Isaac Asimov. Trilogía del imperio.

diciembre 13, 2010

Editorial Alamut, 2009. 498 páginas.
Tit. Or. The stars, like dust. The currents of space, Pebble in the sky. Trad. Carlos Gardini.

Isaac Asimov, Trilogía del imperio
Antes de la fundación

Pese a su fama, Asimov no es uno de mis escritores preferidos de ciencia ficción. Pero pensaba que siempre tenía una calidad mínima que hace que sus relatos, aunque no me maravillen, los lea con agrado. También pensaba que había leído toda su obra de ficción. Y me equivocaba en las dos.

Se me había pasado esta Trilogía del imperio compuesta por las novelas Polvo de estrellas, Las corrientes del espacio y Un guijarro en el cielo. Ha sido un gran acierto de mi mujer resolver mi ignorancia con este regalo. Pero después de leerlo hubiera preferido seguir en la ignorancia.

Las tres novelas ocurren antes de la fundación, cuando el imperio galáctico todavía no se había formado. La primera gira alrededor de las andanzas de un joven granjero -pero de una familia de renombre- y una princesa y su tío para buscar un supuesto mundo rebelde que los libre de la dominación de los tirannios (sutilezas no, gracias). La segunda se centra en un mundo dónde florece el kyrt, una planta muy buscada en toda la galaxia y que no ha conseguido cultivarse en ningún otro mundo. Un espacioanalista ha descubierto algo que pone en peligro la vida de todo el planeta, pero una mano oscura consigue quitarlo de la circulación, aunque no definitivamente. La última está ambientada en una tierra destruia y radioactiva que ignora que es el origen de la humanidad, a excepción de una secta religiosa y un arqueólogo con atrevidas tesis. Pero la tierra prepara en secreto una venganza.

Aunque se lee con facilidad y el argumento te atrapa bastante, los personajes son más planos de lo que es habitual en Asimov y las historias parecen más indicadas para un público juvenil por la sencillez de sus supuestos. En Polvo de estrellas la traducción me chirriaba en ocasiones, algo extraño porque el traductor no es un cualquiera y las otras dos están bien traducidas. En mi opinión no está a la altura de otras obras de Asimov, y si esa altura no era para mí muy alta, se quedan peligrosamente debajo de míninos. Para fans irredentos.


Extracto:[-]

Pongo en negrita un chiste macabro que se sigue adaptando y por lo visto se seguirá contando dentro de muchos siglos:


Ésta era su oportunidad de ponerse a prueba. Estaba en un avión donde sólo había terrícolas, y se sentía cómodo. O casi. Bueno, sentía cierto nerviosismo.

Arvardan miró las caras comunes y normales de los demás pasajeros. ! Se suponía que los terrícolas eran diferentes, pero, ¿habría podido distinguirlos de los hombres comunes si se hubiera cruzado con ellos en una multitud? Le parecía que no. Las mujeres no eran desagradables… Frunció las cejas. Desde luego, aun la tolerancia tenía sus límites. El matrimonio mixto, por ejemplo, era impensable.

El avión era, en su perspectiva, un vehículo pequeño de construcción imperfecta. Usaba energía atómica, pero la aplicación del principio distaba de ser eficiente. Ante todo, la unidad energética no estaba bien protegida. Quizá la presencia de rayos gamma y una alta densidad de neutrones en la atmósfera fueran menos importantes para los terrícolas que para otros.

Entonces la vista lo cautivó. Desde el color morado oscuro de la extrema estratosfera, la Tierra presentaba un aspecto fabuloso. Los vastos y brumosos parajes que se veían (en parte oscurecidos por apiñamientos de nubes iluminadas por el sol) mostraban la tonalidad naranja de un desierto. Detrás de ellos, alejándose lentamente del estratojet, se veía la borrosa y blanda línea nocturna, en cuyas sombras chispeaban las zonas radiactivas.
Apartó los ojos de la ventanilla al oír risas. Una pareja de edad, robusta y simpática, era el centro de atención.
Arvardan codeó a su vecino.

—¿Qué sucede?

—Cumplen cuarenta años de casados, y están haciendo la gran gira.

—¿La gran gira?

—Alrededor del mundo.

El hombre mayor, rojo de placer, contaba vivazmente sus experiencias e impresiones. En ocasiones su esposa intercalaba meticulosas correcciones sobre detalles intrascendentes, que eran recibidas con óptimo humor. Los demás escuchaban fascinados, y Arvardan pensó que los terrícolas eran tan cálidos y humanos como cualquier pueblo de la Galaxia.

—¿Y cuándo le llegan los Sesenta? —preguntó alguien.

—Dentro de un mes —fue la jovial respuesta—. El 16 de noviembre.

—Ojalá le toque un día agradable —dijo su interlocutor—. Mi padre llegó a los Sesenta en medio de una lluvia torrencial. Nunca vi semejante diluvio. Yo iba con él (ya sabe, la gente quiere compañía en un día así), y él se quejaba de la lluvia a cada paso del camino. Teníamos un biciclo abierto, y nos empapamos. Le dije: «Oye, papá, ¿de qué te quejas? Piensa que yo tengo que regresar».

Estalló una carcajada general, y la pareja del aniversario la compartió de buena gana. Arvardan se estremeció al sentir una clara e incómoda sospecha.

4 comentarios

  • Mon diciembre 13, 2010en9:03 pm

    Esos, esos como yo que le perdonamos todo a Asimov más que nada porque el acné juvenil y Asimov van muy unidos, en mi vida… Pero como siempre tienes razón….

  • panta diciembre 13, 2010en11:25 pm

    Lo mejor de Asimov es su inagotable vena humorística. Azazel es una buena prueba de ello
    Saludos.

  • The Walking City diciembre 15, 2010en1:23 pm

    Pues yo aún no he leído nada de Asimov, ¡pobre Isaac! Siempre en la wish-list y eternamente postergado. Por lo menos ya sé con qué novelas suyas no debo empezar.

  • Palimp diciembre 15, 2010en5:07 pm

    Mon, este libro hay que pillarlo a tiempo. Hace veinte años me hubiera gustado. Hoy, después de leer toda su obra, me parece flojillo.

    Panta, Asimov cuando quería te arrancaba sonrisas a puñados y más de una cacajada…

    The Walking City, efectivamente no empieces por aquí. Asimov tiene cosas buenas, algunas incluso muy buenas -aunque para gustos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.