Nueva Dimension 5

enero 24, 2014

Nueva Dimension 5
Dronte, 1968. 164 páginas.

Contiene los siguientes cuentos (sacado de aquí):

El Silencio es Mortal, Lloyd Biggle, Jr.
Filón, E.C. Tubb
Autopista 75, William Spencer
Seis Fósforos, Arkadi y Boris Strugatsky
La Escopeta, André Carneiro
Televisolandia, Alfonso Álvarez Villar
Aguafiestas, F.A. Javor
Pesadilla Mecánica, Luis Vigil
La Ley del Progreso, Pere Soler
Diálogo de Mutantes, Forrest J. Ackerman
Proyección Remota, Guillaume Apollinaire
31 de Diciembre de 5027, José Ángel Crespo
Ara Us Caldran Noves Naus, Santiago Martín Subirats
Emotivaciones 68, José María Beá

La novela corta El Silencio es Mortal, sobre un espía en un planeta de humanoides sin orejas con el que la confederación galáctica quiere comerciar es, aunque un tanto pasado de moda, agradable de leer. Seis Fósforos, sin embargo, se me ha atragantado; cuando he leído el término acupuntura de neutrinos se me han salido los ojos de las cuencas. Muy bueno también La escopeta en un futuro post apocalíptico y los problemas de confianza entre los supervivientes.

A destacar el cómic Emotivaciones 68 de mi admirado Beá, que seguro dejó ojipláticos a los lectores de la época.

Extracto:

DIALOGO DE MUTANTES
FORREST J ACKERMAN
Forrest J Ackerman, además de un excelente, amigo, corresponsal en USA y colaborador de Nueva Dimensión, es el agente literario de A. E. Van Vogt, entre otros autores, el editor de las famosas revistas «Famous Monsters of Filmland», «Monster world», «Spacemen», «Exciting science-fiction», «Eerie stories», y una de las personalidades más destacadísimas de Hollywood. No podíamos dejar de publicar pues una de sus historias, y nos honra el que sea él precisamente el que inaugure este nuevo apartado dentro de nuestra revista. Este es su cuento de choque

Cabezadoble meditaba sobre el viejo problema.
—¿Cree usted —reflexionó en voz alta, con el extraño ceceo que era herencia de su lengua hendida— que el Hombre pueda haber creado a los mutantes a su propia imagen?
Su recién conocido de la última hora crepuscular no profirió opinión alguna.
La segunda cabeza del mutante arqueó su cuello hacia adelante desde la pared de la cueva en la que reposaba. Con el chillido característico de su doble lengua, discutió:
—Pero, ¡si el hijo del Hombre, Adán, nos creó a todos con la bomba Adámica…!
—No creo en esa historia de la creación por la bomba —tartamudeó negativamente su otra cabeza—. ¿Y usted, forastero?
Tampoco ahora respondió el forastero, aunque debido a la oscuridad reinante en la caverna no se podía ver el motivo de su mutismo.
La lengua chillona declaró:
—¡Pero, para que el Hombre hubiera hecho al mutante a su propia imagen, tendría que haber sido un polimorfo! Parte de Él tendría que haber sido bicéfalo, como nosotros, y parte como nuestras hermanas Siamesas; parte como el pequeño Bolarodante y parte como el Octobrazos que conocimos la semana pasada; parte como Cienpiés y parle como nuestro primo Serpentón. ¡Y entonces habría sido un monstruo! ¿No está de acuerdo, forastero?
En las profundidades oscuras de la cueva, el forastero se agitó pero no pronunció sonido alguno. De esta forma, aquella discusión filosófica de finales de la última decena del siglo veinte llegó a su término, por exhaución.
Entonces, lentamente, como temerosos de lo que pudieran revelar, los débiles rayos lunares penetraron en la cueva. La luz trémula se movió vacilante a lo largo del cuerpo deforme de Cabezadobíe y finalmente, con reluctancia, iluminó toda la figura del mutante. ¿Fue una ilusión, o la cara del Hombre de la Luna palideció? En la Tierra ya no quedaba ningún hombre para comprobarlo.
Continuó el lento progreso de los rayos hasta que fue también visible el segundo mutanle. Entonces, se hizo evidente el porqué el forastero no había hablado.
Mejor será decirlo de esta manera: de haber estado allí un hombre con ojos para ver, hubiera sido evidente el por qué. Continuó siendo un misterio para Cabezadobíe porque, aunque tenía más ojos de los que le tocaban, seis para ser exactos, todos ellos eran de un blanco albino, óvalos de carne gelatinosa, sin pupilas, que no servían para nada. Cabeza-doble era ciego de nacimiento.
Y el forastero… bueno, se mantenía en silencio porque…
Los mutantes, saben, tienen un proverbio: Mas valen dos cabezas que ninguna…

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.