Esta vuelta a empezar le permite tomar diferentes decisiones y aprovecharse del conocimiento del futuro para ganar dinero y explorar futuros alternativos. Se me hace difícil juzgar este libro porque es algo a lo que yo mismo le he dado muchas vueltas ¿Que haría si pudiera volver atrás con todo lo que ahora sé? Es curioso comparar los caminos que ha seguido el autor (por ejemplo, gana dinero con apuestas deportivas, algo que yo no podría hacer) con los que yo tenía pensados (por ejemplo, escribir canciones). Me ha resultado sorprendente la soledad del protagonista, que casi no ve a su familia y no se reencuentra con amigos -ni los tiene- en ninguna de sus repeticiones. Por otro lado el propio autor murió de un infarto a los 59 años, y a uno le gustaría creer que está teniendo sus sesiones de replays en algún universo alternativo. Delante de McDonough vio un puesto callejero que vendía melocotones y sandías. En uno de sus…

Robert Reed. Médula.
Ci-Fi / julio 12, 2016

La factoría de ideas, 2007. 350 páginas. Tit. Or. Marrow. Trad. Marta García Martínez. Planteamiento de ópera espacial con grandes ideas (una astronave desconocida del tamaño de Júpiter colonizada por humanos, pasajeros alienígenas, misteriosos constructores y secretos dentro de secretos). El desarrollo sigue las líneas de un thriller sin demasiadas sorpresas. A veces resulta difícil de creer que personas que viven miles de años y comparten universo con inteligencias artificiales se comporten de manera tan estúpida. El final queda abierto a continuaciones. Entretenido. Hubo una mujer, un alma extraña llamada Wune, que subió al casco y se quedó allí. No solo aceptó sus obligaciones, las abrazó. Declaró que estaba viviendo una vida moral y pura, repleta de contemplación y un trabajo esencial. Con los talentos manipuladores de un profeta, encontró conversos a su fe recién nacida, conversos que se convirtieron en una población de filósofos, pequeña y unida, que se negó a abandonar el casco. El término «remora» comenzó como un insulto utilizado por los capitanes. Pero la inesperada cultura robó el insulto y se convirtió en un nombre que ostentaban con orgullo. Un remora jamás abandonaba su traje salvavidas. Desde su concepción hasta su muerte final, era un mundo…

China Miéville. La ciudad y la ciudad.
Ci-Fi / febrero 10, 2015

La factoría de ideas, 2009. 318 páginas. Tit. Or. The city & the city. Trad. Silvia Schettin Pérez. La originalidad no se le puede negar a Miéville. Después de los excesos barrocos que ya comentamos en La estación de la calle Perdido, se saca de la manga un territorio singular, dos ciudades diferentes que comparten el mismo espacio geográfico. Que se cruzan pero cuyos habitantes se desven. La trama arranca con el asesinato de una mujer. El detective Borlú se encarga de la investigación. Pronto quedará claro que el crimen no es una cosa corriente y que se tiene que invocar a La Brecha, una especie de policia interciudades que parece poseer poderes especiales. Pero finalmente la investigación de trasladará a la ciudad coexistente de Ul Quoma, donde tendrá que trabajar con el detective Dhatt. El libro sigue las consignas del género negro de una manera impecable y construye un caso de los que te pegan a las páginas. Pero lo más interesante del libro es la situación especial de estas dos ciudades que están en el mismo sitio pero son diferentes. Metáforas y alegorías aparte, hay que quitarse el sombrero por cómo consigue el autor hacer creíble algo que…

China Miéville. La estación de la calle Perdido.
Ci-Fi / septiembre 10, 2014

La Factoría de ideas, 2001. 592 páginas. Tit. Or. Perdido Street Station. Trad. Carlos Lacasa Martín y Manuel Mata Álvarez-Santullano. Sigo insistiendo con Miéville, que parece que va por buen camino. No me ha parecido un libro perfecto, pero sí trepidante. La historia transcurre en Nueva Crobuzón (sí, tiene una página en la wikipedia más extensa que la dedicada a muchos temas). Lo he visto definido así: Nueva Crobuzón es un engendro posmodermo que es parte Londres victoriano (con autómatas a vapor), parte Brazil de Terry William (un sistema totalitario, corrupto y represor), parte Castillo de Otranto (imaginería gótica), parte Gormenghast de Mervyn Peake y parte planeta alienígena. Y si el paisaje ya se las trae, los personajes que giran alrededor de la trama (que por otra parte es sencilla, unos seres vivos de curiosas propiedades casi indestructibles que se han escapado yvan asesinando sin piedad) no tienen desperdicio: Yagharek,un hombre pájaro, Isaac Dan der Grimnebulin, científico sui géneris, Lin, su novia, humana con cabeza de insecto y artista, Motley, jefe de la mafia y ser cambiante, arañas que son casi diosas, una inteligencia artificial naciente y un largo etcétera… Todo es excesivo, fuegos artificiales sin fin. Un ejemplo ¿Cúantas…

China Mieville. El rey rata.
Ci-Fi / marzo 25, 2013

La factoria de ideas, 2008. 314 páginas. Tit. Or. King rat. Trad. María Xoubanova Vázquez. De Mieville sólo he escuchado cosas buenas, las reseñas de este libro que he leído por ahí lo ponen bien (El rey rata) e incluso apareció en La tormenta: El rey rata. Personalmente me ha decepcionado un poco, pero valga la disculpa de que es su primera novela. Versión del flautista de Hamelin en clave oscura, nos presenta a un joven hijo del Rey de las ratas y una humana, lo que lo hace invulnerable a los poderes del flautista. En un Londres subterráneo y a ritmo de jungle el enfrentamiento entre los dos enemigos tiene un final incierto. La ambientación es excelente, pero la historia me ha parecido bastante floja y sin mucho interés. La calidad es superior a la media de lo habitual en el género, pero me aburrió. Le daré otra oportunidad, pero no puedo recomendarlo. Calificación: Regular. Extracto: Una vez, cuando tenía tres años, Saúl iba sentado a hombros de su padre, de vuelta del parque. Pasaron delante de un grupo de obreros que estaban arreglando la carretera. Saúl enredaba sus manos en el pelo de su padre, se echó hacia…

