Santiago Camacho. Las cloacas del imperio.

octubre 22, 2011

Santiago Camacho, Las cloacas del imperio

Que todos los gobiernos tienen cloacas, es algo que se adivina. Que las de EEUU tienen que ser gigantescas y deben oler muy mal, puede darse por supuesto. Que en este libro no van a averiguarlo, también.

Aquí conviven verdades, medias verdades y mentiras. Cuenta el hundimiento del Maine, que hoy se sabe fue un accidente y que fue utilizado como excusa para entrar en la guerra de Cuba. Verdad.

Cuenta como la CIA traficó con drogas y cita a un periodista (Gary Webb) cuyo trabajo fue importante y reconocido. Pero también afirma que la CIA utilizó el crack para debilitar a las comunidades negras, lo que es dudoso. No porque la CIA no sea capaz, sino porque la plaga de la droga no necesita patrocinadores. También he escuchado en Euskadi que la policía introdujo la heroína entre los jóvenes vascos para quitarles espíritu de lucha. Mucho suponer es eso.

Y cuenta cosas sobre el HAARP, y todo mentiras conspiranoicas de la peor calaña. Como bien dicen en Amazing.es (¿Por qué el proyecto HAARP es tan atractivo para los magufos?):

¿Cómo pueden entonces los malvados científicos dirigir a su antojo los huracanes y provocar terremotos en cualquier parte del mundo con un transmisor en Alaska? La respuesta es sencillísima: no pueden.

Algunas perlas:

La instalación de este complejo semiclandestino requirió más de
30 millones dólares y entre las muchas y curiosas características que
presenta está la de poseer el mayor «calentador ionosférico» del planeta,
un dispositivo experimental diseñado para disparar ondas de radio de
alta frecuencia hacia el cielo, a cientos de kilómetros de altura. La tre-
menda energía de estas emisiones produce diferentes alteraciones en la
ionosfera, lo que intranquiliza seriamente a ecologistas y científicos fa-
miliarizados con el proyecto.
[…]En caso de ser fundadas las denuncias y críticas que desde diversas
instancias se le hacen a esta instalación y a los experimentos que se lle-
van a cabo en ella, estaríamos ante una serie de prácticas sumamente
perjudiciales para el medio ambiente y que incluso podrían poner en
grave riesgo la vida y la salud de millones de seres humanos[…]
En cualquier caso, tanto si el HAARP es la plasmación real de la
superarma del Dr. Eastlund, como si se trata de una instalación cien-
tífica en la que se experimenta irresponsablemente con energías de las
que aún poco se sabe, se trata de una amenaza real que tal vez debe-
ría ser considerada con mayor detenimiento por la opinión pública.

Cuando uno lee un libro de ensayo, espera que los datos sean fidedignos. Si te encuentras con patrañas ya desconfías de todo el material. Y aunque posteriormente dice cosas que yo sé que son ciertas, también sigue exagerando, así que lo que desconozco y el autor me ha contado, ya no me lo he creído.

Calificación: Malo.

Un día, un libro (52/365)

6 comentarios

  • Mon octubre 22, 2011en10:07 am

    Aquí se venía a venir.
    Hay libros, propaganda, panfletos y ‘ensuciapapeles’.

    Este debe ser de la 4 categoría.
    Tan importante saber que leer como que no leer… apuntado en la black-list 😀

    Un hombre que práctica el escepticismo sano y tiene dudas razonables sobre cada argumentación estos libros se caen solos.

  • panta octubre 22, 2011en3:22 pm

    Por favor Palimp, no me niegues que HAARP es un nombre digno de un monstruo que ya quisiera Lovecraft haber creado
    Algo con ese nombre no puede ser bueno 😉
    Saludos

  • Cities: Walking octubre 25, 2011en1:26 pm

    Bueno, sí, poco o ningún sustrato científico tienen la mayoría de las conspiranoias, pero a mi, vistas desde la más total incredulidad, me dan un morbo increíble, me resultan tremendamente atractivas, es como querer hacer pasar por real una disparatada trama scifi.

  • Palimp octubre 25, 2011en2:30 pm

    Mon, el autor tiene una trayectoria p’a cagarse

    panta, el nombre da yuyu, las instalaciones también, pero todos sabemos que quien acabará con el mundo será el LHC 🙂

    Cities:Walking, una cosa es el morbo, y otra quien se lo cree. Sólo hay que leer cosas como la siguiente:

    http://cazadebunkers.wordpress.com/2011/10/21/declaracion-de-guerra-a-luis-alfonso-gamez-y-a-sus-pseudoescepticos-profesionales/

    ¡Que miedo!

  • Cities: Walking octubre 25, 2011en3:22 pm

    ¡¡¡Más, más, dame más!!!

    XD

  • Palimp noviembre 1, 2011en6:12 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.