Nueva Dimension 3

enero 20, 2014

Nueva Dimension 3
Dronte, 1968. 164 páginas.

Número que incluye los siguientes relatos (sacados de aquí):

La Balada de las Estrellas, Genrij Altov y Valentina Juravieva
Examen Final, Chad Oliver
Primera Necesidad, Carlos María Federici
La Muerte de Arquímedes, Karel Capek
El Hombre y Dios, Jean Cap
El Automóvil, Bernard Pechbert
El Mensajero, Carlos Giménez
La Máquina del Tiempo, Alfonso Figueras

Si el número anterior era muy bueno este, por el contrario, es bastante malo. La novela corta La Balada de las Estrellas ocupa prácticamente el libro y es infumable. El resto de relatos tampoco son para tirar cohetes. Se salva el clásico de Capek, que, aunque no es lo mejor del autor, se deja leer y les adjunto al final en una traducción peor que la de la revista pero que he podido copiar de otro sitio.

En realidad, esa historia de Arquímedes no fue exactamente como la cuentan. Desde luego, escierto que lo mataron los romanos cuando entraron en Siracusa, pero no es verdad que entró en sucasa un soldado romano para saquear, y que Arquímedes, embebido en sus dibujos geométricos, le gritó enfadado: ¡No deshagas mis círculos! Primero, Arquímedes no era un profesor distraído, queno sabe lo que ocurre a su alrededor. Por lo contrario, era por naturaleza un verdadero soldado einventó para Siracusa máquinas de guerra que se usaron en la defensa de la ciudad; segundo, aquelsoldado romano no era ningún ladrón embriagado, sino un culto y ambicioso capitán de EstadoMayor llamado Lucius, que sabía con quién tenía el honor de hablar y no había entrado parasaquear, sino que ya en la misma puerta saludó militarmente diciendo:
—¡Salud, Arquímedes!
Arquímedes levantó la vista de las tablillas recubiertas de cera sobre las que estaba dibujando y dijo:
—¿Qué ocurre?
—Arquímedes —explico Lucius—, sabemos muy bien que sin tus máquinas de no hubieraresistido ni siquiera un mes. Así hemos tenido quehacer durante dos años. No creas, nosotros lossoldados sabemos apreciar eso. Magníficas maquinas. Te felicito.Arquímedes hizo un gesto con la mano:
—Por favor, ¡si no son nada de particular! Máquinas ordinarias para lanzar… una especie de juguete no tienen ninguna importancia.
—Pero militarmente sí —dijo Lucius—. Oye, Arquímedes, he venido a decirte que trabajes connosotros.
—¿Con quién?
—Con nosotros, los romanos. Debes saber que Cartago está en decadencia. ¿Para qué ayudarlestodavía? Ahora vamos a acabar con Cartago en un dos por tres, ¡ya verás! Todos vosotros haríaismejor en ser nuestros aliados.
—¿Por qué? —gruñó Arquímedes—. Nosotros los siracusanos somos una nación griega. ¿Por qué habríamos de ir con vosotros?
—Porque vivís en Sicilia y nosotros la necesitamos.
—¿Y por qué la necesitáis?
—Porque queremos dominar el Mar Mediterráneo.
—¡Ajá! —dijo Arquímedes, y miró pensativo su tablilla—. ¿Y para qué lo queréis?
—El que es señor del Mar Mediterráneo —dijo Lucius— es señor del mundo.
—¿Acaso tenéis que ser señores del mundo?
—Sí. La misión de Roma es convertirse en señor del mundo. ¡Y te digo que lo será!
—Quizá —respondió Arquímedes, mientras borraba algo en la tablilla recubierta de cera—.Pero yo no os lo aconsejaría, Lucius. Oye, ser señor del mundo… Eso hará que un día tengáis quedefenderos terriblemente. ¡Lástima de trabajo que os dará!
—No importa; pero seremos un gran imperio.
—Gran imperio… —murmuró Arquímedes—. Si dibujo un círculo pequeño o grande, siempreserá un círculo. Otra vez están aquí las fronteras… Nunca estaremos sin fronteras, Lucius. ¿Piensasque un círculo grande es más perfecto que mi círculo pequeño? ¿Crees que eres mejor geómetra, sidibujas un círculo grande?
—Vosotros, los griegos, siempre jugáis con los argumentos —objetó el capitán Lucius—. Nosotros mostramos nuestra razón de otro modo.
—¿Cómo?
—Con hechos. Por ejemplo, hemos conquistado vuestra Siracusa, ergo, Siracusa nos pertenece.¿Es una prueba clara? —Es —dijo Arquímedes rascándose la cabeza con el estilo
—. Sí, habéis conquistado Siracusa, pero ya no es ni será aquella Siracusa que fue hasta ahora. Era una grande y gloriosa ciudad,hombre. Ahora, ya nunca será grande. ¡Lástima de Siracusa!
—En cambio, Roma será grande. Roma tiene que ser la más fuerte de todo el círculo terrestre.
—Y ¿por qué?
—Para poderse sostener. Cuanto más fuertes somos, más enemigos tenemos. Por eso hemos deser los más fuertes.
—En lo que respecta a la fuerza —murmuró Arquímedes— yo soy un poco físico, Lucius. Y tediré una cosa: la fuerza se ata.
—¿Qué quiere decir eso?
—Es una ley, Lucius. La fuerza, que produce efecto, con ello se ata. Cuando más poderososseáis, más necesitaréis de vuestra fuerza. Y un día, llegará el momento…
¿Qué ibas a decir?
—¡Nada…! —Yo no soy profeta, hombre, sino solamente físico. La fuerza se ata. No sé nada más.
—Oye, Arquímedes, ¿no quisieras trabajar con nosotros? No tienes idea de las grandes posibilidades que se te presentarían en Roma. Construirías las mayores máquinas de guerra delmundo…
—Has de perdonarme, Lucius; ya soy viejo y todavía quisiera trabajar en una o dos de misideas… Como ves, en estos momentos estoy dibujando algo.
—Arquímedes —repitió Lucius—, ¿no te atrae el conquistar con nosotros el gobierno de todoel mundo? ¿Por qué callas?
—Perdona —murmuró Arquímedes, inclinado sobre su tablilla—. ¿Qué has dicho?
—Que un hombre como tú, podría conquistar el poder mundial.
—Ejém… el poder mundial —dijo Arquímedes abstraído—. No debes enfadarte, Lucius, peroyo tengo aquí algo más importante que hacer, ¿sabes? Algo de más duración, algo que,verdaderamente, perdurará.
—¿Qué es?
—¡Cuidado! ¡No deshagas mis círculos! Ésta es la manera de calcular la superficie de unsegmento de círculo.
Más tarde fue dada la noticia de que el sabio Arquímedes, perdió la vida por casualidad

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.