William Gibson y Bruce Sterling. La máquina diferencial.
Ci-Fi / enero 30, 2013

La factoría de ideas, 2006. 348 páginas. Tit. Or. The difference engine. Trad. Carlos Lacasa Martín. Cuando dos grandes de la ciencia ficción unen sus fuerzas en un libro, siempre tengo curiosidad por ver el resultado. En este caso, una novela Steampunk diferente, repleta de acción y buenas ideas. Este subgénero se caracteriza por adelantar alguna tecnología a la época victoriana, haciendo convivir las máquinas de vapor con algún adelanto de nuestra época. En este caso Babbage ha conseguido fabricar su máquina diferencial y unos rudimentarios ordenadores se utilizan desde para hacer presentaciones hasta en los departamentos policiales. Unas tarjetas perforadas que incluyen un poderoso algoritmo caeran en las manos del paleontólogo Edward Mallory y desencadenarán la intriga. Con el historial de los dos autores es lógico que en el libro se infiltre una informática a vapor, y que Ada Lovelace sea un personaje clave (aunque en ausencia). La trama es trepidante y el ambiente bien construído. Pero más allá de los detalles curiosos he echado de menos una historia más contundente. Unabuena reseña aquí: La máquina diferencial Calificación: Bueno. Extracto: Para hacer honor a la verdad, no se trataba de un tipo mal parecido; tenía más de sesenta años,…

Iain Banks. El puente.
Ci-Fi / abril 21, 2012

La factoría de ideas, 2007. 320 páginas. Tit. Or. The bridge. Trad. Paula Gamissans Serna. Libro conseguido por la generosidad de quienes me invitaron a contar cuentos. Es bonito ganar los libros con el sudor de tus palabras. Tras un accidente, el protagonista parece haber entrado en coma, se encuentra en un puente aparentemente interminable, ha perdido la memoria y sólo conserva un hematoma circular en el pecho. Un doctor se hace cargo de su caso, analiza sus sueños, mientras él intenta descubrir la verdad sobre si mismo. Empiezo con una obra del autor que no se inscribe dentro de la ciencia ficción, ni dentro de la saga de la cultura que lo ha hecho famoso. Empecé a leer el primero en un pocket pc hace tiempo, pero se estropeó el aparato y lo dejé a medias. Está bien que el autor deje clara la situación desde el principio, para dedicarse a plantear un ambiente (el extraño puente) con el nivel onírico justo para ser creíble. A la vez nos va contando la historia ‘real’ del protagonista -y esta parte confieso que me pareció más floja- y los sueños que va teniendo dentro del puente (lo mejor, sobre todo las…

Ian McDonald. El río de los dioses.
Ci-Fi / abril 11, 2012

La factoría de ideas, 2006. 440 páginas. Tit. Or. River of gods. Trad. Manuel Mata. Comprado en los saldos de la editorial a buen precio es posiblemente el mejor de los que adquirí en esa tacada. Novela coral ambientada en la India, tan desmesurada como ésta, en la que el camino de diez personajes se entrecruzarán con la alerta de una rebelión de unas inteligencias artificiales de fondo. Enmarcada dentro de lo que se llama ciberpunk, poco más me hace falta para que me guste. En este caso con el añadido del ambiente, una India post-tecnológica llena de contrastes y una resolución bastante bien hilada. Otra reseña aquí: El río de los dioses y la noticia de que el autor vuelve al mismo universo aquí: Cyberabad Days, de Ian McDonald. Calificación: Bueno. Un día, un libro (224/365) Extracto: En la oficina del abogado Nagpal, las ventanas y los postigos están abiertos de par en par. El ruido de las calles es opresivo. —Disculpas, disculpas —dice el abogado Nagpal mientras invita a sus visitantes a sentarse en los agrietados sillones de cuero y toma él mismo asiento tras su mesa tallada—. Pero es que este calor…. El sistema de aire acondicionado….

Norman Spinrad. Incordie a Jack Barron.
Ci-Fi / febrero 8, 2012

La factoría de ideas, 2004. 340 páginas. Tit. Or. Bug Jack Barron. Trad. Gádor Soriano. Audiencia Antes de escribir esta reseña he buscado por la red para ver si gustaba o no. Aquí gusta mucho: Incordie a Jack Barron, aquí también Incordie a Jack Barron, aquí no gustó pero pareció interesante: Incordie a Jack Barron y aquí pareció una lectura agradable: Incordie a Jack Barron. En todas encontrarán resúmenes del argumento mejores que lo que ponga yo aquí. El caso es que es una novela con muchos defectos, el mayor para mí es lo increíble de la trama. Pero me encanta. Todo es excesivo, casi paródico, como si fuera un cómic. De este mismo autor es Pequeños héroes, otra novela llena de fallos, que sin embargo he leído como cuatro veces. De esta también haré relectura. Si en la ciencia ficción lo importante es la idea, no lo es menos ser original por el punto de vista, por el estilo o por la desmesura. Una novela como esta tendrá tantos detractores como admiradores, pero no dejará indiferentes. Calificación: Muy buena (sobre gustos…) Un día, un libro (161/365) Extacto: —¿Qué es lo que le incordia a usted esta noche?—pregunta Jack Barron…