Javier Avilés. Constatación brutal del presente.

enero 27, 2011

Javier Avilés, Constatación brutal del presente

Voy por la página 70.

Sí, es brutal.

Seguiremos informando.

Si no se puede narrar se puede narrar cómo no se puede narrar, y esto también es mentira. No narrar es narrar, no escribir es escribir cuando se es consciente de la negativa a escribir. Así que escribo y me resisto a ello, lo envuelvo todo en una bruma onírica y siniestra que me distancie del texto. Yo no soy quien escribe, yo escribo que me observo escribiendo. Todo es como en Marienbad. ¿Cuándo? El año pasado, cuando decía que «me acerqué a ti, pero me detuve cerca y te miré. Entonces te volviste hacia mí, aunque parecía que no me vieras. Te miré, y no hiciste nada. «Pareces tan viva», dije. Sonreiste». No yo, claro, pero sí esa voz que es la Voz y es la narración. El aedo de las pesadillas.

4 comentarios

  • Seikilos enero 27, 2011en3:03 pm

    Es verdad eso de «el aedo de las pesadillas»: yo sentí algo similar con esa narración incesante que parece no ir a ninguna parte, como las pesadillas de Escher, pero la voz te permea, con sus repeticiones, y las imágenes se te meten como una pesadilla, y agrava la sensación el hecho de no poder aferrarte a nada lógico, nada que construya nada.

  • Palimp enero 28, 2011en11:10 am

    Escalofriante sensación. Confieso no haberla sentido nunca; hasta en mis sueños febriles hay un orden riguroso.

  • Seikilos enero 28, 2011en2:00 pm

    Me parece que fui confuso en lo que escribí: hablaba de la película a la que hace referencia el fragmento, «El año pasado en Marienbad» 🙂

  • Palimp enero 29, 2011en3:43 pm

    ¡Ah! Ya te imaginaba torturado en el duermevela por una voz monocorde y fragmentaria… y solo es una película francesa (igual de temible, pero opcional).

    Es una novela que bebe mucho del cine y me temo que no soy capaz de captar ni una de las referencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.