George Saunders. Pastoralia.

febrero 18, 2006

DeBols!llo, 2005. 168 páginas.
Tit. Or. Pastoralia. Trad. Juan Gabriel López Guix.

Saunders Pastoralia
Perdedores e inadaptados

Recomendación de Francisco Herrera, que estuviera editado en bolsillo a un módico precio fue el motivo principal para que me lo autoregalara estas navidades. La contraportada también prometía; gente que trabaja en un parque temático, tías que resucitan y se convierten en zombi, grupos de autoayuda con esloganes singulares… todo me llamaba la atención.

El libro se compone de seis relatos:

Pastoralia

En un parque temático sobre la prehistoria trabaja el protagonista haciendo de hombre primitivo. Pero últimamente parece haber problemas; no todos los días les envían la cabra con la que se alimentan, corren rumores de una reducción del personal, y su compañera se empeña en saltarse las reglas…

Winki

Yaniki quiere que su hermana vaya a vivirse por su cuenta, pero no se atreve a decírselo. En su Centro de Cambio Personal (¡No te cagues en mi avena!) le ayudarán a conseguirlo.

Robles de mar

El joven protagonista se gana la vida de camarero en un local de despedidas de soltera. Vive con su hermana y su prima en una casa que sería un caos si no fuera por su tía Bernie. Cuando esta muere, el problema no es su ausencia, sino su regreso convertida en zombi y con un radical cambio de carácter.

El final de FIRPO en el mundo

Cody es un niño no demasiado popular, un poco raro, que sueña con que su suerte cambia.

La infelicidad del peluquero

Un peluquero soltero y un tanto desesperado que vive con una madre muy dada al chantaje emocional conocerá a una joven muy guapa en la autoescuela. El único problema es que es una chica bastante obesa.

La cascada

Morse y Cummings se cruzan en un parque, cada uno con sus pensamientos, hasta que descubren a dos niñas en una canoa cayendo por una cascada.

El relato que da título al libro es una obra maestra. Sólo por leer Pastoralia ya merece la pena comprar el libro. No es que los demás estén mal, pero en comparación quedan deslucidos. Los protagonistas son una panda de perdedores que poco pueden hacer para cambiar su suerte, y en un mundo dónde el éxito lo es todo ser un fracasado es peor que la muerte.

Pero con todo son buena gente, a su extraña y patética manera. Como se dice en el libro «Algunos lo tienen todo y yo no he tenido nada ¿por qué? ¿Por qué ha sido así?». No, no es culpa suya que no vivan en una buena urbanización y no tengan un trabajo estupendo y que la gente se aproveche de ellos. Pero así son las cosas.

El cariño que coges a los personajes es el responsable de la sensación de desasosiego que puede provocar su lectura. No hagan caso de la espantosa portada de esta edición y aprovechen que está barata para descubrir a un autor que merece la pena.

(Un día, un libro 313/365)
Escuchando: Bizcocho amargo. Putumayo Latin groove.


Reseña solicitada por Matías, que es uno de los finalistas de este concurso de cartas de amor. Adivinen cual es la suya.

8 comentarios

  • Matías febrero 19, 2006en1:58 pm

    ¡¡¡He ganao!!!!
    Lo tengo ahí, y ya que le has dado el visto bueno no voy a tardar en hincarle el diente.
    Qué felisidá ah ah ah ah.

  • Palimp febrero 19, 2006en8:05 pm

    ¡¡¡Enhorabuena!!!! ¿Tu carta es la primera? ¿El del jurado o el del público?

    Léetelo y dime lo que te parece, que me gustaría contrastar opinión con un experto.

  • Matías febrero 19, 2006en11:56 pm

    La primera, sí. Gané el del jurado. El premio del público lo ganó esa carta del rockero drogata, que, la verdad, es francamente mala, para qué engañarnos. El voto soberano del lector, pero o bien este tipo tiene muchos amigos o es, efectivamente, que la gente se pirra por los tópicos cursimente narrados, qué sé yo.
    Mi carta es la primera, efectivamente. Tienes ya puesta la noticia en la web.

  • Palimp febrero 20, 2006en10:25 am

    Pues enhorabuena, porque te lo mereces. Lo anunciaré en breve.

  • solodelibros febrero 20, 2006en4:45 pm

    Pues me lo apunto en la lista (que se hace aún más larga). Me ha llamado mucho la atención.

  • Palimp febrero 21, 2006en7:37 pm

    Espero que te guste 🙂

  • Alvy Singer septiembre 6, 2006en2:04 am

    George Saunders es el nuevo Mark Twain: tan triste como divertido. Lo que ocurre es que ahora solo quedan parques temáticos, suburbios, programas de autoayuda freaks..

    Lo acabo de leer y es un libro estupendo.

  • Palimp septiembre 6, 2006en6:09 pm

    Sí que lo es. Twain era más divertido que triste: Saunders parece más desesperado. ¿El signo de los tiempos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.