Juan Carlos Onetti. La muerte y la niña. La novia robada.

marzo 30, 2006

Editorial Bruguera, 1980, 1981 y 1986. 147 páginas.

Onetti Muerte Niña
Cotidiana Santa María

No es esta la primera ni la segunda obra de Onetti que reseñamos en este Cuchitril. Todavía he tenido la suerte de encontrar esta otra obra más en el mercado de San Antonio. Un volumen con dos relatos del que nos dice el propio autor:

A primera vista estos dos cuentos que hoy publica Bruguera, sólo están unidos por la ubicación en un lugar indeterminado: Santa María. Pero, además, obedecen a un destino nostálgico. Verdadera nostalgia, porque Santa María no existe, es mía, yo la construí con calles paralelas y ladrillos que pretendieron, entonces, derrotar al tiempo.

Obvio es decir que también puse ahí hombres y mujeres con la esperanza débil de que numerosas lecturas los convirtieran en personas y personajes.

Reitero que esta saudade por la nada es más fuerte, con frecuencia y cuando escribo, que la inspirada por rostros y . sitios reales, tan lejanos.

Los dos cuentos fueron escritos en circunstancias dispares de mi vida y la maldita piedad salta de uno a otro con tonalidades distintas.

No se trata de excusas sino de pistas humildes para obtener una mayor tolerancia.

La muerte y la niña nos cuenta la historia de Augusto Goerdel, de cuya educación toma cargo por el padre Bergner con unos propositos retorcidos, y cuyo final será narrado por el doctor Díaz Grey. La novia robada es el recuerdo de un recuerdo: el de la joven Moncha cuyo matrimonio no llegó a realizarse y cuyo vestido de novia utlizaba las noches de luna.

Los dos relatos se inscriben dentro del ciclo de Santa María y no son tan sórdidos como pueden serlo, por ejemplo, El astillero o Juntacadaveres. Tienen ecos de Yoknapatawpha. Dos breves joyas de todo un maestro, que no necesitan excusas.

(Un día, un libro 353/365)
Escuchando: Soñando volver. Antonio Orozco.

10 comentarios

  • Vailima marzo 31, 2006en7:52 am

    «Los dos cuentos fueron escritos en circunstancias dispares de mi vida y la maldita piedad salta de uno a otro con tonalidades distintas.»

    qué bueno el jodío!

  • Palimp abril 2, 2006en8:51 pm

    Lo es, lo es….

  • Cris abril 4, 2006en11:51 am

    Me toca El Astillero para dentro de poco. Onetti es un lugar en el que bucear con paciencia, pero un lujo para el alma y el oído.

  • Palimp abril 5, 2006en12:03 pm

    Como con Benet y Faulkner: para paladear despacio, sin prisas, demorándose en los meandros.

  • Lilith abril 5, 2006en1:05 pm

    Hace ya unos cuantos años que leí «La novia robada». Tuve la sensación de estar ante un viejo cuento de hadas hasta que acaba convirtiéndose en un oscuro relato gótico dominado por la obsesión y la locura. Me sorprendió la imagen de la novia dominada por el vestido nupcial, las sedas, los velos, los encajes… en algunos momentos me recordó vagamente «El retrato de Dorian Gray» de Wilde.

  • Palimp abril 6, 2006en8:02 pm

    Tanto como gótico… el filtro de los recuerdos suaviza la fuerza de la obsesión. En cualquier caso un relato excelente.

  • Didier diciembre 19, 2006en9:43 pm

    Nuevamente escribo unas breves líneas, ahora para opinar sobre la Novia Robada y La Muerte y la NIña, dos grandes relatos de Dios – Brausen. Primero, reitero que mi ya no gusto, pasión por la literatura y en especial por Onetti, depende de este texto, muy extraño para abordar a Onetti por primera vez, pero que me dejó entonces un gusto porque había que inventar lo no escrito, imaginar su mundo, idear posibilidades, eso es lo que él siempre quiso, estoy seguro, o casi. Todo a sabiendas de que las posibilidades nunca encajarían con lo que Onetti había planeado, quizá ni siquiera con lo que él mismo planeaba día a día (porque juró que escribiría aún en una isla desierta, aunque posiblemente no con papel y pluma, pero inventaría historias, las imaginaría). De hecho en los adioses (en la edición de Bruguera) -entiendo que aquí no es el tema, disculpen la digresión- Hermann Luchting hace comentarios sobre la narración, a los que Onetti contesta que se aproxima mucho a la verdad, pero le falta una media vuelta de tuerca que a Onetti no le corresponde girar. En realidad como casi a todo el resto de su obra, le sobran lugares de sombra que a uno le gustaría traer a la luz, pues aparentemente para eso se escribe, para saber, no para ocultar; mas en la obra de Onetti, insisto, eso es lo que se encuentra uno como lector, esconde, narra para esconder. Volviendo a la saga de Santa María, Ramona, Moncha, pierde el orgullo propio y la razón por la ausencia del amado, pero en realidad se advirte en el texto el verdadero y declarado amor del autor por ese personaje, en realidad fantasmal, casi irreal para ser narrado en literatura es demasiado, sólo él podía haber urdido esa trama. Luego, siguiendo hasta La Muerte y la Niña, nuevamente nos da su maestría un relato único e inigualable, donde de manera aún mas lacónica nos muestra semioculto un mundo de mentiras combinadas con las verdades necesarias para mejor ocultar; debemos decidir, tanto como los personajes, no sobre la obvia escasa calidad moral del personaje acusado, sino la responsabilidad en la muerte de su esposa. Lo mejor de todo en la obra de Brausen, es su narración, la invención de mundos más reales que el nuestro en el que respiramos y, como en Hamlet, cómo se encuentran los personajes en presencia de la puesta en escena de sí mismos, sobre todo en La Vida Breve. Lean a Onetti y con paciencia, ojalá encuentren el mundo del placer estético más grande que se haya ideado, por el puro placer de narrar. Quizá por eso no fue un escritor demasiado prolífico. Gracias al eventual lector. Post Scriptum. No en balde se le ha designado, entre otras lindezas, como: «El artista del asco» pues sus relatos en ocasiones resultan sumamente sórdidos para las buenas conciencias, que no quieren ver el mundo real reflejado en lo que se ha dado en llamar la Gran Literatura, probablemente tenía razón Wilde, ya saben.

    Didier

  • chq octubre 23, 2008en2:44 am

    ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¡por que no ponen los cuentos????????

  • Palimp octubre 26, 2008en2:57 pm

    Gracias Didier por tus comentarios.

  • yooooooooooo noviembre 17, 2008en9:57 pm

    hola… podrian anexar un resumen del libro. lo lei hace tiempo y quiero recordarlo………… gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.